Julio Verne. Los límites de la imaginación

Autor: Javier Coria

Esta muestra verniana ha tenido 260 visitantes en los diferentes países donde se ha mostrado, gracias a la labor de sus comisarios y impulsores María Santoyo y Ángel Delgado, de la Fundación Telefónica. Ahora la exposición recala en Chile con varias novedades.

Hasta el 15 de julio se podrá visitar en la sede de la Fundación Telefónica de la capital chilena la exposición “Julio Verne.los límites de la imaginación”. La muestra parte del imaginario del visionario escritor para reflejar el espíritu de su época, caracterizado por los cambios vertiginosos y la fe en el progreso, y recuperar una serie de personajes, muchos olvidados, que hicieron realidad lo que el autor aventuró en sus novelas. La versión chilena tendrá una especial atención a las novelas que tienen alguna localización en el país, como es el caso de Los hijos del capitán Gran. También se podrán ver varios objetos de la expedición a la Antártida Shackleton-Rowett, de ecos tan vernianos.

NOVEDADES EDITORIALES

Por su parte, los vernianos están de hora buena con la edición de novedades editoriales del escritor galo. La editorial madrileña Verbum recupera un inédito en España, la obra teatral Once días de sitio.

Esta obra es la primera edición de Verne en español en muchos años. Incomprensiblemente olvidada, Once días de sitio es un divertido vodevil en el que ya se prefiguran muchas de las características de las posteriores obras vernianas, tales como el gusto por lo misterioso y los viajes exóticos. Robert y Laurence son un matrimonio francés que se conocieron y casaron durante un largo viaje transoceánico. Después de un tiempo de vida conyugal, Laurence descubre que (para su consternación) por un absurdo tecnicismo legal su matrimonio no fue válido. Esto dará lugar a una serie de hilarantes situaciones donde Verne demuestra su gran oficio como dramaturgo al mostrar una fina perspicacia psicológica.

Esta obra es profundamente crítica con las absurdas leyes coloniales de su tiempo a la vez que es ligeramente feminista, rasgo este que puede sorprendernos si solo conocemos las posteriores obras de Verne. Editorial Verbum te trae esta pequeña joya a través de las brumas del tiempo. Siglo y medio ha tardado en llegar al público hispanohablante esta comedia de culto.

La escritora gallega Ledicia Costas promociona el libro que editó Anaya el año pasado. Se trata de Verne y la vida secreta de las mujeres planta. El argumento es:

“El 21 de mayo de 1884, el Saint Michel III atraca en Vigo por una avería en la caldera. Este yate pertenece a Jules Verne, que lejos de ver el incidente como una contrariedad en su viaje hacia el Mediterráneo, parece tomárselo con serenidad. Y es que tiene una secreta razón para visitar la ciudad gallega y la avería la provocó el grumete de su barco, Pierre, siguiendo sus indicaciones. Pero ¿por qué tanto secretismo? Resulta que el escritor francés desea visitar una pequeña botica de Vigo y conocer a su dueño, Philipot, pues está seguro de que él tiene relación con las mujeres planta. Verne, a pesar de las negativas y reticencias del boticario, pronto descubre que Violeta y Melisa, la nieta y la mujer de Philipot, pertenecen a esa antigua y extraña extirpe. Tras esta primera parada, acudirá a continuación al taller del empresario Sanjurjo, para conocer el submarino que este hombre ha diseñado y fabricado en secreto. No sabrá que Pierre y Violeta les espían a ambos mientras inspeccionan el aparato, ni que la chica, tras conocer su existencia, decide volver apresuradamente a la botica y hablar de ello con su abuelo. Resulta que su abuela se está convirtiendo poco a poco en un árbol, y que para poder realizar la transición completa debe ir a un bosque que se encuentra en el subsuelo de las islas Cíes, pero solo se puede llegar a él por un túnel submarino. Esto será lo que expliquen a Verne, Sanjurjo y Pierre cuando se reúnan con ellos para pedirles ayuda y llevar a su abuela en el submarino. Una empresa complicada, por lo delicado y extraño estado de Melisa; pero que conseguirán llevar a cabo. Con lo que no contaban era con que en el bosque de las mujeres planta se encontrarían con Azucena, la madre de Violeta, que es la guardiana del bosque y que hará todo lo posible porque su secreto jamás salga a la luz”.

La editorial Páginas de Espuma publica Jules Verne. Viaje al centro de la mente. En el texto editorial podemos leer:

“Viajero infatigable, escritor prolífico y uno de los autores más leídos durante los dos últimos siglos, las generaciones que han crecido junto a Jules Verne son cómplices de sus visiones e inquietudes. Viaje al centro de la mente reúne –en una cuidada edición de Mauro Armiño– ensayos científicos, estudios literarios, como el dedicado a Edgar Allan Poe, y artículos históricos, como el que se ocupa del motín del Bounty, además de conferencias, discursos y entrevistas. Todo un conjunto que explica el legado que dejó a la posteridad.

Pocos creadores han logrado, como hizo Verne, aunar el conocimiento científico con la aventura y el misterio en una obra literaria que se anticipó al desarrollismo del siglo XIXy a los inventos que llegarían con el XX. El submarino, el viaje a la Luna, el helicóptero, incluso la televisión, son algunas de las invenciones que profetizó en un mundo único e imprescindible al que ahora podemos viajar”.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.