Coplas de la Gloriosa

El 18 de setiembre de 1868 el Ejército, la Armada y el pueblo español se lanzaron juntos a las calles con un mismo grito en las bocas reivindicativas: “¡Viva España con honra! ¡Abajo los borbones!”. Los excesos cometidos por la reina Isabel II de Borbón eran tan enormes, debido a sus incontinencias en la afición por el lujo y la lujuria, que colmaron todo lo soportable.

Ante esa decisión colectiva tuvo que huir a París la derrocada monarca, impopularmente apodada Isabelona por su grosura, acompañado por su Corte de los Milagros, encabezado por el amante de turno. La acción es recordada en la historia como la Gloriosa Revolución, y quienes la organizaron y dirigieron merecen el reconocimiento de héroes nacionales: los generales Juan Prim, Francisco Serrano Domínguez, Francisco Serrano Bedoya, Domingo Dulce, Ramón Nouvillas, Rafael Primo de Rivera, Antonio Caballero de Rodas y el almirante Juan Bautista Topete. Sea la gloria para ellos, por haber llevado al pueblo a conquistar su libertad al expulsar a la dinastía corrupta, y ser un ejemplo a imitar cuando los vasallos alcanzan el límite de la resistencia política ante los desmanes de los reyes.

En uno de los numerosos impresos revolucionarios publicados aquellos días, se relata con sorna el cúmulo de razones que hartaron a los españoles de tantos latrocinios y adulterios, incitándoles a reclamar para la patria el honor mancillado por la golfísima soberana. Se trata de un extraño romance, porque todos los versos impares mantienen una rima consonante única, en alternancia con la asonante de los pares. Al ser revolucionario el momento histórico, parece que el anónimo poeta quiso revolucionar también la métrica tradicional castellana, y lo hizo con esta originalidad:

¿Dónde vas, Isabelona,
con cara de jabalí?
“Me han quitado la corona,
voy camino de París.”
La perdiste por bribona
no se puede consentir
que además de una ladrona
fueras tan puta, jolín.
Conquistaste, campeona,
sin cañón y sin fusil,
en la cama comodona
más hombres sola que el Cid.
España no te perdona
tanto continuo desliz,
que eres golfa por borbona,
más no se puede decir.
Presumes de beatona
y te has llevado a diez mil
soldados a la poltrona
que no consiguieron huir.
Y de civiles, glotona,
la lista no tiene fin,
tan larga que colecciona
todo varón de Madrid.
Te pasaste de mandona
y de furcia de postín;
si te queda una neurona
no vuelvas más por aquí.
Vete, vete, gordinflona,
vete en el ferrocarril,
líbranos de tu persona,
que estamos hartos de ti.

* Presidente del Colectivo Republicano Tercer Milenio

(Javier Coria: Las ilustraciones pertenecen a una serie de acuarelas Los borbones en pelota atribuidas a Valeriano Bécquer (dibujos) y Gustavo Adolfo Bécquer (texto), que firmaban con el seudónimo SEM. Se publicaron entre 1868-69 en la prensa satírica con el citado alias. De las 131 láminas, sólo se conservaron 89. Hay una edición en formato libro, texto y acuarelas, editado por El Museo Universal, Madrid, 1991).

{"autoplay":"true","autoplay_speed":"3000","speed":"300","arrows":"true","dots":"false"}

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*