CUANDO PERRO COME PERRO

altTodo empezó con Obdulioes un relato corto que es el detonante de las desgracias del protagonista y el arranque de tu novela (dividida en tres partes y un epílogo). Ahí cuentas que el personaje

 

 

 

 

Texto: Javier Coria Fotos: Francesc Sans

 

Desde que se publicara, hace poco más de cuatro meses, la novela del periodista Bosco Esteruelas, Todo empezó con Obdulio (El Garaje Ediciones), los confidenciales, las bitácoras y los medios periodísticos en Internet, se llenaron de comentarios y juegos para adivinar que personajes reales se esconden en una trama centrada en la persecución laboral y la censura que sufre un periodista de un importante grupo de comunicación. Un grupo que no es que tenga lazos con el poder político y financiero, es que el poder político y financiero están en su Consejo de Administración, como en el de muchos otros. Más allá del morbo evidente por descubrir si Juan Cruz, Javier Moreno, Juan Luis Cebrián, Pedro J. Ramírez, Antonio Muñoz Molina y su santa o el mismísimo Rodríguez Zapatero, etc., tienen un sosias literario en esta obra, más allá, digo, de que la realidad nos estropee la ficción, en la Revista Rambla hemos entrevistado al autor para que nos cuente cosas sobre su novela.

 

alt

 

Todo empezó con Obdulioes un relato corto que es el detonante de las desgracias del protagonista y el arranque de tu novela (dividida en tres partes y un epílogo). Ahí cuentas que el personaje de Obdulio suple las carencias afectivas con la adulación a sus jefes, al poder. ¿Fue éste relato también el comienzo del acoso laboral que sufriste en el diario El País?

 

El cuento es el detonante. Este libro es un ejercicio de ficción y como tal hay parte de invención, mucha fantasía, etc., pero la parte de realidad es el cuento, yo lo escribí. Es el que crea todo el pandemónium que hubo en el periódico y que provocó un sutil acoso laboral.

 

¿Te llegaron a despedir?

 

No, llegamos a un acuerdo. Estaba claro que perdieron la confianza en . Después de 20 años, resulta que ya no sabía escribir y rechazaban o acotaban mis artículos. Ellos se comportaban como una secta, por lo menos entonces. En su día me dijeron: “eres de los nuestros”, “tienes el estilo de…”, cosa que nunca me dijeron en EFE u otros medios donde he trabajado. Imagino que vieron que había perdido ese “estilo”, que aún no muy bien qué es, por cierto. Yo estaba muy mal. Quién haya sufrido acoso laboral sabe de lo que hablo. Poco a poco van minando tu autoestima.

 

Dice el aforismo castellano que “perro no come perro”, pero en tu novela haces una descarnada sátira del periodista arribista, pelota…, y sobre todo, de una dirección megalómana con tintes sectarios. Aunque es una novela sobre periodistas, yo la he leído casi como una novela negra, donde la víctima es la libertad del profesional, sobre todo, en su ámbito privado y me preguntaba… ¿Cómo un simple cuento puede hacer tambalear los pilares de un gran grupo editorial?

 

Efectivamente, tiene tintes, a veces, surrealistas y negros. No piensas que un simple redactor, aunque yo era editorialista, pueda tener poder como para poner en peligro el prestigio o la estabilidad de una empresa. Esto, a modo de ver, refleja la inseguridad que las propias empresas tienen sobre sus fundamentos o su ideario, pese a que ellas se muestran muy seguras de mismas y arrogantes. Esta era una de mis grandes dudas, incluso llegué a perder un poco el sentido de la realidad. Aparte de esa empresa en particular, en la segunda parte de la novela hago un ejercicio devastador de lo que son todas las empresas de comunicación, me refiero al compadreo que hay en los medios con el poder político y financiero. No he pretendido salvar a nadie.

 

En mi novela el que más sufre es el autor del cuento de Obdulio, pero en realidad sufren todos. El personaje del El gran hacedor, Antonio Diéguez, termina en la soledad más absoluta, y el mismo Obdulio/Estanislao Saavedra es un desgraciado. En la novela también hablo de soledad, de la soledad de unos hombres que acumulan riqueza material pero que luego les sirve de poco.

 

Toda cobardía tiene una filosofía para excusarse, el pragmatismo, la obediencia debida, etc., la novela podemos decir que está plagada de ejemplos de cobardía, de traiciones e hipocresías. Pero desde el personaje de Obdulio, hasta del mismo protagonista, ¿no crees que tienen un punto de ternura y que buscan, quizá por caminos erróneos, el cariño y el reconocimiento de los demás?

 

Si, incluso los dos personajes dicen: “a ver si podemos reinventar a Obdulio”. Al final los tres personajes principales, añadiendo a El gran hacedor, viven una gran soledad. Otra de las cosas en la que tienes toda la razón, es la inmensa cobardía que se vive en las relaciones de empresa. No te puedes fiar de nadie, y menos en nuestro gremio.

 

altDinero, poder… ¿Qué mueve a estos ejecutivos o directivos?

 

El poder, y a través del poder obtienen dinero. Aquí estamos hablando de dimensiones relativamente modestas, como pueden ser las de un presidente del consejo de administración de un medio de comunicación, por muy importante que sea, pero piensa ahora en un Warren Buffett o los magnates americanos que están podridos de dinero que tendrían que vivir treinta vidas para gastarse todo ese dinero, yo creo que lo que les excita es el poder.

 

Usar un timbre y que acuda un empleado rápidamente, les excita. Yo tuve la suerte de estar unos años en el extranjero trabajando fuera de los medios de comunicación. Estuve en la FAO y en la Comisión Europea, y allí vi claramente que el poder y figurar es lo que más les interesaba a mis jefes. Imagino que cuando pierden eso, deben sentirse muy mal y solos. Cuando el teléfono no suena, se sienten mal.

 

A El Gran Hacedor, en la novela, le pasa esto…

 

, a El Gran Hacedor le pasa eso y Obdulio, que hace su carrera halagando al poder, se da cuenta, tarde, de que el poder no es que le transmita afecto, el poder lo que ha hecho es utilizarlo, y cuando ya no es útil, le da la patada. Tan mala conciencia tenían algunos, que vieron en ese cuento (el de Obdulio) a personajes de carne y hueso.

 

Esta es tu segunda novela. ¿Tienes pensado dedicarte de pleno a la ficción?

 

Mi primera novela trata sobre una familia burguesa desestructurada y describe los últimos cincuenta años del siglo pasado. Tengo también dos novelas terminadas pero de momento no consigo editarlas. Mi idea es seguir escribiendo literatura.

 

¿Y el periodismo?

 

Tengo un blog sobre política internacional en el semanario Tiempo. Pero hay momentos en la vida, aunque sea por edad, que uno elige otros caminos. Yo no me iría a Mali, ni siquiera a Caracas a seguir lo de Chávez. Me considero muy satisfecho con mi vida profesional. Si ahora tuviera que empezar, aún habiendo trabajado en el mejor periódico de España, lo tendría muy complicado, tal como están las cosas. Viví una época buena y no tengo añoranza de volver a la profesión.

 

A veces al periodista/novelista le cuesta trabajo desprenderse de su rol de informador. Hay crónicas de sucesos que se pasan por novelas, o reportajes novelados, pero poca creación novelística pura. En tu caso, ¿Cómo afrontas esta dicotomía?

 

Mi novela podríamos decir que es una novela periodística, pero sin pretenderlo, porque lo que yo quiero es denunciar las persecuciones laborales en las empresas, aunque en este caso es una de comunicación. Sobre lo que dices, es obvio que el haber trabajado treinta años en la prensa te contamina, pero para bien y para mal, porque siempre intento hacer un ejercicio de realismo. Claro que a lo mejor, cuando pase el tiempo, y si sigo trabajando en esto, quizá me atreva con la obra puramente imaginativa, aunque siempre se crea a partir de algo, de nuestra experiencia y la de los otros. El haber vivido más de la mitad de mi vida profesional fuera de España, te da un bagaje y conocimiento de situaciones que son interesantes para mi trabajo literario.

 

Creo que tu novela es una novela valiente. ¿Te la imaginas reseñada en el Babelia?

 

(Risas)… ¿ crees que el Real Madrid va a ganar la liga este año?

 

Yo creo que no…

 

Pues ya está contestada la pregunta.

 

Ya ven, parece absurdo, que una sátira de apenas 20 páginas escrita como un divertimento de consumo privado para unos cuantos amigos, pase a ser una especie de bomba de relojería que amenaza con explotarle en las manos a los jefes, jefecillos y demás ralea del mayor grupo de comunicación de España. Si todo lo gestionaron así, podemos entender los graves problemas económicos y laborales del grupo en la actualidad. En este punto podemos decir que la novela de Esteruelas es profética, ya que fue escrita en 2009.

 

Todo empezó con Obduliose presentó en Barcelona el día 17 de enero en la mítica librería Taifa del barrio de Grácia. Junto a su autor, estuvieron en el acto Manuel Blanco Chivite, de El Garaje Ediciones, y Pere Rusiñol, de la revista satírica Mongolia y antiguo compañero de Bosco en El País.

 

Bosco Esteruelas (Zaragoza, 1951) ha sido corresponsal de la Agencia EFE en Roma, Washington y Londres. En 1987 ingresó en El País siendo corresponsal para Asia, con base en Tokio, y corresponsal en Bruselas. Desde julio de 2004 hasta septiembre de 2008 ejerció como editorialista del citado diario. También ejerció como responsable de comunicación en la Secretaría de Estado de Cooperación (2009); como portavoz de la FAO (1992-1994) y también portavoz del vicepresidente y comisario europeo Manuel Marín (1998-1999). Actualmente reside en un pequeño pueblo extremeño y edita un blog sobre política internacional, La mirilla, en el semanario Tiempo.

 

alt

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*