MANIFESTACION CONTRA LA INTERVENCION MILITAR EN LIBIA

Durante el mediodía del domingo, alrededor de 400 personas se reunieron cerca de Plaza Catalunya para protestar contra la autorización de la intervención militar, resuelta por el Consejo de Seguridad la semana pasada.

 

 

 

 

 

Texto: Veribica Encinas Fotos Francesc Sans

 

Durante el mediodía del domingo, alrededor de 400 personas se reunieron cerca de Plaza Catalunya para protestar contra la autorización de la intervención militar, resuelta por el Consejo de Seguridad la semana pasada.

 

La cumbre celebrada el viernes 19 de marzo en Paris, que reunió a los representantes de la Unión Europea, la Liga Árabe y Estados Unidos, marcó el inicio de los ataques aéreos protagonizados por la alianza formada por Francia, Gran Bretaña y España.

 

A pesar de la aprobación de la ONU, la intervención parece no agradar ni a izquierdas ni a derechas y las críticas se suceden desde ambos bandos. Por un lado, nos encontramos con los que quieren comparar esta intervención con la guerra de Irak de 2003 y acusan a Zapatero de disfrazar la operación. Por otro, están los que opinan que la intervención provocará más muertes de civiles y coartará las futuras decisiones políticas del país.

 

Este fin de semana, la plataforma Aturem la Guerra ha convocado una manifestación en el centro de Barcelona para mostrar su  rechazo a la intervención militar de la OTAN en el conflicto libio. El lema era “Ni tiranies ni ocupacions, solidaritat amb els pobles en lluita”. Su portavoz, Pere Ortega, ha dicho que están en contra del ataque aliado a Libia porque “las bombas que caen desde el cielo no distinguen a militares y a civiles”.

Igualmente, durante el mismo día y en otras ciudades de España, se convocaron manifestaciones de rechazo a la actuación militar. La posición común de las

organizaciones agregadas en estas protestas considera que existen otras vías de presión diplomática y pacífica para controlar los conflictos en Libia y que las decisiones tomadas por los países de Occidente demuestran, como ya pasó con Irak, que preocupan más los yacimientos de petróleo que la defensa de las libertades del pueblo.

 

En esta línea, Pere Ortega, en declaraciones a los medios de comunicación afirmó que las intervenciones militares de Occidente no han servido nunca para llevar la democracia ni para liberar un país de la opresión de un dictador.

En España, a día de hoy, el gobierno se encargará de ratificar la decisión sobre la intervención militar ante el Congreso de los Diputados.

 

{morfeo 152}

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*