NINO GALISSA: ‘Mi proyecto ahora es cumplir los sueños de los demás’

alt‘Más que nunca los africanos tenemos que saber identificarnos con el resto del mundo. Debemos romper las fronteras a través de la música. Eso es algo que nos puede ayudar a mejorar la imagen, ayudar a mejorar la realidad.’ Esto es lo que predica con su música Nino Galissa, cantante y compositor de Guinea Bissau afincado en Barcelona desde hace más de 15 años.

 

 

Texto: Estefania Pérez Foto: Francesc Sans

alt

 

‘Más que nunca los africanos tenemos que saber identificarnos con el resto del mundo. Debemos romper las fronteras a través de la música. Eso es algo que nos puede ayudar a mejorar la imagen, ayudar a mejorar la realidad.’ Esto es lo que predica con su música Nino Galissa, cantante y compositor de Guinea Bissau afincado en Barcelona desde hace más de 15 años.

 

Bubacar Galissa Kouyaté nació en la región de Gabu. Descendiente de una familia griot (un tipo de rapsoda tribal africano) y perteneciente a la tribu Mandinga, crea sus propias composiciones con un estilo claro y luminoso, explorando todas las posibilidades técnicas actuales y, a la vez, conservando la belleza sonora de la tradición del pueblo mandinga. En el escenario realiza la combinación del ritmo de la kora (instrumento tradicional de Guinea Bissau) con música rítmica, melódica y bailable. Melodías acompañadas de letras en criollo, fula, español,  inglés o catalán llenas de mensajes. ‘Yo me inspiro en el momento en el que estoy; puede ser en un bar. Yo escucho mucho a la gente. Me pongo en la piel de las personas y me inspiro; o cuando estoy tocando la kora al pensar en mi infancia o en algo que sea bonito’, nos revela Nino.

 

Duros comienzos

Conocido como el interprete de la Kora, tras 14 años tocando como Nino Galissa, Bubacar todavía recuerda la primera vez que se puso frente al público barcelonés: ‘El primer concierto fue en un bar por la calle Lepanto. Fue con un grupo de chicos africanos que conocía. Nos invitaron para tocar música en directo.’ Un comienzo que recuerda complicado. ‘Yo llegué a Barcelona en los meses de las Olimpiadas y aquí no había tantos latinos ni africanos y eso complicaba las cosas porque nadie conocía la música que desarrollaba. Barcelona es una ciudad cultural, la gente conoce la música africana, pero otra cosa es que interpreten bien tus intenciones musicales.’

 

Recordando sus inicios a la memoria de Nino viene el nombre de ‘Morales’. ‘Un señor africano con vocación musical que por aquel entonces luchó mucho por la música africana. Tenía un local de ensaño equipado y nos permitía ir a ensayar.’ El cantautor nos confiesa que en aquellos momentos él no tocaba la kora, sino la guitarra, y que Morales fue una de las personas que más le ayudó a lanzarse en solitario. ‘Llegó un momento en que me dijo: ‘veo en ti una continuidad, pero olvídate de los grupos. Tú lucha por tu camino y si consigues algo llama a la gente. Incluso a mí llámame, pero me pagas’. Para mí esa fue una gran lección. A raíz de ahí fui tocando en diferentes lugares con diferentes músicos’.

 

{morfeo 57}

Crear una escuela, su último proyecto

Con cuatro discos a sus espaldas (Mindjer, Djambadon, N’Namolu y África Today, este último vio la luz en 2008) el nuevo proyecto de Nino Galissa es crear una escuela de música. ‘Mi proyecto es realizar el sueño de los demás porque mi sueño ya lo tengo realizado. El día 8 de octubre me hacen un homenaje en el Auditori de Barcelona por el décimo aniversario de mi primer disco. Esto es un sueño. Por eso digo que ahora mi proyecto es cumplir los sueños de los demás, de aquellos chicos que a mí me dieron la oportunidad; yo lo que quiero es darles a ellos también una oportunidad. Por eso quiero crear una escuela.’ Pero, ¿una escuela sólo de música africana?, le pregunto. ‘Da igual. Todas las músicas son iguales, tú si quieres utilizar la kora con la música clásica lo puedes hacer. Por eso, en este sentido, la música es universal. Será una escuela en donde los chicos puedan rescatar los instrumentos tradicionales como la kora.’, concluye Nino Galissa.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*