LOS SECRETOS A VOCES DE WIKILEAKS

Hace sólo unos meses el mundo entero veía cómo salían a la luz las ejecuciones extrajudiciales de civiles cometidas por miembros del ejército colombiano durante el mandato de Álvaro Uribe. Se descubría también la trama de espionaje por la que el ex presidente se puede enfrentar a una pena mínima de tres años de cárcel por escuchas y vigilancia ilegal a ONG españolas. Informaciones provenientes de Wikileaks que, como ya es habitual, se revelaban de forma sistemática, simultánea y en exclusiva en cinco importantes diarios internacionales

 

 

 

 

Texto: Estefania Pérez Fotos: Francesc Sans

 

Hace sólo unos meses el mundo entero veía cómo salían a la luz las ejecuciones extrajudiciales de civiles cometidas por miembros del ejército colombiano durante el mandato de Álvaro Uribe. Se descubría también la trama de espionaje por la que el ex presidente se puede enfrentar a una pena mínima de tres años de cárcel por escuchas y vigilancia ilegal a ONG españolas. Informaciones provenientes de Wikileaks que, como ya es habitual, se revelaban de forma sistemática, simultánea y en exclusiva en cinco importantes diarios internacionales. Pero, ¿por qué han sido ellos los elegidos para revelar estos cables? ¿Lo que sale a la luz es siempre lo de mayor relevancia, o aquello que menos perjudica los intereses de los medios que emiten estas informaciones? ¿Quién está detrás de la elección de lo que se publica o se deja de publicar: Julian Assange o el Cártel Mundial de los Media? Carlos Enrique Bayo Falcón, Redactor-Jefe Internacional del diario Público, nos responde a estas y a otras preguntas sobre los secretos de Wikileaks.

 

Remontémonos a los comienzos, ¿de dónde procede toda esa información que suministra Wikileaks?

La información que tiene Wikileaks procede de un especialista, Bradley Manning, un Cabo Primera que estaba en Inteligencia en la base de Irak, que tenía acceso al tráfico de información entre las embajadas norteamericanas en el mundo.

 

¿Y cómo es que Bradley Manning tenía acceso a tantos documentos de carácter oficial y confidencial?

Porque, tras el 11-S, las diversas agencias de inteligencia se dieron cuenta de que estaban completamente descoordinadas. Cada una de ellas tenía su propio canal de información. Tras el atentado de las Torres Gemelas decidieron utilizar un solo canal para todas (menos la CIA, que se negó a que sus informes pasasen por ese canal). Vamos, que pasaron del nada al infinito. De no coordinarse a crear un canal al que tenían acceso unas 2 millones y medio de personas. Norteamericanos asignados a las agencias de todos los lugares del mundo, los diplomáticos, los del FBI…

Bradley Manning era un hacker aficionado que ejercía como Cabo en la base norteamericana en Afganistán. Manning estaba en desacuerdo con lo que estaba pasando en Irak y, además, ya había tenido conocimiento de que existía Wikileaks y se planteó difundir la información que pasaba por sus manos.

 

¿Y cuál fue la primera filtración que hizo?

La primera filtración que él hace es de prueba. Filtra el vídeo de un helicóptero desde el que ametrallan a un fotógrafo y civiles en Irak. La versión oficial fue que los tiroteados eran terroristas, y que además el fotógrafo había muerto por el fuego cruzado. También se dijo que al fotógrafo probablemente lo habían matado los disparos de los terroristas. Pero en esa grabación se ve perfectamente cómo los ametrallan a todos desde arriba, desde el helicóptero.

 

Esa filtración le costó la cárcel a Manning.

Tras salir a la luz ese vídeo, pronto encuentran al Bradley Manning y le detienen. Pero Wikileaks ya tenía todos los cables, no sólo el vídeo. En ese momento comienza una campaña muy poderosa diciendo que si esos cables se descubren se pondrá en peligro la vida de mucha gente. Están comprometidos agentes dobles, confidentes, opositores en dictaduras, gente que les facilita información desde dentro de países como Irán… y que por ello no se pueden difundir. Entonces Julian Assange hace una primera criba, un primer filtro de todos estos documentos, y para que la responsabilidad no caiga sólo sobre él y, además, contar con el aval informativo, envía el total de la información cribada a grandes medios de comunicación internacionales.

 

¿Con qué medio se pone en contacto primero?

Primero se pone en contacto con The Guardian (es importante, porque ahora se ha peleado con ellos), a través del que entra en contacto con el New York Times y, a continuación, con Die Tageszeitung(en Alemania). Después también habla con Le Monde y Le Monde le dice que, como son socios de El País, le darán el contacto directo del director de El País.  Y así llegaron las informaciones de Wikileaks a nuestro país.

 

¿Pero Assange les pasa a estos medios toda la información de golpe o, por el contrario, les envía poco a poco los diferentes cables?

Él pasa los 260.000 cables a esos 5 medios que he dicho antes. Se los pasa todos. Y ellos ponen a equipos de 20/30 personas a estudiar eso durante dos meses. Y al final comienzan a publicar coordinadamente, dos meses después, y habiendo decidido entre todos qué publicar exactamente. Por ejemplo, decidieron sacar información sobre la ONU y de los 400 cables que tenían decidieron dar 25. Por eso ya hay quien les llama el Cártel Mundial de los Media, porque son ellos los que deciden lo que censuran. Lo que hacen es censurar.

 

Dices que Julian Assange se ha peleado con The Guardian, ¿por qué?

Se ha peleado con The Guardian porque este comenzó a publicar el tema de las acusaciones que él tiene en Suecia de presuntas violaciones. Él se cabreó mucho al ver cómo sus aliados y amigos estaban dándole verosimilitud a unas denuncias que eran absolutamente falsas y comenzó a pasarle información a otros. Lo último se lo ha pasado al Dayling Telegraph y ha estado dando información sobre Israel.

 

Nos comentas el hecho de que haya dado información sobre Israel como si se tratase de una rareza, de algo inusual.

Una de las cosas que ocurrieron cuando comenzaron a salir todos estos cables es que no salía nada sobre Israel, salvo lo que podía beneficiar a Israel. Es evidente que no puede ser. En cambio sí que han salido toda una serie de cables como lo que dijo el Rey saudí que había que cortarle la cabeza a la serpiente refiriéndose Irán. Todo les favorecía; hasta el punto de que le primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, dijo que gracias a Wikileaks se demostraba que Israel tenía razón en todo lo que Israel decía. Ante este panorama comenzaron a circular por la red rumores sobre que Julian Assange tenía un pacto con Israel y con el Mossad (una de las Agencias de Inteligencia de Israel).

 

Entonces, ¿Julian Assange tiene un acuerdo con Israel y por eso no les ha dado información a los diarios sobre este país o son las cabeceras informativas las que, teniendo los cables, decidieron no publicarlos?

Se pueden hacer especulaciones miles. Evidentemente el Mossad ni confirma ni desmiente. Ahora bien, cuando se cabrea Julian Assange finalmente con The Guardian, de repente le comienza a pasar documentos sobre Israel al diario israelí Haaretz, diario en Hebreo pero con versión digital en inglés. Es entonces cuando esos documentos comienzan a salir y empiezan a ser verdaderamente comprometedores para Israel. En el fondo, por tanto, parece ser que Assange no le había dado muchos documentos sobre Israel al Cártel de los cinco. Él, como ya he dicho, había hecho una primera criba antes de enviarles los cables a esos 5 medios y, probablemente, lo de Israel lo que hizo fue apartarlo porque era más complicado y debía mirárselo bien.

 

Con todo lo que nos estás diciendo das a entender que siempre hay unos intereses por encima del ‘libre’ intercambio informativo.

La información está seleccionada y, además, hay unos determinados intereses. Mira, por ejemplo el Le Monde sacó a la luz unos cables sobre Colombia, sobre el espionaje del DAS (servicio secreto colombiano) que El País no dio. El País todos los cables secretos que ha sacado de Colombia han sido para poner en entredicho, o acusar, a Chávez de apoyar a la guerrilla colombiana. Una clara postura a favor de Uribe y en contra de Chávez y Ecuador.

Al ver la publicación del Le Monde, el resto de medios pensamos: si está en Le Monde tiene que estar también en Wikileaks. Y efectivamente, nos metimos en Wikileaks y encontramos no sólo ese cable, sino también el de los falsos negativos.

 

¿Explícanos bien qué es eso de los falsos negativos y por qué Le Monde no los publicó junto con la trama de espionaje?

Con ‘fasos negativos’ se refieren al asesinato masivo de civiles campesinos. El ejército colombiano los mataba y luego los hacía pasar por guerrilleros para poder hacerse con los ascensos y recompensas varias que ofrecía el órgano gubernamental. El Comandante General del ejército de Uribe, Oscar González, prometía ascensos, dinero, etc. a quien más guerrilleros asesinasen. Entonces los militares se dedicaron a ir a pueblos perdidos en la selva, coger a los campesinos, ametrallarlos a todos y ponerles un par de armas, sacarles un par de fotos y decir que habían matado a no sé cuantos guerrilleros. Esto pronto se convirtió en un acto masivo, convirtiéndolo en un genocidio. Hay fosas comunes donde hay más de 2.000 cadáveres. Estamos hablando de un exterminio comparable al de Pol Pot. Además, es que mataron a todos: mujeres, niños, jóvenes… para que no hubiese testigos.

 

¿Tantas muertes y esto no se había sacado a la luz hasta ahora?

Sí, sí se sabía, porque hay denuncias de las madres de los que habían muerto, tapadas por la fiscalía y por los investigadores. Al final un completo escándalo.

 

¿Y esto El País tampoco lo publicó y, supuestamente, tenía ese cable?

Lo ha visto, lo ha leído. ¿Le ha parecido que no es noticiable, que no tiene interés y que no vale la pena publicarlo? Si vas a El País para buscar en los documentos secretos transferidos por Wikileaks no está ese cable, ni el del DAS. Esos dos cables no están. No solamente no hace ninguna información sobre ello, sino que además los oculta. Ellos mismos los están ocultando para que no los lea nadie, y eso se llama encubrimiento de crímenes.

 

Pero, ¿por qué?

A eso me gustaría que me respondiese el director de El País. Yo solo constato que Prisa tiene unos intereses económicos en Colombia, que Prisa recibió la autorización por parte de Uribe de comprar Radio Caracol y otras emisoras, que va a comprar los semanarios y sigue pujando por tener licencias para canales de televisión en Colombia. Yo constato eso, nada más.

 

 

 

 

 

 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*