RICARD CUGAT: ‘LA IMAGEN FIJA SERÁ UN PRIVILEGIO SÓLO DE UNOS POCOS’

altDesde el 2003 Ricard Cugat es el fotógrafo oficial del Barcelona Jazz Festival. Su pasión por la música y su buen hacer le han convertido en una figura destacada del mundo de la fotografía en Catalunya. Pese a que confiesa no considerarse un especialista de ningún campo, Ricard Cugat muestra en sus imágenes una sensibilidad especial por las escenas musicales. ‘Siempre intento trasmitir con mis fotografías.

 

 

 

 

 

Estefania Pérez

alt

 

Foto: Guillem Sans

Desde el 2003 Ricard Cugat es el fotógrafo oficial del Barcelona Jazz Festival. Su pasión por la música y su buen hacer le han convertido en una figura destacada del mundo de la fotografía en Catalunya. Pese a que confiesa no considerarse un especialista de ningún campo, Ricard Cugat muestra en sus imágenes una sensibilidad especial por las escenas musicales. ‘Siempre intento trasmitir con mis fotografías. Cuando consigo hacer una pregunta al lector con la imagen considero que he hecho mi trabajo’, confiesa.

 

El interés de este catalán por el arte de la fotografía se remonta a su juventud. Con sólo 12 años, tras caer una cámara de fotos en sus manos, Cugat no dudó en hacer de aquel artilugio su profesión. Pronto se lanzó a las calles a fotografiar todo lo que veía. Asegura haber estudiado, aunque sólo ‘un poco’, y confiesa que su verdadera formación fue el trabajo diario. Periódicos como La Vanguardia, El País o ABC, entre otros, fueron clientes de un joven Albert Cugat. Comenzó como freelance pero pronto su curiosidad le llevó a embarcarse en nuevos proyectos profesionales. Como él mismo se define, Cugat es un ‘tastador del món de la fotografía’ (que en catalán significa: catador del mundo de la fotografía) y ello lo llevó a interesarse por el mundo de la moda y la publicidad. Sin embargo, su talón de Aquiles siempre ha sido la prensa diaria por lo que no tardó en regresar a ella. Eso sí, centrándose en el mundo cultural: teatro, música…, todo tipo de espectáculos. Entre ellos el Festival de Jazz, del que ya hay quien lo ha nombrado embajador de su memoria visual.

 

Pese a que Ricard asegura que el mundo de la fotografía está atravesando unas transformaciones laborales ‘muy heavies’ y pronostica que la  imagen fija será un privilegio de unos pocos, nosotros estamos seguros de que trayectorias como la suya no quedarán nunca en el olvido. Si lo dudan, no tienen más que echar un vistazo a sus fotografías pertenecientes a diferentes ediciones del Barcelona Jazz Festival.

 

{morfeo 146}

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*