15 AÑOS PREGONANDO UN ‘PENSAMIENTO ALEGRE QUE SE BAILA’

altMás de 15 años en el mundo de la música y todavía sienten nervios antes de subir a un escenario. ‘Siempre hay nervios; esos nervios de salir al escenario a hacer tu trabajo no se pierden nunca’, asegura ‘Sicus’ o, lo que es lo mismo, Antonio Carbonell, cantante y creador del grupo Sabor de Gracia. Un grupo de rumba catalana que hace unos días actuaba en casa, en Gracia, durante la Fiesta Mayor de este barrio barcelonés.

 

Texto: Estefania Pérez Fotos: Francesc Sans

 

alt

 

Más de 15 años en el mundo de la música y todavía sienten nervios antes de subir a un escenario. ‘Siempre hay nervios; esos nervios de salir al escenario a hacer tu trabajo no se pierden nunca’, asegura ‘Sicus’ o, lo que es lo mismo, Antonio Carbonell, cantante y creador del grupo Sabor de Gracia. Un grupo de rumba catalana que hace unos días actuaba en casa, en Gracia, durante la Fiesta Mayor de este barrio barcelonés. ‘Cuando tocamos en el barrio no es como si hiciésemos un concierto más. Aquí la gente entiende de rumba, te miran con lupa’ comenta con entusiasmo Sicus a falta de apenas 10 minutos de su actuación en la plaza Rovira.  

 

20 x Gato

Mientras la gente se agolpa frente al escenario ansiosa de escuchar todas y cada una de las canciones de este grupo barcelonés, nosotros tenemos la suerte de pasar con Carbonell los últimos momentos antes de su actuación. ‘Sicus’ nos revela que el de hoy será un concierto homenaje al Gato. ¿Quién es Gato?, os preguntareis todos aquellos que desconozcáis la historia de la rumba catalana. Pues no es otro que el Gato Pérez, Javier Patricio, un compositor, músico y poeta de origen argentino que a finales de los setenta descubre la rumba catalana en las fiestas del barrio de Gracia. Gato encuentra en este género musical autóctono una base perfecta para sus poéticas letras. Muchos son los que aseguran que la rumba no hubiese seguido el mismo rumbo sin la saga del Gato. De hecho, ‘Sicus’ nos confiesa que el nombre del grupo se debe a este virtuoso de la rumba: ‘Gato cuando escuchaba algo que le gustaba decía que tenía ‘sabor’ y cuando veía algo que no tenía sabor decía que era ‘gallego’ (con todos nuestros respetos hacia los gallegos). Hay una Rumba de él que se llama ‘Rumba del bar’ que termina diciendo: ‘Gràcies reis de tots els barris de la festa i del sabor’. Por ello nosotros juntamos el sabor y el nombre de nuestro barrio, Gracia. De ahí salió Sabor de Gracia’.

 

El grupo catalán ha combinado, y combinará, a lo largo del año dos espectáculos: la gira promocional de su último disco (‘Sabor pa rato’) y una serie de conciertos, como el de hoy, en memoria del vigésimo aniversario del fallecimiento del Gato Pérez (‘20 x Gato’).

 

Sabor pa rato

El nuevo trabajo de Sabor de Gracia es una fiesta de 15 canciones celebrando que la banda ya ha cumplido 15 años de vida, desde que en 1994 hacía su primer concierto. En este último disco, ‘Sabor pa rato’, Sabor de Gracia ha querido contar con diferentes colaboradores de primer nivel como Ojos de Brujo, Parrita, Jerry Medina (vocalista de Batacumbele) y Fania All Stars (Puerto Rico), José El Francés, El Negri (Barbería del Sur), Chonchi Heredia, Los Manolos, Vagner Pa… Un disco con el que el grupo ha dado un paso más, atreviéndose a fusionar la rumba catalana con ritmos brasileños, reggaetón, flamenco o funk. ‘Nosotros a parte de hacer rumba de raíz de guitarras, palmas, ventilador y cajón, la fusionamos con salsa y flamenco. Pero en este último disco nos hemos lanzado a meter reggaetón, rap… Todos los estilos se pueden adaptar a la rumba mientras vayas a clave (ritmo)’ nos comenta el cantante. Carbonell, de hecho, nos demuestra su ‘tesis’ rumbeando, con tan sólo la ayuda del sonido de sus manos golpeando una mesa, la mítica canción de Donna Summer ‘She Works Hard for the Money’.

 

 

{morfeo 43}

Sabor por y para el mundo

Sabor de Gracia ha realizado giras por diversos países. Estadounidenses, venezolanos, puertorriqueños, argentinos, franceses o ingleses ya han podido bailar a ritmo de rumba gitana catalana. ‘Fuera de España, aquellos dos o tres temas primeros la gente piensa: ¿qué es esto? Pero después acabas con el público en el bolsillo, entregado. Eso sí, en lo que es Latinoamérica desde el primer tema ya están entregados, incluso es el mismo público el que hace la clave’ afirma ‘Sicus’.  

 

Cuando le hacemos a este cantante la imprescindible pregunta de con qué público se quedaría, Antonio Carbonell nos contesta que ‘con todos’ pero nos revela que un público que le ‘encantó’ fue el de Chicago. ‘Hicimos tres horas de concierto; nuestras dos horas más una más de bises. La gente no se marchaba. Fue increíble’, nos confiesa.  

 

Las once personas que componen Sabor de Gracia llevan la rumba ‘en la sangre’, asegura ‘Sicus’. ‘A mí en mi casa en vez de cantarme una nana me ponían un disco de Peret. Nosotros llevamos la rumba en los genes y en la sangre. Yo tengo un hijo de 9 años que, cuando sólo tenía 2, ya cogía su guitarrita y hacía su ventilador’, confiesa. Para estos vecinos del barrio de Gracia la rumba es mucho más que música. ‘Para nosotros es una forma de vivir, de expresarnos… Yo creo que para la gente, para nosotros, la rumba es un pensamiento alegre que se baila’

 

Frente al escenario la gente les espera impaciente. No nos demoramos más y les dejamos que salgan, una vez más, a descubrirle al público de Gracia ese ‘pensamiento alegre que se baila’. Se escuchan palmas. Ya están en el escenario. Disfruten del concierto.  

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*