EL MARIACHINGÓN, UNA BANDA MARIACHI DE DESCOMPOSITORES

altDos músicos y un luchador de lucha libre mexicana son los componentes del grupo El Mariachingón. Lucas Pelucas (más conocido como ‘el terror de las hormigas’) se encarga del acordeón, los coros y el zapateado; El Tripi es el guitarrón, aunque también presta su voz para el acompañamiento; y El Mariachi, es el guitarra y voz de este peculiar grupo. Una banda mariachi que nace en la ciudad condal

 

 

Texto: Estefania Pérez Fotos: Francesc Sans

alt

 

Dos músicos y un luchador de lucha libre mexicana son los componentes del grupo El Mariachingón. Lucas Pelucas (más conocido como ‘el terror de las hormigas’) se encarga del acordeón, los coros y el zapateado; El Tripi es el guitarrón, aunque también presta su voz para el acompañamiento; y El Mariachi, es el guitarra y voz de este peculiar grupo. Una banda mariachi que nace en la ciudad condal cuatro años atrás.  Los tres componentes son de origen mexicano y tras llegar a Barcelona se unieron para luchar contra ‘la maldita hambre’, tal como asegura El Mariachi, dando a luz a El Mariachingón. Un alumbramiento ligado a la lucha libre mexicana. ‘Hubo una necesidad años atrás de sacar un personaje que la gente mexicana identificase como mexicano y por eso sacamos al luchador El Mariachi. Y basándonos en ese personaje salió la idea de El Mariachingón’, nos confiesa el cantante. Un luchador que abandonó los rings por los escenarios; aunque en realidad, El Mariachi continúa en activo en los cuadriláteros, aunque ahora bajo el nombre de El Último Chingón. ‘No los he mezclado, de hecho creo que en México no saben que El Último Chingón es también El Mariachi de El Mariachingón’, nos confiesa el vocalista del grupo. Y lo cierto es que habría que ser adivino para descubrir que ambos son la misma persona ya que tanto El Último Chingón como El Mariachi siempre actúan enmascarados. El uso de máscaras de lucha libre sobre los escenarios es una de las estrambóticas características de esta banda méxico-catalana. ‘No hacemos sólo música, hacemos como una especie de parodia de la cultura mexicana adaptada al público europeo y también a la comunidad mexicana que vive aquí’, nos comenta El Mariachi. Así, canciones como ‘Por sus gemidos nos pillaron’ o ‘Papi soy gay’ forman parte de su repertorio.  ‘Yo soy descompositor’, nos confiesa el cantante de El Mariachingón, y nos lo aclara: ‘tomo la melodía de los temas tradicionales mexicanos y hago parodias sobre lo que dicen o los hago más ‘chuscos’ de lo que ya son. Así surgen nuestras canciones. Así nacieron temas como ‘Papi soy gay’, que en realidad es un tema llamado ‘Querida’ de un compositor mexicano que se llama Juan Gabriel y que además él mismo en realidad es gay’. El Mariachingón podríamos decir que es la suma elevación del ‘cotorreo’. Una banda para escuchar en directo. ‘Nuestra onda es la interacción con la gente. Nosotros decimos alguna tontería y la gente la registra y nos la regresa’, comenta el cantante.Todas estas canciones, llenas de ‘pendejadas’, están plasmadas en el primer y único disco del grupo que lleva como título ‘Grandes Éxitos’. ‘Hemos tenido una acogida muy chingona con el disco, yo quiero sacar otro, pero hasta ahora no he tenido tiempo’, confiesa El Mariachi. Por tanto, por el momento, habrá que esperar para ver de nuevo la imagen chingona de los tres mariachis en la portada de un CD. Mientras tanto lo que sí pueden hacer es conocer más profundamente la filosofía de esta banda: la sabrosura. ‘El concepto de la sabrosura surgió aquí en Barcelona y está cimentado en los conocimientos de deidades como el maestro Gong. Un carnal ultrasabroso del que recibimos clases de sabriduría, que es la nueva doctrina que está lanzando al mundo el maestro, el Iluminado. Este carnal anda sabroseando por la vida y no se dedica a otra cosa más que a sabrosear. La sabrosura implica relajación total, esperar todo de la vida sentadito’, concluye El Mariachi.

Pues ya saben, a ser lo más sabrosos posible y disfrutar de las actuaciones de El Mariachingón en Barcelona.

 

{morfeo 100}

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*