‘EL LLIBRE DELS BÈSTIES’

altEn tierra de reptiles, ante la altiva mirada de los dragones de Komodo y con el verde de la naturaleza como telón de fondo. En las entrañas del Zoo de Barcelona, bajo un sol de tarde con migajas de verano. Así fue como los escritores Víctor Nubla y Roger Atrofe eligieron presentar, el jueves pasado, el resultado de dos años de trabajo en pareja plasmado en papel y tinta. El llibre dels bèsties o el rapte de la capibara, a no confundir con el conocido capítulo del Llibre de meravelles del erudito

 

Texto: Blanca Mendiguren Gomila  Fotos. Francesc Sans

alt

 

En tierra de reptiles, ante la altiva mirada de los dragones de Komodo y con el verde de la naturaleza como telón de fondo. En las entrañas del Zoo de Barcelona, bajo un sol de tarde con migajas de verano. Así fue como los escritores Víctor Nubla y Roger Atrofe eligieron presentar, el jueves pasado, el resultado de dos años de trabajo en pareja plasmado en papel y tinta. El llibre dels bèsties o el rapte de la capibara, a no confundir con el conocido capítulo del Llibre de meravelles del erudito Ramon Llull titulado “El llibre de les bèsties”. Producida por Usted es un Colectivo, Biblioteca per a Misantrops y M.E., se trata de una obra breve, para todas las edades, ingeniosamente divertida y de fácil digestión que sus autores quisieron presentar entre animales porque éstos son, sin saberlo, el leitmotiv de la misma.

 

La elección del zoo como escenario para la presentación respondía, por tanto, a un porqué. O a dos. La unión y el afecto que los autores sienten hacia este parque era el segundo. Son muchas las tardes que juntos se han perdido a conciencia por este pequeño laberinto, entre leones, nutrias y delfines. En palabras de Nubla, “en el zoo nos han tratado muy bien, como a dos animalitos más de los que tienen aquí”. Ha sido gracias a este particular safari que los escritores han podido conocer mejor cada especie y conseguir explicar, de forma cómica a la par que curiosa, sus hábitos y comportamientos.

 

Transmitir en cada línea su amor por los animales. Esta fue la intención de los dos escritores tras percatarse de que siempre que se veían acababan divagando sobre estas pequeñas, y no tan pequeñas, criaturas. “Hoy mismo, mientras estábamos comiendo juntos, de repente nos hemos dado cuenta de que llevábamos cincuenta minutos hablando de animales”, comentaba Roger Atrofe. Y volviendo a representar inconscientemente tal escena, después de la presentación de El llibre dels bèsties, autores y público asistente se enzarzaron en conversaciones sobre el tema estrella a la vez que daban cuenta de un surtido refrigerio de lo más animal. Gatos de pan salpicados de pipas e hinchados de queso, peces de galleta y golosinas en forma de oso y cocodrilo fueron los protagonistas de la original merienda, todo un guiño al principal motivo de la reunión.

 

En el acto, también hubo tiempo para la lectura. Ante un público expectante, Víctor Nubla recitó un fragmento del capítulo “Como caza el dromedario”, perteneciente a otro de sus libros, La parte por el todo, así como uno de El llibre dels bèsties bautizado como “El darrer vestigi”. Por su parte, Roger Atrofe decidió leer también unas líneas del libro objeto de presentación, recogidas en el capítulo “Un encontre”. Sin embargo, son muchos más los apartados en los que se divide la obra, cada uno de ellos con un animal distinto como protagonista. Jirafas capaces de predecir el tiempo, toros secuestradores de capibaras, mamuts de la última era glacial. Los actores que desfilan por las páginas del libro son de toda clase, tamaño y forma. A través de esta obra y gracias a un intenso período de observación, Nubla y Atrofe se han puesto en la piel de animales y animalillos para darles voz. Imaginando lo que podría pasar por sus cabezas y añadiendo una dosis de ficción salpimentada con mucho humor, han descrito el día a día de las bestias, convertidas en algunos capítulos en auténticos héroes de aventura.

 

 

{morfeo 70}
 

El llibre dels bèstieses una amalgama de pequeñas historias resultado de la combinación entre la experiencia personal, vivencias fantásticas y la contemplación exhaustiva del mundo animal. No es un libro de cuentos, tampoco una novela. Es un poco de todo. La poesía, los dibujos, la fábula y los textos reflexivos se dan cita en este libro, incapaz de no dibujar una sonrisa en el lector. Lector que ha de ser amante de los animales, como Nubla y Atrofe, quienes despidieron el acto de presentación de su libro poniéndose un gorro de gato y otro de mono, respectivamente. Convertidos, así, en pequeñas bestias.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*