Carta abierta a Juan Marsé

Autor: Ignacio González Orozco Foto Francesc Sans

Admirado sr. Marsé,

Ante todo debo decirle que conozco y valoro su obra literaria, brillante, sin duda una de las mejores de la España de posguerra. La lectura de novelas como Últimas tardes con Teresa o Si te dicen que caí me deparó momentos de regocijo literario, así como un triste gozo reflexivo. También tengo en alta estima su confrontación perpetua contra la dictadura franquista, así como su decidido partido por los miembros más débiles de esta sociedad capitalista.

Por tanto, estas líneas que le escribo, y en las que criticaré el contenido de su carta «Otoño del 59, verano del 66», dirigida a su difunto amigo Jaime Gil de Biedma, carecen de cualquier animadversión hacia su persona. Simplemente pienso que no es propio de un hombre mayor, inteligente y con memoria como usted, la asunción de los latiguillos y jaculatorias de una parte muy, pero que muy podrida de la clase política española, y en la cual tienen rango de honor —por jerarquía y méritos— el actual presidente del gobierno y sus adláteres, entre los cuales figura el jefe del Estado.

Quiero centrarme en su lamento político inicial: se queja usted de que las cabras que tiran al monte se rebelen contra el «estado de derecho». Curioso estado de derecho este, donde la democracia ha sido asaltada por la partitocracia, que pacta y se reparte sueldos públicos en beneficio de sus particulares mediante las ya famosas «puertas giratorias». Donde se creó una sociedad estatal para comerciar con las viviendas que los bancos habían arrancado previamente a sus propietarios en una situación de crisis económica (que, como tal, también era una crisis social que urgía medidas políticas). Donde oligopolios que alían a plutócratas de las finanzas y siervos políticos tienen secuestrados sectores económicos tan importantes para la sociedad como el de la energía. Donde ordenamientos como la Ley Mordaza son, de hecho, herramientas para reprimir la libertad de expresión. Donde el partido gobernante tiene cientos de cargos imputados por casos de corrupción e incluso ha sido procesado, como organización, en el sumario de la Gürtel. Donde la hermana del rey se ha salvado de la cárcel por un pelo (de la fiscalía gubernamental). Donde las finanzas de la corona son un agujero negro presupuestario que recibe y engulle cantidades ingentes de distintas procedencias a espaldas del ciudadano pagano. Donde la Constitución es inalterable para la iniciativa legislativa popular pero puede ser cambiada con modos clandestinos y por acuerdo partidista en vísperas de una noche de copas, sin consultar a los ciudadanos. Donde…

Seguro que usted es consciente de todo ello y puede añadir muchas afrentas a la ciudadanía que no tendrían lugar en un verdadero estado de derecho.

De cualquier modo, no estamos, señor Marsé, ante la caída del magnífico régimen del Imperio constitucional, provocado por la irresponsabilidad de los políticos, la desidia del pueblo o la insubordinación de las cabras que tiran hacia el monte de la secesión. Simplemente vivimos la consecuencia lógica de ese apaño llamado Transición; de esa Constitución que usted considera la mejor de las habidas en España (eso lo garantizan los siglos, que no pasan en balde, y hasta chistoso sería que prefiriéramos «la Pepa»). Porque la carta magna de 1978 nació enferma de raíz.

Seguro que recuerda usted el lema institucional del referéndum para la reforma política de 1976 (efeméride que tantos y tantos muchachos españoles desconocen por completo). Ese eslogan rezaba así: «Solo se reforma lo que se quiere conservar». Y efectivamente, así fue. El referéndum de 1976 y el proceso político derivado del mismo, incluso con la legalización del Partido Comunista de España en 1977, solo supuso quitar las humedades (las instituciones inoperantes de la democracia orgánica, así llamada, como decía el chiste, porque salía de las gónadas de Su Excremencia el Caudillo) y pintar la fachada (los rostros jóvenes de Suárez y Felipe) a una casa que estructuralmente mantuvo los cimientos y paredes maestras del antiguo régimen; que siguió llena de penumbras y estrecheces (legales) como aquellos pisitos construidos con el crédito del extinto sindicato vertical.

Prueba de lo anterior es que las normas de convivencia vecinal del remozado edificio, la Constitución de 1978, asumieron principios sagrados del franquismo y el nacionalcatolicismo, ora íntegramente ora cubiertos de un barniz de justificación sociológica. Al primero de los casos corresponden, por ejemplo, el derecho a la vida de «todos» (artículos 15), escollo legal que ha impedido a las mujeres la plena capacidad de decisión sobre su cuerpo, y, de modo más elocuente, un artículo 2 impuesto por el gobierno a los padres constitucionalistas bajo prescripción coactiva de las Fuerzas Armadas. Allí puede leerse: «la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles». Un texto escrito no a punta de pluma, sino de sable, y al que podría haberse añadido la frase: «e inevitable por la gracia de Dios y los cojones del generalato». En cuanto al segundo caso, qué decir del artículo 16, con su mención explícita a la Iglesia católica, que sigue beneficiándose de fondos públicos en un Estado formalmente laico, y mantiene la autoridad simbólica de albergar y presidir ciertos actos públicos de relevancia institucional, como los bautizos y casamientos de los miembros de la familia Borbón.

Todo ello ha ocurrido porque este régimen constitucional se forjó en una inteligente alianza —la sagacidad hay que reconocerla— entre las grandes familias del régimen franquista, esas cuyos apellidos despuntan en las filas del partido en el gobierno (los hijos y nietos de…), con la panda de pijos que rodeaba a Teresa Serrat, como su primo Luis Trías de Giralt y allegados. Los mismos «señoritos de mierda» (creo recordar que así los califica usted mismo en la novela, después de una disertación sobre sus veleidades burguesas), revolucionarios de barra de bar de enfática proclama alcohólica, que observan a Manolo el Pijoaparte con el asombro que un arqueólogo depararía al esqueleto de un dragón, puesto que su único trato con el proletariado había sido a través de criados, camareros y limpiabotas. De vividores de una y otra ralea se nutrieron los altos cargos de la partitocracia, previo pacto en el que los segundos —las izquierdas burguesas— renunciaron a cualquier desahogo ideológico. Y de esa unión contra natura vienen tantos y tantos males del presente, entre ellos la ficción de nuestro «estado de derecho».

Ocurre, empero, que mucha gente ha dicho basta. En todo el Estado, pero sobre todo en Cataluña. Se han unido en la misma causa personas de origen ideológico dispar, pero convencidas de la necesidad de un cambio de régimen. En Cataluña, parece ser que una parte mayoritaria de esas personas creen necesaria la secesión como requisito ineludible para una refundación republicana. Puede ser cierto o no, pero están en su derecho a defenderlo por las vías democráticas y pacíficas que han seguido hasta ahora. De lejos se sabe que no comulga usted con esa opción independentista, y en su derecho está, pero me extraña de verdad que la reivindicación de la libertad de decidir le parezca absurda, cuando escribe en su carta que Cataluña «sigue haciendo día tras día un ridículo descomunal y sin precedentes ante el mundo que nos contempla asombrado». Si su misiva fuera anterior al 1-O podría entender su apreciación, aunque sin compartirla. Pero después de esa fecha… ¡Por favor, señor Marsé, que usted lee la prensa francesa! (seguro que la de muchos otros lugares también). ¿No cree que el ridículo lo hizo el gobierno con su orden de golpear a ciudadanos que estaban «celebrando una verbena», en palabras del ministro Zoido? No sería la primera vez que una fiesta patronal acaba a palos, pero antes hay que tumbar las barras, lanzarse botellas y quemar el entoldado, lo cual no ocurrió ese día. ¿Realmente piensa que cuantos pretendían votar fueron los tontorrones y chapuceros que usted menciona en su carta, y no los señores y señoras de la Moncloa?

Por otra parte, compare usted el tono y la conducta de los asistentes a las manifestaciones del independentismo con la estulticia de los nuevos tercios de patriotas españoles que aprovechan la ocasión para zurrarse porque son de equipos diferentes (si España es la Patria, el fútbol es Dios). Esos necios no representan al conjunto de los partidarios de la unión, por supuesto, pero sí que ilustran la actitud de rechazo emocional e irracional contra Cataluña que el PP ha sembrado en España desde que el propio Rajoy pateó las calles pidiendo firmas contra el Estatut de 2006. Aquellas calumnias e intrigas han florecido en magníficos exponentes de la intolerancia social, así como en un rechazo psicopático al diálogo político.

En fin, señor Marsé. No quisiera concluir sin tenderle de nuevo una mano de afecto y admiración hacia su persona y su obra. Me encantaría invitarle a esa copa que usted propone a su amigo Jaime Gil de Biedma, otro grande entre los grandes. Y, cómo no, aplaudo el deseo final expresado en su carta: «Ahí afuera, de momento, solo hay acuerdo en el desacuerdo, pero seguro que vendrán tiempos mejores». Que así sea.

86 Comments

  1. Sr. Ignacio Sanz,

    No voy a entrar en las razones que discursa. Aún concediéndole la razón en todas ellas, ninguna Justifica la destrucción del Estado Español. Somo una democracia, y ahí está la creación del partido Podemos y la participación del mismo en el debate político como prueba. España tiene unas reglas de juego, que se recojen en la constitución. Quien las quiere romper para imponer sus reglas, sin pasar por el parlamento representatión de todos los Españoles, includios los catalanes son reos de sedición. Le guste a usted o no, Dura lex, sed lex.

    • Sans (no Sanz) es el de la foto. Escribir españoles con mayúsculas es sospechoso de nacionalismo, ese gran crimen actual. En cuanto a la sedición, me parece que actuar contra la ley vigente, si se hace sin violencia y por vías democráticas, aboca a un delito de conciencia que no es tal y, por tanto, no debería estar penado. La palabre (SEDICIÓN!!!) suena como calderoniana, ¿no te lo parece? Sin rebelión los negros irían atrás del bus y las mujeres… ¡pobres de ellas! De todos modos te agradezco el tono respetuoso de tu réplica. Un saludo.

      • Me temo que la nueva izquierda española, todo lo que conseguimos con el 15-M, se va a ir literalmente a la mierda por hacer causa común con esta “revolución catalana que viaja en coche oficial” (Borrell dixit), que conjuga aspectos populares con supremacismo y el peor nacionalismo, y que nos lleva derechitos a un desastre mayor.

      • Me alegro de compartir, al menos, sus gustos literarios, señor González Orozco. Yo también soy una admiradora de Marsé. Y a su valía literaria le añado, en estos momentos críticos, su honestidad y su compromiso social.

        La constitución, la democracia, la situación política española y la gestión del gobierno español es, por supuesto, más que mejorable, y comprendo y comparto su indignación respecto a muchos temas que plantea. Pero el fin no justifica los medios. Y éste es un principio fundamental de cualquier demócrata. La corrupción a la que usted se refiere ha afectado también, y muy gravemente, a partidos que han emprendido la senda independentista. Y resulta curioso que usted no haga ninguna alusión a ello. Por otro lado, habla usted de la necesidad de cambio de régimen en España. ¿No se ha planteado que, para muchos catalanes, es el soberanismo el régimen que lleva imperando varias décadas en Cataluña, infiltrándose poco a poco en todos los órdenes de la vida catalana y haciendo invisibles a los catalanes que no piensan, como ustedes, en clave nacionalista? En España hay partidos que, incluso, defienden un referéndum legal en Cataluña; en contraposición, en Cataluña, los representantes políticos de esa parte silenciada de la sociedad han visto vulnerados y pisoteados sus derechos en el parlamento catalán.

        En definitiva, creo que su análisis está muy bien elaborado y expresado, pero se desarrolla a partir de una óptica tremendamente parcial. Y un último apunte: unión “antinatura” es que la izquierda, de esencia universalista, se haya aliado a una ideología tan insolidaria y reaccionaria como el nacionalismo.

      • Me alegro de compartir, al menos, sus gustos literarios, señor González Orozco. Yo también soy una admiradora de Marsé. Y a su valía literaria le añado, en estos momentos críticos, su honestidad y su compromiso social.

        La constitución, la democracia, la situación política española y la gestión del gobierno español es, por supuesto, mucho más que mejorable, y comprendo y comparto su indignación respecto a muchos temas que plantea. Pero el fin no justifica los medios. Y éste es un principio fundamental de cualquier demócrata. La corrupción a la que usted se refiere ha afectado también, y muy gravemente, a partidos que han emprendido la senda independentista. Y resulta curioso y sospechoso que usted no haga ninguna alusión a ello.

        Por otro lado, habla usted de la necesidad de cambio de régimen en España. ¿No se ha planteado que, para muchos catalanes, es el soberanismo el régimen que lleva imperando varias décadas en Cataluña, infiltrándose poco a poco en todos los órdenes de la vida catalana y haciendo invisibles a los catalanes que no piensan, como ustedes, en clave nacionalista? En España hay partidos que, incluso, defienden un referéndum legal en Cataluña; en contraposición, en Cataluña, los representantes políticos de esa parte silenciada de la sociedad han visto vulnerados y pisoteados sus derechos en el parlamento catalán.

        Comparar la situación de esa “Cataluña oprimida” que se salta la ley en pro de su liberación con la situación de tiranía que han vivido muchos pueblos y colectivos sociales a lo largo de la historia es ignorar lo que es vivir en la opresión, y no valorar lo que es vivir en libertad y democracia, por muy mejorable que ésta sea. El problema de la democracia es que es muy aburrida, sobre todo para quienes necesitan vivir en la excitación emocional de sentirse permanentemente como un David frente a Goliat. Por favor, no nos cuenten más películas. Ya que le interesa la prensa francesa, le recomiendo, en este sentido, la lectura del editorial de Charlie Hebdo sobre el tema catalán.

        En definitiva, creo que su análisis está muy bien elaborado y expresado, pero se desarrolla a partir de una óptica tremendamente parcial. Y un último apunte: unión “antinatura” es la alianza entre parte de la izquierda, de esencia universalista, con una ideología tan insolidaria, reaccionaria y rancia como el nacionalismo.

  2. Cuando Vd. dice “pero están en su derecho a defenderlo por las vías democráticas y pacíficas que han seguido hasta ahora”, está hablando en serio?
    Porque a mi entender está Vd. utilizando exactamente la misma argumentación que emplea el independentismo más radical, saltándose para ello todo lo que sea necesario, la ley y el criterio de al menos la mitad de los catalanes.
    Esas decisiones importantes deben estar respaldadas por mayorías al menos de dos tercios, pero bueno, menos de un 50% también vale en “su” democracia si interesa.
    Escribe Vd. bien, no se puede negar. El problema es que está equivocado “del to”.
    Muchas gracias y a sus piés… (fórmula idéntica hasta en lo más mentiroso a la que Vd. emplea con el Sr. Marsé al decirle lo del “afecto”).

    • Admito todas sus críticas, sin compartirlas, pero que me tache de mentiroso así por las buenas, ya me fastidia. Por eso no le respondo, como sí he hecho con otras réplicas. Dicho sea con todo el respeto que usted no muestra conmigo.

  3. De joven me leí Últimas tardes con Teresa, como cualquier “progre” con veleidades de formarse a contracorriente de la cultura tardofranquista, tal vez como simple acto de rebeldía, y por ello iconicé al autor. Posteriormente he leído centenares de cosas mejores y, acaso con más perspectiva del tiempo y años y conocimiento de vida, lecturas y sociología, he desmitificado la célebre novela, en la que ya puede apreciarse sin mucha dificultad la inquina del charnego a lo catalán, incipiente idea ya latente en aquel tiempo en el autor que al parecer ha ido creciendo con los años. También leí a Vargas Llosa, para mi a años luz de Marsé como escritor, y a otros que a la postre han resultado ser tan buenos escritores como santones garantes en lo intelectual -función que se auto adjudican ellos- del universo que hay que conservar porque en él les ha ido de muy bien en su profesión; tipos que a menudo desdicen en mucho de la dignidad de sus personajes. Por todo ello, resulta imposible reconocer a estos individuos, “intelectuales y artistas abajo firmantes”, el plus de de guía de la ciudadanía e impartidores de doctrina que se atribuyen, máxime hoy en que la información fluye y la gente tiene su propio criterio. Marsé es un escritor, bueno, regular o mediocre, según gustos, pero más allá del uso y abuso del púlpito que el sistema de la fama pone a su disposición, carece de legitimidad y justificación para insultar a colectivos de miles de personas que piensan y quieren diferente. Resulta de una indigencia intelectual notable escuchar el discurso de este viejo santón hablando del estado de derecho de oídas, usando frases hechas y lugares comunes, salvo que no lea los periódicos ni vea la tele. Desengáñese, Sr. Marsé, hay decenas de sociólogos, estudiosos, economistas, politólogos, etc., y, sobre todo, flujos de información y criterios diversos tan buenos como el suyo que se caracterizan por la dignidad de intentar respetar a los otros. Como abogado en ejercicio, viendo lo que está sucediendo en Catalunya desde el año 2006, me avergüenza que hable Ud. de estado de derecho; como antiguo lector de sus cosas y persona, aun no siendo catalán, me entristece su deriva intelectual como palafranero de un sistema que estira y encoge el “estado de derecho”, que dice Ud., a su antojo para anular la voluntad y apalear y coartar las libertades de sus ciudadanos. Decididamente, ni Teresa ni Manolo se merecían un autor tan zafio y fatuo, pelín fascista en su pretensión burda de coartar las ideas de sus conciudadanos.

    • Ustedes haninsultadoa millones de catalanes multando a comerciantes por no rotularen catalan han insultado a la mitad de los catalanes al saltarsetodas lasleyes y ser peor que los nacis en tiempos de hitler y usar España nos roba como los nazis de cian los judios nos robany señalar a los no independentistas como señalaban los nazis a los judios,y por ultimo el que se esconde en la patria es un canalla Samuel Jhonson siglo XIIX

  4. Marsé ha sido llamado a rebato por los señores del cortijo Prisa y lamentablemente, aún a riesgo de envilecerse un poco, vende a los lectores de ese panfleto una imagen de España, que pretende ocultar el robo sistemáticamente planificado de sus gobernantes y la casa real; el autoritarismo ejercida con violencia fascista frente a cualquier manifestación de resistencia ( marchas de la dignidad, deshaucios, ejercicio del voto,etc), que denuncie la impunidad del poder.
    Llama Estado de derecho y democrático a un régimen que impone una política económica terrorista que ha ha generado desigualdades insultantes, con trabajo sin derecho alguno, con salarios que no llegan para dar de comer a una famila, lo que ha aparecido, con la “crisis” ( robo bancario )a la vista de todo el mundo es el expolio del trabajo a manos del capital: salarios de miseria, inseguridad laboral y por tanto futuro incierto y mucho miedo, para obligarnos a aceptar la destrucción de nuestros derechos laborales y sociales, en definitiva pobreza insultante tanto más porque está rodeada de paraísos fiscales donde los expoliadores esconden el producto de su expolio. Desigualdad y retroceso social que los medios de comunicación ocultan porque son parte del problema, junto con políticos venales al servicio de los expoliadores que les premian con las infames puertas giratorias, donde corruptos y corruptores celebran y disfrutan del robo de lo público en áticos de lujo.
    Indigno y humillante es salir de valedor de un “estado de derecho” gobernado por un partido, que según sentencia judicial reciente es una trama criminal, que tiene a centenares de cargos públicos imputados o/y encarcelados. Olvidar eso tan infame y hablar de democracia es desconocer es ofender el sentido común más elemental.
    Marsé hay maneras más dignas de envejecer.

    • Pero la burguesía catalana que lidera el proceso (el P de Cat) también es parte de eso: corrupción, recortes, políticas neoliberales… Vamos, son iguales que el PP pero hablando en catalán.
      Y lo que me fastidia es que no se diga nada y que de repente aparezcan como los rebeldes y los ways a los ojos de muchas izquierdas. ¿Dónde está el programa social del independentismo? ¿Dónde se dice que en la futura República Catalana no va a haber recortes, ni reformas laborales, ni desigualdad ni políticas neoliberales para dar y tomar? Además, del sentido insolidario y particularista de gran parte del intependentismo en Cataluña.
      Creo que, por parte de la izquierda, se debería afrontar este proceso con una cierta perspectiva crítica y con una cierta distancia, no entrar de cualquier modo al mogollón en aras de la protesta contra El Régimen. Y sobre todo, hablando de una vez de clases sociales porque así nos aclaramos: burguesía catalana contra burguesía española; trabajadores españoles y catalanes explotados por las dos. Y no el rollito postmo de “la gente”… que no explica absolutamente nada.
      Me parece fatal la represión del gobierno, que se meta en la cárcel a la gente por sus ideas políticas, que no se permita al pueblo catalán llevar acabo una consulta…
      Pero no por todo ello voy a apoyar la independencia de Cataluña ni a los independentistas.
      Salud.

      • ¡Vaya, hombre! Otro lector de El País y la Razón, presumo. Cuando menos, enarbola Vd. los socorridos tópicos que caracterizaban el catalanismo de la Liga. Sí, un poquito pasados de moda hoy en día. Le sugiero que se ponga un poquito al día accediendo a webs algo más técnicas como CCN y WilsonProject, por ejemplo. Quizá llegue Vd. a percatarse de que más de dos millones de catalanes no pueden ser todos “burguesía” y que lo del 3% no fue más que una gripe epidémica obligada por la escasez de la Ley de Financiación de Partidos Políticos y que todos, quiero decir todos, utilizaron este método. Ciertamente, cuando Maragall sacó el tema a relucir ellos, y muchos otros, ya iban por el 5 ó 10%. Y que algunos de ellos metieron la mano en la caja negra. Ya, eso no se publica, claro. Pero al independentista, caña, ¿no? Por cierto: ¿cómo califica Vd. el XX% que tienen por costumbre “pescar” el PP y sus sicarios? ¿Futesa, quizá?

  5. Gran MARSE. Chisgarabis OROZCO. No le llegas a la suela del zapato. Poca inteligencia y mucha testosterona. O sea mierda en la cabeza. Es lo primero que te leo y será lo último. Adri

    .

  6. grandioso zaska a otro intelectual cuya querencia por la buena vida burguesa niebla la vision de la puta y cruda realidad de la mayoria de los ciudadanos de este cutre pais llamado Españistán, producto del nauseabundo bipartidismo imperante desde el 77 y al cual el Sr. Marsé aplaude hasta con las orejas…

    ZAAASSSKAAAA en toda linea, punto por punto…

  7. Señor Marsé envejecer de cuerpo es inevitable, verlo (o leerlo) envejecer de mente me resulta muy triste.
    Admiro su obra del ayer y lamento su posición de hoy. Aunque le seguiré considerando mucho más digno y respetable que sus colegas Vargas Llosa y Javier Marías entre otros muchos articulistas del sórdido. reaccionario y capitalista antiperiodista del “País”.

    Periódico que fue panfleto que es.

    Cuanta degradación en sus páginas. ¿Acaso no la percibe?

  8. La educación que emana de la carta, unida a sus incontestables argumentos, merece un ¡¡¡CON DOS COJONES!!! hacia este señor. Enhorabuena por su carta.
    Por cierto, un buen escritor no tiene porque ser un catedrático de la opinión.

  9. Creo que en su carta presupone que los líderes independentistas están libres de ser corruptos, de no formar parte de la clase dirigente del país, de no ser autoritarios…Creo que es mucho presuponer. También dice que sus manifestaciones no son violentas y es cierto, no hay violencia física afortunadamente, pero como llamaría a las destituciones de los que no piensan igual que ellos en las instituciones públicas, a que tengas que justificarte porque hablas castellano con tus hijos, a que te consideren “facha” porque no opinas como ellos, a que tu hijo te pida que le hables catalán cuando vayas al colegio a recogerlo, a que cierren el Parlamento cuando les convenga y adapten las “leyes”, las mismas que ellos han pactado, cuando les antoje; a que dejen fuera de los circuitos culturales impulsados por la Generalitat a los que no son afines o no utilizan el catalán en sus expresiones artísticas, a que censuren a personas en los medios de comunicación…La lista podría ser muy larga. Y por supuesto estoy totalmente de acuerdo con Vd. que el gobierno del PP está siendo nefasto, pero le aseguro que los otros no son mucho mejor y eso lo sabe muy, pero que muy bien el Sr. Juan Marsé.

    • Gracias por tu comentario, pero te equivocas. No presupongo nada, precisamente porque la justicia debe demostrar quién es delincuente y quién no lo es. Y yo hablo castellano con mis hijos, porque es mi lengua y no tengo intención de que ellos la pierdan. Lo hablo en casa y en la calle, delante de quien sea (y a nadie le molesta, por cierto). Claro está que mis hijos son catalanes y tienen que hablar catalán, igual que castellano. Por cierto, aunque la cabra tire al monte y me salga el castellano de costumbre (o por defecto, como se dice ahora), también sé hablar catalán. Y lo hablo. La ignorancia nunca fue virtud.

      • Por favor, contéstele a SU. Tengo esa curiosidad. ¿No ve en las noticias o en otros programas de actualidad cómo discriminan a castellanohablantes o a “españolistas en los institutos, por ejemplo? Pero claro, como no se puede hablar de todo, se le “olvida” el 3% y toda la corrupción de su país. Por lo visto, para usted, los problemas de los ultras son exclusivamente de España, en Cataluña no existen “feixistes” ni ultras. Ni violencia -los coches de la Guardia Civil se rompieron solos-. Bueno, para qué seguir.

      • Por favor, contéstele a SU. Tengo esa curiosidad. ¿No ve en las noticias o en otros programas de actualidad cómo discriminan a castellanohablantes o a “españolistas” en los institutos, por ejemplo? Pero claro, como no se puede hablar de todo, se le “olvida” el 3% y toda la corrupción de su país. Por lo visto, para usted, los problemas de los ultras son exclusivamente de España, en Cataluña no existen “feixistes” ni ultras. Ni violencia -los coches de la Guardia Civil se rompieron solos-.No sé si la cabra tira al monte pero seguro que algunas han encontrado un buen pasto en el valle. Bueno, para qué seguir. Saludos, sin acritud.

        • Te has preguntado si quien te cuenta de dichos ataques a niños españoles en los coles esté por casualidad interesado a transmitirte una versión falsa de los hechos? Soy italiano, castellano hablante en Barcelona (si ningún problema), mi esposa es catalana y en casa hablamos tres idiomas. Y nunca me he sentido discriminado en Catalunya por el idioma. Sobre el 3%? Lamentable, como muchas cosas en el resto de España.

          • Procuro estar informado, no necesito que nadie me cuente milongas ni me dejo manipular. Me parece muy bien que tu no te sientas discriminado, como tampoco lo está otra mucha gente, y como muchos otros catalanes de lengua materna castellana. Pero, como comprenderás, no me refiero a esos catalanes, me refiero a los otros, sean independentistas o no, me refiero a los que SI discriminan por su lengua y también a los independentistas que Si discriminan al que piensa diferente. ¿Te atreves a decir que esto es falso? Infórmate y que no te cuenten cuentos. Y un último apunte, por si alguien está tentado de cuadricularme ya lo hago yo: me considero persona de izquierdas, libre, no me importa reconocer cuando creo que alguien se equivoca -como todos nos podemos equivocar- por muy cercano que esté a mis ideas, y tengo una máxima, oída hace ya muchos años a un gran actor, de izquierdas, por supuesto, José Sacristán, que no me canso nunca de repetir y procuro aplicarla en mi existencia: “Lo primero es antes”. A partir de ahí, lo demás, pero lo primero, lo primero es antes. Sencillo y profundo.

      • Hola Ignacio,
        Per la resposta que m’has donat penses que no sé parlar català. Esta es la justificación a la que me refería antes: si dices que hablas castellano con tus hijos, acaban diciéndote que por supuesto puedes hablar castellano pero implícitamente te dicen también que deberías conocer el catalán, ya que piensan que no lo sabes. Pero ¿qué tiene que ver una cosa con la otra? Soy catalana, mi madre es catalana y mi abuelo vino a Barcelona con tan solo cuatro años. Escribo, leo y hablo en catalán, pero mi lengua materna es el castellano y por eso la uso con mis hijos. Como ves me estoy justificando cuando la elección que cada uno hace del idioma en los distintos ámbitos y momentos de su vida debería estar totalmente libre de prejuicios. Solo es una reflexión que lanzo porque creo que muchas veces no somos conscientes de los estereotipos que asumimos como sociedad.
        Por cierto, gracias Ignacio por iniciar un debate que se ha seguido en interesantes comentarios.

  10. Creo que la mayor crítica a Marsé debe hacerse desde su aprovechamiento del nombre de un hombre integro como Jaime Gil de Biedma, para lanzar una diatriba contra el procés.
    Sí, lo de que Catalunya es el “hazme reir del mundo mundial” habla de que Juan Marsé se hizo mayor. También desde el respeto a la edad.

  11. Esa constitución del 78 es la que por primera vez en España Aprueba un estatuto de autonomía no sólo para Cataluña, si no para otros pueblos de España.

  12. Impresionante, me descubro ante usted y celebro y admiro cada una de sus palabras. En estos tiempos de mediocridad y servilismo es difícil encontrar alguien con tanta lucidez y a la vez tanta valentía.

  13. Cuando entienda usted que la cosa no va de democracia, sino de NACIONALISMO caerá del burro. El bando nacionalista se autodenominaba los que atentaron contra la democracia en 1936. No existe nacionalismo de izquierdas y nacionalismo de derecha. Nacionalismo es decir:
    “Aunque el Estado español fuese el más democrático, el más próspero, el más justo y el más simpático del mundo, seguiría pidiendo la independencia por una cuestión de dignidad” (Oriol Junqueras). Copia exacta de lo que en los años 20 dejo escrito otro nacionalista célebre Adolfo Hitler : “La Austría Germana debe volver al acervo común de la patria alemana, y no por razón alguna de índole económica. No, de ningún modo, pues, aun en el caso de que esa unión considerada económicamente fuese indiferente o resultase incluso perjudicial, debería llevarse a cabo, a pesar de todo”

      • No ha entendido usted nada. Lo que son lo mismo en la anexión de Austria y en la secesión de Cataluña son las razones y los motivos que llevan a ello: el nacionalismo, la Arcadia feliz

        • Tanto su comentario como su replica. Comienzan por un sospechoso “no entiende ustwd nada…” espero que cuando se lo haga mirar . Su terapeuta sea capaz de entenderlo

      • No ha entendido usted nada. Lo que son lo mismo en la anexión de Austria y en la secesión de Cataluña son las razones y los motivos que llevan a ello: el nacionalismo, la Arcadia feliz

        • Del mismo modo que Vargas llosa ponía al nacionalismo como ejemplo de todos los males…. delante de miles de banderas españolas y ardorosos gritos de España, España, España,… en un discurso de vencer (que no de convencer), de la sacrosanta unidad de España… Y claro nos quieren hacer entender que lo de los españoles NO es nacionalismo… Haganselo mirar !!

    • Del mismo modo que Vargas Llosa ponía al nacionalismo como ejemplo de todos los males…. delante de miles de banderas españolas y ardorosos gritos de España, España, España,… en un discurso de vencer (que no de convencer), de la sacrosanta unidad de España… Y claro nos quieren hacer entender que lo de los españoles NO es nacionalismo… Haganselo mirar !!

      • Lo de España no es nacionalismo, o ya no se acuerda cuando nos llaman Estado Español; en todo caso sería “Estatismo”. Yo personalmente me conformo con tener Estado, uno por ejemplo que respete principios como el de Legalidad, la Nación se la dejo para ustedes, con su pan se la coman. Hagan una buena limpieza étnica, se cargan a los que no piensen igual que ustedes y ya tienen su Nación Catalana

        • Increible pero verdad, aqui tenemos a un canovista confeso con 140 años de retraso
          “” español es quien no puede ser otra cosa”” . Que hedor a naftalina

  14. Marsè, hombre admirable, dice con gracia lo que el Sr. Navarro, no menos admirable, dice con docta seriedad en este mismo medio (Los problemas y errores del independentismo catalàn). Lo asombroso es que todavía haya quien se deje embaucar por el tremolar de banderas que la oligarquía cleptócrata, española, catalana, es igual, utiliza para cambiar el tema de conversación.

  15. Gracias Ignacio por tu artículo. Además de compartir en líneas generales tu visión (y tu afecto por el gran Marsé), me parece fantástico que te tomes el tiempo para responder a los que aquí comentan. Un saludo (transitoriamente) desde Argentina.

  16. Mister Orozco, en cuanto al artículo 2 toca de oído como el del violín de Gila. Ninguna Constitución de la UE recoge el derecho de autodeterminación. Sería apostar a la ruleta rusa. Por cierto, estaría divertido que Bélgica -cuyo Presidente quiere mediar a racas y a toda costa-, aprovechando que el Pisuerga pasa por por donde ya sabe, aprovechara para reformar su texto constitucional y estableciera ese derecho democrático de las masas.

  17. Gracias, Sr. González Orozco por escribir lo que tantos pensamos. Y puestos a hablar de escritores, me quedo con don Antonio Machado, que en Abril de 1937 escribía:
    “Y surgió la República actual, la más gloriosa de las tres… surgió la Tercera República Española con el triunfo en las urnas del Frente Popular. Volvían los mismos hombres de 1931, obedientes al pueblo, cuya voluntad legítimamente representaban; y otra vez traían un mandato del pueblo, que no era precisamente la revolución social, pero sí el deber ineludible de no retroceder ante ningún esfuerzo, ante ningún sacrificio, si la reacción vencida intentaba nuevas y desesperadas traiciones. Y surgió la rebelión de los militares, la traición madura y definitiva que se había gestado durante años enteros. Fue uno de los hechos más cobardes que registra nuestra historia. Los militares rebeldes volvieron contra el pueblo todas las armas que el pueblo había puesto en sus manos para defender a la nación, como no tenían brazos voluntarios para empuñarlas, los compraron al hambre africana, pagaron con oro, que tampoco era suyo, todo un ejército de mercenarios, y como esto no era todavía bastante para triunfar ante un pueblo casi inerme, pero heroico y abnegado, abrieron nuestros puertos y nuestras fronteras a los anhelos imperialistas de dos grandes potencias europeas. ¿A qué seguir?… Vendieron a España. Pero la fortaleza de la Tercera República sigue en pie. Hoy la defiende el pueblo contra los traidores de dentro y los invasores de fuera, porque la República, que empezó siendo una noble experiencia española, es hoy España misma. Y es el nombre de España, sin adjetivos, el que debemos destacar en este 14 de abril de 1937”.
    La Constitución de 1931 jamás fue derogada legalmente. Si se hubiera respetado en la tramposa Transición y se hubiera puesto al día, con el espíritu de aquellos “…hombres de 1931, obedientes al pueblo, cuya voluntad legítimamente representaban; y otra vez traían un mandato del pueblo, que no era precisamente la revolución social, pero sí el deber ineludible de no retroceder ante ningún esfuerzo, ante ningún sacrificio, si la reacción vencida intentaba nuevas y desesperadas traiciones”… no tendríamos que enfrentarnos ahora a tantos problemas tapados, agravados e irresueltos por los herederos del franquismo y sus socios los ex-socialistas, ahora monárquicos.
    Don Antonio Machado lo profetizó: Tercera República Española. República de Trabajadores, como reza en su Título preliminar, la vigente Constitución de 1931.

  18. Nada pues entonces la Constitución del 78 es una mierda y estos 40 años de convivencia y prosperidad otro engaño,y Marsé que vivió el Franquismo y fue crítico con él,un viejo chocho aburguesado y pseudofascista!!!
    Y se queda tan ancho!! Con dos cojones!!!
    ( Perdón por la expresión pero en Andalucia ,si ya sabe esa comunidad en la vivimos a costa de Cataluña,seguro q alguna vez alguien le habrá contado un chiste de lo trabajadores q somos,esa expresión no es ofensiva sino de increible asombro )
    Si está Constitución es tan mala como que para esa maravillosa República Catalana en su Estatut se han copiado artículos literales sobre la indivisibilidad del territorio?? No pensaran cuando se independicen prohibir q el valle de Arán haga lo mismo q ustedes ??
    A mi Rajoy me parece un incompetente y es verdad que nuestra clase política deja mucho que desear,como este artículo!!, pese a que este maravillosamente redactado me parece escrito desde el más sincero desprecio al resto de “españolitos fachas” que hasta q se declare la independencia ( estoy seguro q al final se hará) somos conciudadanos.
    pero de verdad alguien cree que los poltiicos catalanes son mejores?? A Rufián lo han dejado en ridículo cada vez que ha salido de Cataluña, en un debate hasta mi sobrina de 6 años quedaría mejor que el,Junqueras ha mentido en repetidas ocasiones a la ciudadanía de manera descarada, A.Gabriel la dejaron sin recursos la semana pasada en la sexta q se le podrá tachar de muchas cosas pero no es una cadena mu facha q digamos ( o lo mismo si ,el término facha últimamente no lo tengo mu claro)
    Con respecto a las cargas policiales me pareció una torpeza completamente deplorable por parte de este gobierno ( q no da para mucho más) un sinsentido ,ahora ” el tono y la conducta” tomando sus palabras de los asistentes a las manifestaciones, pues hombre ir con tu hijo de 5 años a las 22h de la noche a llamar hijo de puta a unos policías no me pareció un tono muy correcto,llámame usted ” quisquilloso” si quiere.
    A mi me parece horrible todo nacionalismo el de su artículo,el español,el vasco,el gallego,el de los comuneros de Castilla y cualquiera. Por muy de izquierdas que se crean,esa manera de pensar es decimonónica,retrógrada y completamente desfasada!!! Si estuviera en mi mano montaba un referéndum en Cataluña mñna mismo, y oye a vivir cada uno como quiera en su país! pero yo m hago unas pregunta no se debería pedir cuentas a un gobierno que solo ha aprobado 18 leyes en un año?? Que ha recortado más de un 31% en Sanidad?? Se prevee que no habrá camas en los hospitales catalanes para la próxima epidemia de gripe, Que sus dirigentes hablan abiertamente de hacer un corralito en cuanto sean independientes?? Que han permitido que se vayan 540 empresas de tu país ( entre 1000-2000 Mill para tus arcas según donde lo leas?? Esto no interesa en Cataluña?? De verdad??? Sinceramente esto me parece una locura!!! Porque si alguien se cree la propaganda, de que con la República Cat. va a vivir mejor q dentro de esta nación de naciones llamada España se equivoca! Dentro de unos años 10-15 seguramente,pero ahora mismo sin apoyos internacionales,con las pensiones a cargo del estado español y con España con derecho a veto en la Unión Europea siento decir q…no.
    Marsé un buen escritor sin exageración pero bueno que puede pensar como quiera ya que el si lucho por unas libertades y unos derechos que no habían en la Cataluña de entonces,cosa que hoy ahí hasta en esa pobre República oprimida por un estado dictatorial torpe,caducó y corrupto existe.
    Está Constitución será mejorable pero recordarle que en países tan modernos y liberales como Francia y Alemania no se permiten por ley partidos independentistas mientras en esta castaña de país no solo es legal sino que se le aplaude cada vez que van al Congreso.
    Un saludo y perdón que me haya desviado un poco del tema de su artículo,que personalmente me parece una crítica gratuita al señor Marsé

    • El problema no es la bondad o maldad de la Constitución del 78. El problema es que no se cumple, que es un papel mojado (máxime desde la reforma del art. 135), que supuso un auténtico engaño para los demócratas y víctimas del franquismo (eso que yo, como Marsé, también sufrí) porque se nos hizo creer que era un punto de partida para la Democracia, cuando era el de llegada, el máximo que conseguiríamos.
      Llegaron la impunidad para los crímenes fascistas, la amnesia, además de la amnistía, para los criminales, el olvido de sus Víctimas, los privilegios para los herederos del régimen y sus nuevos socios del P$o€, las leyes antisociales y antidemocráticas, las trampas electorales que, por ejemplo, impiden votar a la inmensa mayoría de emigrantes (auténticos exiliados económicos), la corrupción galopante en los paridos del régimen…
      Llegó el ataque del PP (fabricante interesado de independentistas) y sus jueces al Estatut de 2006, por puro interés electoral… y en sus consecuencias estamos.
      Sí. Los políticos nacionalistas catalanes también son muy malos. Pero no estarían donde están sin la inestimable ayuda del PP-C’s-P$o€ y de los biempensantes que les apoyan.

  19. Gran artículo. Estoy de acuerdo en que el país ha atravesado una crisis económica y en paralelo una crisis moral, muy dura; ver el desfalco de la banca al Estado con total inmunidad, es desolador. La respuesta de la izquierda ante esa situación no ha estado a la altura, de la vieja por supuesto, ni tampoco de la nueva (obsesionada con el sorpaso y no con abrir un nuevo momento político) y que Rajoy siga siendo nuestro Presidente es un drama para nuestra democracia. Lamento que sólo Cataluña sea el termostato de esta crisis política y que Madrid (que también lo es), se vea diluida por un sistema electoral que hace que los votos valgan una cuarta parte, dependiendo de según que provincia. Sin embargo, la respuesta del independentismo no me parece que sea la más inteligente. Es más, han dinamitado en su carrera a la independencia todos los puentes (el mismo Juan Marsé, Joan Manuel Serrat…), cada uno de ellos con muchos matices y que la estrategia de polarización ha hecho saltar por los aires. Han dibujado una carrera hacia la independencia como si fuera un camino de rosas, lo cual es un argumento falaz y lo estamos sufriendo. Paradojas de la vida, resulta que ese movimiento le está dando a Rajoy una fuerza que no tenía ni entre sus correligionarios. Siempre he identificado Cataluña con la vanguardia social y cultural de nuestro país (Manuel Vázquez Montalbán, Vincens Navarro…), pero sinceramente no veo que los que dirigen Cataluña estén poniendo encima de la mesa algún tipo de reflexión, más allá de su hoja de ruta. Por cierto, yo también he recibido palos en Atocha de la Policía por manifestarme pacíficamente. No sólo pasa en Cataluña.

  20. ¿Por qué -me pregunto- en este momento de mutuo odio, pasión exaltada, rencores, fractura irreconciliable entre Cataluña y España, nadie presenta la noble actitud del mejor poeta moderno catalán, Salvador Espriu?
    Que sus palabras traigan un poco de paz a una situación que no corresponde al seny catalán ni al buen talante español:
    A vegades és necessari i forçós
    que un home mori per un poble,
    però mai no ha de morir tot un poble
    per un home sol:
    recorda sempre això, Sepharad.
    Fes que siguin segurs els ponts del diàleg
    i mira de comprendre i estimar
    les raons i les parles diverses dels teus fills.
    Que la pluja caigui a poc a poc en els sembrats
    i l’aire passi com una estesa mà
    suau i molt benigna damunt els amples camps.
    Que Sepharad visqui eternament
    en l’ordre i en la pau, en el treball,
    en la difícil i merescuda
    llibertat.
    La pell de brau (La piel de toro) (1960)

    A veces es necesario y forzoso
    que un hombre muera por un pueblo,
    pero jamás ha de morir todo un pueblo
    por un hombre solo:
    recuerda siempre esto, Sepharad.
    Haz que sean seguros los puentes del diálogo
    y trata de comprender y de estimar
    las diversas razones y hablas de tus hijos.

    Que la lluvia caiga poco a poco en los sembrados
    y el aire pase como una mano extendida,
    suave y muy benigna sobre los anchos campos.

    Que Sepharad viva eternamente
    en el orden y en la paz, en el trabajo,
    en la difícil y merecida
    libertad.

  21. Es muy difícil abrazar la libertad revolucionaria de romper amarras, tras tantos años “navegando” sin haberlas soltado. a pesar de que los timoneles nos vayan engañando al estilo de quienes, desde el puente, nos siguen haciendo señas de que ellos sí saben “dónde nos conviene ir”, … callando, asintiendo.
    Necesitamos opiniones que “desentonen”. Gracia

  22. Criticar a un sistema democrático por la podredumbre de un partido político y alabar la “rebelión” (golpe de estado) liderada por el partido más corrupto de Europa es, cuanto menos, una ingenuidad.
    Y animar a incumplir las leyes que no nos gustan, no se como llamarlo.
    Pero comparar el autobús racista con la conculcación de las leyes, el incumplimiento de las sentencias, pasarse por el forro la oposición y los controles democráticos y hacer leyes según me convenga contra la mayoría de la población y aceptar referéndums donde se puede votar 4 veces, y los resultados salen de una chistera, dándole supremacía democrática es de traca.

  23. Aunque no comparto el contenido del artículo, hay que alabar el tono de crítica razonada y respetuosa (dos virtudes que echó a faltar en estos días) con que el autor lo ha planteado.
    El problema, creo yo, es que la legitimidad, e incluso la NECESIDAD que las contestación social tiene (en un contexto de desprecio creciente a la ciudadanía, saqueo de “lo público” y escandalosa impunidad de muchos corruptos) se ha visto capitalizada en Cataluña por el nacionalismo. Y por muchas vueltas que le demos a esto, no hay más que admitir que la cabra (nacionalista) tira, efectivamente, al monte. Aconsejo al autor la lectura de un libro revelador, escrito en los años 30 del pasado siglo por un judio aleomán, Rudolf Rocker, uno de los más lúcidos pensadores libertarios: Nacionalismo y Cultura (está disponible en pdf por esas redes). Debería ser también de lectura obligada para todos esos que se consideran ácratas (una parte de la CUP y dos sindicatos que comparten la misma bandera rojinegra con diferentes siglas) y que son tontos útiles de quien tiene como principal propósito “construir estructuras de Estado” y crear nuevas fronteras.

  24. Magnífico artículo pero con un error importante. Donde dice: “En Cataluña, parece ser que una parte mayoritaria de esas personas creen necesaria la secesión…”, debería decir que una parte mayoritaria de esas personas cree necesario el derecho a decidir el SI, el No o la abstención, a la secesión

  25. No opinaré sobre el articulo que me agrada, y el de Marsé también.
    La Constitución del 78 fue el paso necesario para maquillar el franquismo existente y darle la forma de una democracia occidental al uso. Fue un compromiso de parte de la izquierda para ceder ante los vencedores de la guerra y dar un paso hacia adelante. La gente la aprobó porque era la luz que nos sacaba del túnel de la historia. Pero todo estaba atado y bien atado. El caudillo nombró a su sucesor, el Rey. El reformista Suarez, falangista del régimen. Felipe Gonzalez y su séquito volvían para representar a la España nueva, progre y moderna. Señores el timo de la Estampita. La transición dura ya otros 40 años. Si, España es posible si hablamos de libertad para buscarla y para encontrarla. El nacionalismo siempre será reaccionario. Soy Internacionalista, pero acaso estos nacionalismos republicanos no plantean otra transición? Acaso este nacionalismo táctico no esconde una fusión de Estados o Naciones para converger en la Nueva y tan deseada desde siglos España?. Piensenló. Aterra a los neofascistas esa idea de la España libre, culta y fruto del deseo de converger de los pueblos de Iberia.

    • Pienso como Vd. Confederación de Repúblicas Ibéricas, YA..!!!
      El PP ha agravado los problemas que hubiera resuelto la República, si no hubiera sido aplastada a sangre y fuego por el fascismo internacional. Ahora, en su política de “más leña al fuego”, utiliza la Audiencia Nacional como si fuera el Tribunal de Orden Público franquista. No podemos permitírselo, ni permitir una nueva involución amparándose en la siempre incumplida, ya papel mojado, Constitución del 78.

  26. No discuto muchas de sus reflexiones,pero si el tono autosuficiente de los q se creen en posesion de la verdad universal.Verdades hay mas de una y entre ellas el hecho de q las banderas abrigan poco

  27. Me ha alegrado leer todos los comentarios y casi todos me han gustado cuando el respeto y el sentido común se hacen presentes. Yo no veo gran diferencia entre Rajoy y los suyos con Puigdemont y los de el, todos representan la corrupción y la insensatez. El ejemplo de Quebec debiera haber sido motivo de debate y la postura del entonces gobierno canadiense con sus propuestas de Claridad más divulgado por la prensa. Yo abogados por un referéndum con el 90% de participación, pero con respeto a las mayorías territoriales, es decir que si Barcelona, el Valle de Aran o Lleida votaran mayoría dependientas quedarían integradas en España. Así mismo, si la mayoría obtenida por el independentismo fuera menor de un número pactado, la independencia debiera ser negociada.
    Condicionar los resultados y circunstancias del referéndum catalán como justificación para la independencia demuestra muy poca decencia democrática o falta enorme de neuronas.
    Espero que la crisis se resuelva sin violencia.

  28. Esto pasa por creer que los santones de cualquier especialidad pueden trasponer sus conocimientos a otras materias que tienen sus especialistas. Que Marsé opine de política es tan burdo y grosero como que Santa Teresa de Avila opine de sexualidad taoísta. Un fracaso, vamos y a pesar de su vasta ironía. El diría “una mierda”.

  29. Sr Orozco, su articulo destila testosterona y algo de impunidad, quiere hacernos mirar el dedo que señala la luna.
    Lo de que el basta ya es sobretodo en Cataluña es voluntarismo solamente, como la opinion mayoritaria tambien y el requisito ineludible ( Ineludible la muerte lo demas ya veremos).
    La union esa tan jaleada de los individuos de Convergencia (aunque la mona se vista de seda mona se queda) que dan lecciones de corrupcion, clientelismos y otros ect por antiguedad y categoria (ud los conoce a casi todos) a todo dios y la alegre muchachada de la Cup, con dos gramos de cultura politica, tipo tampax fina,segura, estrecha y que no se note, aunque se les reconoce que hay que ser realistas y pedir lo imposible, tiene una dificil justificacion sea cual sea el motivo de la misma.
    Los maderos siempre han sido y seran lo mismo y los que los utilizan tambien, eso ya lo sabemos, pero intentar colarnos que los manifestantes eran ghandis redivivos es un poco fuerte.
    Por ultimo confiar en la prensa francesa , cualquier prensa , no importa, es como poco aventurado, le supongo conocedor del dicho ” la libertad de prensa es la libertad de elegir el periodico que mejor te engañe”.
    En fin estoy bastante seguro de estar de acuerdo con Marse en lo que ha dicho ahora y tambien en lo que dira en el futuro.
    Un saludo

  30. Enhorabuena por el artículo: ponderado, argumentado, realista… Pero me temo que poco útil.
    Juan Marsé es un nacionalista español con una especial inquina hacia la burguesía catalana que, últimamente, ha extendido a la mayoría soberanista de la sociedad catalana. Por tanto, Marsé no está interesado en la realidad más que cuando le confirma que sus fobias están justificadas. Y, si hay que saltarse la ley para ir contra el independentismo, se salta: es lo que piensa cualquier nacionalista español; es decir, la mayoría de la población española, desgraciadamente.

  31. Señor Orozco, comparto casi todo lo que dice. Me permita una reflexión, leyendo también de Serrat y Sabina: es increíble como en mi país, Italia, como aquí, donde vivo, se utilice ese argumento: el nacionalismo como causa de guerras, olvidándose siempre que ese nacionalismo era delo grandes estados: el italiano, el alemana, el español. En la primera y en Segunda Guerra Mundial…y más y más conflictos…a parte de dictaturas. El indipendentismo catalan hasta ahora ha producido lío, confusión y ha conseguido desprecio nacional-internacional, porrazos y cárcel. Sois contro el nacionalismo, de verdad? A eso liberales falsos de ciudadanos e del PP, a los socialistas del PSOE hago una propuesta: Meno estados, más europa. Menos fronteras, más ciudadanía…eso si, también con los immigrantes y los refugiados. Empezamos también con cerrar el estado español. Y el mío, claro. Hacemos una nueva y democrática europa, no la de ahora: un club de estados grandes que tienen miedo de todo. Así que se verá donde está el verdadero nacionalismo. En fin: es uno escándalo pasar de una Constitución de la transición y de olvido, echa bajo la amenaza de los golpistas a una constitución del siglo 21, y puede que republicana…puede, lo dirán los españoles, si ñe dejan. Esta, como dice usted fuera del coro del conformismo mediático, no es solo la cuestión catalana, es más: es la cuestión española. Y gusten o no, el tema lo han sacado los indipendentista catalanes.

  32. Empiezas criticando la corruptocracia que rige actualmente nuestro país. Estoy de acuerdo, pero eso no legitima el asalto a la ley, porque la corrupción no se apoya en la ley, sino que la conculca. Otra cosa es que el ejercicio del poder por los corruptos haga muy difícil perseguirla.
    Es como si el 3% catalán legitimara pasarse por el forro la legalidad catalana.
    Después entras a quejarte de la Constitución, poniendo ejemplos de artículos que no compartes. a mí tampoco me gustan muchas cosas. Pero conviene aclarar una cosilla. No fue Franco bajando del Sinaí con la Constitución en la mano a entregársela a Suárez. Es necesario aclarar que se votaron unas cortes constituyentes mediante elecciones con sufragio universal. Que esas cortes redactaron y aprobaron por mayoría abrumadora la Constitución. Que luego fue sometida a referéndum y aprobada por gran mayoría por el pueblo español (en Catalunya cerca del 90%). Quizá si contárais ese pequeño detalle no se vería como la queréis hacer ver. Incluso tiene sus mecanismos de reforma.
    En cuanto a la referencia al artículo que declara «la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles», que acusas de franquista, me lleva a pensar que las Constituciones francesa, alemana, estadounidense… también debieron ser redactadas por Franco, pues contienen artículos casi idénticos.
    Finalmente, no es cierto que el cambio en Catalunya esté siendo democrático. El 6 y 7 de septiembre, un Parlament, que pertenece al Estado español, con una mayoría inferior a la que aprobó su Estatut, que representa a menos del al 50% de los catalanes, muy inferior a la que aprobó la Constitución, y eliminando derechos de la oposición, aprobó la derogación de la norma suprema, precisamente la que legitima su existencia. Si te parece comparable en procedimiento democrático que he comentado y que dio origen a nuestra Constitución…
    Si ni siquiera abren el Parlament para evitar el diálogo en su propia sede, ¿de qué están hablando?

    • Perdone. La Constitución del 78 era un trampantojo considerable. La disyuntiva era “Esto o seguir igual”. ¡Claro que los catalanes la aceptamos el 90%! Más que nadie, señal de que teníamos más ganas que nadie de salir de aquel pozo. Pero esto ya no es aquello. Lo que era un principio ha pasado a ser un punto de llegada, inmóvil y pétreo. Por cierto: los 6 y 7 de Septiembre se aplicó el procedimiento de urgencia con lectura simple. Exactamente el mismo que existe en el Congreso y en el Parlamento de varias CCAA. ¿Cuál es el abuso? Lo que si fue un escándalo fue el filibusterismo de C’s y PP, que ejercieron con aplicación y macarrismo. Pero no se atropellaróian tanto sus derechos cuando la Mesa y los portavoces salvaron por consenso todos los incidentes presentados. Si no, las leyes en discusión no hubieran salido adelante. ¿Ha probado a diversificar sus fuentes de información? No hay de qué.

  33. un artículo 2 impuesto por el gobierno a los padres constitucionalistas bajo prescripción coactiva de las Fuerzas Armadas. Allí puede leerse: «la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles». Un texto escrito no a punta de pluma, sino de sable, y al que podría haberse añadido la frase: «e inevitable por la gracia de Dios y los cojones del generalato»..
    Quizas el autor piensa que si hiciesemos una constitución en estos momento el articulo 2 desapareceria? Acaso alguna constitución en el mundo no habla de la unidad del estado?
    Me sigue sorprendiendo que haya gente inteligente, como se asume al escritor, que defiendan un procesos supremacista, populista y facista (Paralamento Catalan videt).

  34. Lo que el autor del artículo olvida mencionar es que el movimiento catalán de independencia está liderado y guiado (y manipulado) por la más rancia pequeña burguesía conservadora, provinciana, nacionalista de Cataluña. Es esa burguesía corrupta, y no unos ilusionados progresistas de izquierda, los que están peleándose por salirse de España.
    Y yo, qué quieres que te diga, estoy siempre contra movimientos nacionalistas liderados por la burguesía. O sea, se puede ser progresista de izquierdas y estar en contra de Puigdemont, Junqueras, Òmnium y toda esa banda de manipuladores de derechas

    • No vives en Cataluña, ¿verdad? La burguesía no lidera nada. Es la gente catalana que les exige a los que están poniendo la cara que cumplan. Este proceso se haría sin ellos, o con cualquier otro “líder”. Eso es lo diferente e interesante de este movimiento multiclasista, multigeneracional, multipartidista.

      • Quién ha mantenido económicamente a la ANC y OC, con ayudas y subvenciones hasta que les interesó, en su discurso independentista que la corrupta derecha catalana. Sin hablar de las televisiones públicas catalanas y su maniqueísmo.

        • Dios, qué pesaícos. Todos decís lo mismo. Cuanto más lejos, más enteradillos. Luego resulta que los adoctrinados somos nosotros. Recomiendo diversificación de fuentes informativas. El saber no ocupa lugar y la “boca de ganso” informa poco y mal. De nada.

    • Pasionaria, eso era en tiempos de La Liga. Ese argumento está ya muy apolillado. En Catalunya no hay dos millones y medio (mín.) de pequeños burgueses. Ni los ha habido nunca.

  35. La de literatura que genera la cosa catalana. Parece un plagio inmenso, todo el mundo repitiendo las mismas soflamas, con diferentes palabras.
    Que empecinamiento en la culminación de ese sueño nacionalista que se ha convertido, repetido hasta la saciedad en pesadilla demencial.
    Claro que Marsé tiene su razón y ni vd. ni nadie se la puede quitar, eso es lo que le duele al nacionalismo, su ansia de exclusión.
    Que podría llegar a ser hasta física.
    No nos engañe que somos mayorcitos, con demagogia o palabrería ya tan manidas que ofenden
    hasta al intelecto más perezoso.
    Un saludo y descansen por su bien de elucubrar desvaríos y alucinaciones.

  36. La ANC tiene 80.000 Socios y 40.000 simpatizante de pleno derecho que pagan cuota, también contribuyen unos y otro a cajas de resistencia.
    Aunque ya sabemos que a podemos los subvenciona Venezuela .. y erre que erre

  37. «El político piensa en la próxima elección; el estadista, en la próxima generación.» Otto von Bismarck.
    Estimado Sr. González,
    Agradezco su carta abierta que me ha permitido conocer y contrastar su opinión con la de Juan Marsé.
    No soy un experto en la transición y seguro que hubo fallos pero a mí me ha permitido crecer en libertad y recibir formación académica en la primera generación de una familia apegada a los campos o al pequeño comercio.
    Agradecería que su inteligencia y análisis lo utilizara para proyectarla a los siguiente 40 años y preveer un futuro que podría quizá ser la independencia de Cataluña. Seguida de inmediato de la del País Vasco, quizá Galicia, Canarias o un nuevo cantón de Cartagena.
    Una especie de reinos de taifas, tomando lo positivo de tener poca población para administrarse de una forma óptima y miembros de la UE y la OTAN para estar protegidos y continuar competitivos dentro de la globalización.
    Ahora esto extrapolado a Europa: Escocia, Valonia, Baviera… cada minoría cultural exigiendo lo mismo.
    No comparto su optimismo. Pienso que la unión hace la fuerza y que lo legítimo de eliminar la corrupción, cambiar la Constitución o incluso declarar la independencia ha de hacerse dentro de la legalidad y convenciendo, no imponiendo.
    Cierto que el gobierno central no ha ofrecido diálogo pero eso no ha de servir de justificación a eliminar el marco legal, ignorar y anular a la oposición y utilizar un referéndum sin garantías como mandato para impulsar los propios intereses políticos.
    Como español, amigo de catalanes, siento mucho la situación actual y espero que interlocutores como Ada Colau o Miquel Iceta puedan sustituir a los actuales, en aras a una solución pacífica.
    Los hombres existen antes de las fronteras, no al revés.
    Saludos

  38. Vaya, qué alegría, un foro más o menos respetuoso con las opiniones de los demás. Un abrazo para todos, sólo por eso. A mí me gusta Marsé (como autor), y también cuando leo las entrevistas(pocas) que nos ofrece. Me atrae su pesimismo realista, aunque no lo comparta. Pero estoy de acuerdo con el artículo. Y creo que sí, que Marsé se ha hecho mayor… Como Quim Monzó, por ejemplo, que sólo hacen que rondinar. Mi padre también rondina, más que nadie, pero al menos se ha vuelto independentista, cuando a lo máximo a que aspiraba políticamente era (y es) que metan en la cárcel a Felipe González. Y para acabar, creo que esto ya no va de patrias ni mierdas de esas, sino de que el imperio español se está acabando de desmembrar, y… Ya era hora, por cierto.

  39. dinosaurios… ya ni saben de lo qué hablan… yo también he leído a Marsé… pero, políticamente hablando, desde la perspectiva del siglo XXI, es un un ignorante y vive en la inópia.

  40. Nada nuevo en su artículo que no sepamos todos y mucho menos Marse. Tengo la impresión que usted esquiva o equivoca el artículo de nuestro admirado escritor, y como se suele decir acerca el ascua a su sardina. Marse no habla de ca.brones sino de cabras que se han echado al monte de la Independencia con una infinidad de pretextos que padecemos todos los que vivimos en España. Parecen los catalanes los únicos que sufren y padecen y que el resto de los españoles no lloran, ni sangran.. los independentistas en vez de echar una mano a cambiar el pais echan una mano al cuello a los que no opinan como ellos

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*