“EUFÒRIA”: TEATROTERAPIA PARA SALIR DE LA CRISIS

Un enérgico entrenador de “pensamiento positivo” (Xavo Giménez) le propone esta catarsis a un deprimido ex bancario (Pau Blanco) para ayudarlo a toma

 

 

Flor Ragucci

“¡Para vivir esto es una bomba!¡Me compro el ático que es una bomba!” Al ritmo de la popular canción de King África, la compañía valenciana L’Horta Teatre revive la euforia de los años del boom inmobiliario en una teatral terapia al estilo coaching que, hasta el 16 de diciembre, podemos ver en el Tantarantana.

 

Un enérgico entrenador de “pensamiento positivo” (Xavo Giménez) le propone esta catarsis a un deprimido ex bancario (Pau Blanco) para ayudarlo a tomar conciencia del proceso que lo llevó a su penoso presente, abandonado por su mujer y por el Estado (el protagonista es uno de los miles de parados de larga duración a quienes ya se les han agotado todas las prestaciones).

 

Eufòria es una obra de autoayuda colectiva, en la que los actores, en continua interacción con el público, intentan salvar a los espectadores de aquello que  los artistas valencianos denominan “una enfermedad macroeconómica con metástasis social acelerada por los medios de comunicación”, y que todos conocemos como crisis.

 

Dirigido por Roberto García, el espectáculo se desarrolla en un espacio despojado, un poco a la manera de las puestas en escena austeras del Personal Coaching, en donde el poder curativo de la palabra y la presencia del orador son el centro de la representación. El montaje recurre, eso sí, al aporte de las nuevas tecnologías para complementar el excelente trabajo de los actores. Una tableta, por ejemplo, adquiere vida propia y se convierte en un ingenioso elemento dramático. El mundo virtual de la Wii se materializa también en escena cuando los protagonistas hacen uso de los “mandos mágicos” para transformarse en exploradores de la selva o sudorosos jugadores de tenis. En este sentido, el autor define a Eufòria como un espectáculo “multitarea”, tomando el término de moda que refleja el uso disperso que hacemos del ordenador y el Internet, en un continuo salto de una información a otra.

 

En el marco del ciclo de teatro valenciano que el Tantarantana programa hasta el 13 de enero, es todo un lujo poder hacer terapia “en contra del pensamiento negativo automático” de la mano de una compañía con más de 36 años de trayectoria e importantes premios en su haber. Si hemos pasado vertiginosamente de la euforia a la depresión, de la borrachera a la resaca, ahora somos capaces también de reírnos de todo, apretar reset desde la butaca y volver a empezar.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*