MUJERES: LA FUERZA DEL CAMBIO EN INDIA

Si bien hay muchos datos sobre la India que ya no nos sorprenden tanto -es el segundo país más poblado del mundo (1.200 millones de habitantes), la cuarta mayor economíaalt

 

 

Texto: Fkor Ragucci Foto: Francesc Sans

Atención: un camión indio ha desembarcado en el Puerto Viejo de Barcelona. Se queda hasta el domingo y nos invita a subir. Lo conduce la Fundación Vicente Ferrer y lo que transporta es una exposición fotográfica sobre siete mujeres que, en uno de los estados más pobres de la India, han emprendido proyectos vitales y profesionales para salir de la exclusión social.

 

alt

 

Un testimonio de superación en un contexto de doble discriminación: la de pertenecer a un grupo social sin un lugar propio dentro de la sociedad india, como es el del mundo rural, y la de ser mujer, con todos los problemas que esto conlleva en un país en el que las mujeres no son dueñas de su propio destino.

 

Si bien hay muchos datos sobre la India que ya no nos sorprenden tanto -es el segundo país más poblado del mundo (1.200 millones de habitantes), la cuarta mayor economía mundial, el séptimo país más extenso y la cuna de importantes religiones-existe uno que posiblemente desconocemos: la India se está quedando, literalmente, sin mujeres. La principal causa es el aborto selectivo que las familias practican cuando se enteran de que el bebé que está por nacer es una niña. La cultura profundamente patriarcal de este país y, sobre todo, de las zonas rurales, determina que las mujeres cuando se casan tienen que pagar a la familia del novio una dote, lo cual implica un duro golpe económico, muchas veces imposible de asumir. El nacimiento de un hijo varón resulta, pues, sinónimo de riqueza y alegría. El de una hija, en cambio, se recibe sin celebraciones, como una condena.

 

altLa muestra fotográfica que recorre España durante el mes de junio desgrana el programa de desarrollo integral de la Fundación en Andhra Pradesh, segundo estado de la India en casos de violencia de género. Montse Ortiz, especialista de género dentro de la Fundación, explica que el programa actúa de forma transversal: “nos ocupamos de áreas como educación, vivienda, sanidad, ecología y personas con discapacidad y en cada una de ellas trabajamos, a la vez, la situación de la mujer”. Montse destaca la importancia de que las mujeres vayan ganando autonomía personal y financiera para reforzar su autoestima dentro de un sistema que las excluye. En este sentido, la Fundación lleva a cabo una iniciativa muy interesante, los Shengan, grupos donde las mujeres se encuentran para identificar sus problemas y compartir sus intereses. “Allí ellas fortalecen su autoestima porque, por fin, pueden salir del espacio privado en el que viven relegadas para expresarse y reivindicarse en público” añade la especialista.

 

Siete mujeres son las que ilustran el proceso de empoderamiento que, con apoyo de la Fundación, se está desarrollando en la India rural. Yellamma es una de ellas. Su marido la devolvió a su familia a los tres años de casarse por no poder trabajar debido a una discapacidad. Sufre movilidad reducida y ha tenido que recluirse en casa por culpa del estigma social. Hoy, sin embargo, Yellamma trabaja desde el hogar elaborando productos de yute para los talleres artesanales de la Fundación Vicente Ferrer. Gracias a la posibilidad de un empleo remunerado, esta mujer vuelve a ocupar su posición social y a disfrutar del respeto de la comunidad y, lo que es más importante, de su propia estima.

 

Otro ejemplo es el de Likita, una niña que, con tan sólo nueve años, tiene claro que quiere ser ingeniera, y lo será. Sus padres, que no han tenido la opción de estudiar, están invirtiendo todos sus esfuerzos para que ella y su hermano de seis años puedan tener esa oportunidad. En India, donde se prioriza la educación de los niños, representa un gran éxito social que las niñas logren el acceso a la escuela y la universidad.

 

Su testimonio es uno de los siete cuyas imágenes y palabras podemos encontrar en el camión de colores aparcado hasta el domingo en el Port Vell  de Barcelona. Una oportunidad de acercarse a un país que muchos desconocemos: La India de las mujeres.

 

 

 

 

 

 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*