LA SALA MUNTANER NO LE TEME A LA CRISIS

altEl telón se abre con la compañía valenciana, Oscura teatre, que presenta “La indiferencia de los armadillos”, una pieza que adopta como punto de partida la definición de wikipedia acerca

 

 

 

Texo: Flor Ragucci Fotos: Francesc Sans

“Si el mundo se muere, el teatro está vivo” parecen decir los once espectáculos que la Sala Muntaner programa para esta temporada. Aunque parten de diferentes enfoques y estilos, la mayoría de las obras que veremos desde el 13 de septiembre se hace eco de una sociedad tambaleante.

 

alt

 

El telón se abre con la compañía valenciana, Oscura teatre, que presenta “La indiferencia de los armadillos”, una pieza que adopta como punto de partida la definición de wikipedia acerca de estos pequeños mamíferos acorazados de triste destino. Abel Zamora, su dramaturgo, cuenta que ha aplicado las características de estos animales a los cuatro personajes de la obra que “se cruzan y descruzan en medio de una ciudad inventada”. Tierra de nadie por donde circulan el sexo, el humo, el sudor y hasta el propio espectador, sumergido en la atmósfera incómoda de una puesta en escena esencialmente cinematográfica.

 

Si hablamos de crítica social y de teatro, obligado es mencionar a Henrik Ibsen. La compañía Les Antonietes lo sabe y acerca, pues, a la Muntaner la pluma irónica y profunda del autor noruego con una adaptación libre de “Un enemigo del pueblo”. Oriol Tarrasón, su dramaturgo y director, explica que “es imposible en estos momentos no incluir la política en el teatro y por eso hemos decidido trabajar con este texto tan vigente”. Texto que han renovado, principalmente, desde la puesta en escena, enfocada hacia la comunicación directa con el público. “Le hablamos mucho al espectador, así que si la gente no viene, la obra no la hacemos” bromea Tarrasón.

 

Una coproducción con el Teatre Lliure cerrará la temporada, “Nosaltres no ens matarem amb pistoles”, cuya creación es fruto de un ensayo abierto sobre Hedda Gabler en la sala de Gràcia. Se trata de una comedia que, en palabras de Víctor Sánchez Rodríguez, su autor y director: “mira con nostalgia esos tiempos de bienestar que nuestra generación ha conocido y que ahora se están desmoronando”.

 

Reír y bailar la realidad

 

Las demás propuestas de la Muntaner nos llevan al otro lado del espejo, ese que nos ridiculiza y nos pone del revés para relativizarlo todo, por fin. “Don Carlo trageDI (te lo adVERDÍ, Giuseppe)” es un espectáculo de humor en el que dos actores interactúan, a través de proyecciones, con grandes maestros del clown y la escena catalanas. “Poca gente sabe que en el estreno de la ópera Don Carlo de Verdi actuó Theodor Jonson Bahamon, conocido familiarmente como , un antepasado mío” advierte Carlo-Mô creador y protagonista de la obra. “Desde entonces siempre ha habido algún descendiente suyo en las representaciones de la ópera y nosotros traemos una recopilación de las anécdotas cómicas vividas por tantas generaciones de payasos”.

 

Otro humorista que pasará por la Muntaner y, sin duda, dejará huella es el irreverente Xavi Castillo, con su monólogo “Veriueu-ho!”. Tras la gran acogida que recibió por parte del público y la crítica el año pasado en la misma sala, el cómico valenciano repite la experiencia pero ahora desarrollando su “teatro de investigación”, con el que dará un repaso crítico y bufonesco a la actualidad (aquí que puede, porque en Valencia lo han vetado en todos los municipios donde gobierna el PP).

 

La danza se hará presente con la compañía de Maria Rovira, Transit dansa, que estrenará una pieza aún por definir. “Cuando regresemos de la gira que empezamos mañana por Sudamérica podré concentrarme en la creación de esta nueva obra” explicó la coreógrafa que, eso , adelantó que tienes planes de volver a los escenarios y que piensa seguir trabajando con la dramaturga Victoria Szpunberg (con quien ha colaborado para el montaje del exitoso espectáculo sobre Carmen Amaya“Ballant a la sorra”).

 

También desde el cristal del baile y la risa, observa la realidad la tarraconense Sala Trono, que nos invita a “Bildeberg club cabaret”, una reunión secreta donde las personas más poderosas del mundo resuelven el futuro de la humanidad a través de números musicales, humor, magia y streaptease.

 

Las producciones propias

 

El 2013 arrancará con “Cosmética de l’enemic”, una producción de la Muntaner (en colaboración con el CAER de Reus) basada en la novela de la famosa escritora belga Amelie Nothomb. Cuenta su directora, Magda Puyó, que se trata de “un thriller metafísico con grandes dosis de humor negro que nos habla del enemigo interior, de aquella parte de nosotros mismos que se nos escapa”. Un texto escabroso e irónico que será interpretado por dos grandes: Xavier Ripoll y Lluís Solé.

 

La segunda producción de la Muntaner llega en abril y nos acerca al mundo íntimo de celebridades como Marilyn Monroe o Henry Miller a través de sus cartas. “9 maletes” es una coproducción con el Festival Temporada Alta que protagonizan Mercè Sampietro y Eduard Iniesta, dirigidos por Joaquim Oristrell, quien confiesa estar encantado de aterrizar en el mundo del teatro “para poder trabajar con los actores, que es lo que más me gusta y en el cine nunca hay el tiempo suficiente”.

 

La Muntaner de nit

 

Cuando cada uno de estos nueve espectáculos baje el telón, el que quiera más show lo tendrá porque la Muntaner también pone en cartel dos obras en horario nocturno. El 20 de septiembre debuta el monologuista Miguel Ángel Marín con Katacrak, y que la crítica social no nos falte. Le seguirá Luis Pardo, El Psychomago, con un espectáculo concebido para un público reducido donde se mantiene la esencia del mentalismo de principios del siglo XX.

 

alt

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*