26 julio, 2021

Tony Higueruelo: «Rollyhoo es la plataforma streaming que recompensa tu tiempo»

Entrevista a Tony Higueruelo y Cristina Palomino, creadores de Rollyhoo, la productora que prepara su plataforma de streaming para democratizar el cine y las series
Cristina Palomino y Tony Higueruelo, responsables de ROLLYHOO. (A.M. Franquet)

La productora Rollyhoo quiere que el espectador gane por su experiencia, donde ahorrará tiempo a la vez que será recompensado por ver contenido.

Además, los creadores de contenido para cine tendrán la oportunidad en Rollyhoo de encontrar diversas fuentes de ingresos, así como un lugar donde poder exhibirlos.

Cuentan con profesionales experimentados en el sector audiovisual. Pero también quieren brindar oportunidades a nuevos talentos que busquen oportunidades para darse a conocer.

Democratizar el streaming y compartir los éxitos. Ése es el objetivo de Rollyhoo.

¿Qué es Rollyhoo?

Tony Higueruelo: “Rollyhoo es una productora audiovisual que utiliza las nuevas tecnologías para poder democratizar el sector del streaming compartiendo sus éxitos con todos los participantes.  Ofrecemos un formato diferente con contenido micro, es decir, micro películas y micro series, a través de una plataforma.

La plataforma se encuentra en fase de desarrollo y paralelamente tenemos abierta una ronda donde ofertamos activos digitales de la misma”.

Cristina Palomino: “Llevamos ya dos años de tracción, pero a raíz de la pandemia, tuvimos que reinventar nuestro modelo. Estamos trabajando en desarrollar una aplicación de streaming para que los amantes del cine y las series tengan contenidos de calidad y que a la vez no tengan que dedicarle mucho tiempo, es decir, que el espectador pueda ahorrar tiempo”.

¿Por qué ahorraremos tiempo?

Cristina Palomino: “Para esos momentos en los que no puedes dedicarle 90 minutos a una película, pero te apetece ver algo de calidad y con sentido. Aquí podrás ver obras en pequeñas dosis. Hablo de películas de entre 15 a 20 minutos o series de 7 minutos por capítulo”.

Tony Higueruelo: “Por otro lado, queremos ayudar a directores de cine y a productoras para que encuentren formas de monetización y minimizar los costes de producción a través de un contenido micro, sin sacrificar la calidad”.

¿Las productoras y creadores van a tener vuestro apoyo?

Cristina Palomino: “Hay cientos de empresas productoras que no encuentran oportunidades de financiación, pues realizar un proyecto es muy costoso y las vías para conseguirlo son escasas. En Rollyhoo van a tener una oportunidad. Nuestro formato permite reducir costes de producción, al reducir el tiempo de las historias que se cuentan. Eso, en definitiva, significa ahorrar dinero. En Rollyhoo encontrarán un lugar para producir sus pequeñas cápsulas, con una serie de beneficios que ninguna otra plataforma está ofreciendo”.

Tony Higueruelo: “Además de ayudar a la producción, Rollyhoo va a crear sus propios proyectos audiovisuales, creando contenido original para la plataforma. Valoraremos proyectos de otras productoras para coproducir con ellos y por supuesto, también buscamos a nuevos talentos”.

¿Y cómo son estos formatos micro?

Tony Higueruelo: “Las largas y numerosas temporadas se están convirtiendo en miniseries, demostrando que toda una historia se puede contar en 8 o 10 capítulos.  Por otro lado, la generación de nativos digitales buscan y consumen por otras vías contenido corto, porque no tienen tiempo y porque su capacidad de atención se ha reducido, dada la cantidad de impactos que reciben diariamente”.

Tony Higueruelo: “Queremos lanzar series de 4 a 9 minutos por capítulo y películas de 15 a 20 minutos. Coge el autobús, saca tu móvil, abre Rollyhoo y te dará tiempo a verlo antes de llegar a tu destino”.

Cristina Palomino: “Nuestra aplicación va orientada a los nuevos nativos digitales. Ellos consumen a través de plataformas y RRSS que no les exigen un largo compromiso porque valoran mucho el tiempo. En Rollyhoo encontrarán la misma calidad cinematográfica que puede ofrecerte Netflix, pero con un tipo de consumo más rápido, como puede ser el de You Tube”.

Cristina Palomino: “Queremos ofrecer historias que emocionen, en género de acción, terror, comedia… Que te aporte sensaciones y emoción, pero que no te obligue a dedicarle mucho tiempo. El nativo digital va acelerado. Salta de una plataforma a otra. Siempre busca contenido nuevo. Con nosotros, tendrá un contenido exclusivo, para disfrutarlo en menor tiempo y que además, le recompense por verlo”.

Cristina Palomino: “Para momentos entre clase y clase, mientras esperas a un amigo, en la playa o en el autobús, por ejemplo. Aprovechar esos pequeños momentos para entretenerte”.

Pero los directores no deben tener fácil adaptarse a estas historias cortas…

Tony Higueruelo: “Todo lo contrario. Un guion nace de una idea que puede ser una frase o una noticia que has visto. El trabajo es estirar el chicle para que dure 12 capítulos por ejemplo.

Lo cierto es que es algo muy atractivo para el sector audiovisual poder trabajar con nuevos formatos. Y más atractivo es aún poder encontrar un lugar donde poder monetizarlo, ya que en plataformas como You Tube estos profesionales no tienen cabida”.

MONETIZAR CON ROLLYHOO

¿Cómo podrá monetizar un usuario su experiencia en Rollyhoo?

Cristina Palomino: “La monetización es muy sencilla para nuestros usuarios. Todos los usuarios que vean el contenido, recibirán recompensas. El tiempo es el activo más importante que tenemos las personas y eso, las nuevas generaciones lo saben muy bien. Cada vez que disfruten una película o una serie, nosotros les premiamos”.

¿Cómo recibirán esos premios?

Tony Higueruelo: “Utilizamos la tecnología Blockchain implementándola  al sector audiovisual, ofreciendo la posibilidad de repartir justamente las ganancias a todos y cada uno de los responsables de cada pieza.

Dentro del ecosistema de Rollyhoo aplicaremos un token de utilidad. Ese token irá recompensando tanto a creadores, productoras y actores, que son los verdaderos generadores de contenido, y por supuesto al espectador, que es el usuario final.”

Todo el mundo sale beneficiado.

Cristina Palomino: “Sí y esa es nuestra principal misión. Rollyhoo pretende que todas las personas que intervengan e interactúen en la plataforma, tengan su recompensa. Directores, productores, actores… Y también el usuario, que, gane por cada vez que vea contenido”.

Es un win-win para todos.

Cristina Palomino: “Sí. Brindamos una serie de acciones que beneficien a todos tanto a los creadores por el crecimiento de la plataforma como a los usuarios por dedicar su tiempo a ella.”.

¿Y cómo veis el sector del streaming en España?

Tony Higueruelo: “En España hay una gran demanda de producciones, ya que las grandes majors tienen mucho interés por crear producciones de habla hispana. El problema viene cuando se crea una dependencia de éstas, y las productoras no obtienen margen de beneficio de las producciones que realizan.”.

¿Por qué recomendáis Rollyhoo?

Cristina Palomino: “Principalmente porque lo que ofrecemos es entretenimiento y eso nos gusta a todos. Y aportamos un valor añadido donde el tiempo del espectador es muy valorado y por ello, le recompensamos. Cualquier persona que dedique más de 20 minutos al día a ver contenido, aquí podrá sacarle partido a su tiempo”.

¿Consideráis ser competencia de las grandes plataformas que todos conocemos?

Cristina Palomino: “No, en absoluto. Lo que pretendemos es ser una plataforma complemetaria, para momentos diferentes donde no tienes esos 90 minutos para sentarse en el sofá. Nuestro objetivo es aunar el entretenimiento y la generación de experiencias para el espectador.

Además, como hemos dicho antes, sabemos que puede ser una solución para productoras y talento que buscan oportunidades”.

Poned un ejemplo de vuestra producción propia.

Tony Higueruelo: “La plataforma la vamos a lanzar con 20 títulos originales de acción, comedia y terror… tenemos el foco en el cine de entretenimiento.  Estamos actualmente negociando con productoras,  directores y actores conocidos, algunos ganadores de Goya. Tenemos la intención de unir a reconocidos del cine y de las redes. En definitiva, variación de contenido interesante y comprimido en pequeñas dosis.