Literatura vs tráfico en Toronto

Autor: Luzinterruptus

Este mes de Octubre hemos estado en Canadá, invitados por Nuit Blanche Toronto 2016, para llevar a cabo un de nuestra instalaciones más populares, Literatura vs Tráfico, dentro del programa And the Transformation Reveals, comisariado por Camille Hong Xin.

 

foto-01
Foto: Lola Martínez

Previamente ya la habíamos llevado a cabo en Madrid y New York de manera ilegal, y en Melbourne, con todos los permisos, en Toronto, tenía todo el sentido repetirla, ya que los problemas de tráfico son mas que evidentes.

El sentido de la pieza no ha variado, ya que la lucha entre peatón y vehículo se sigue produciendo en la mayoría de las grandes urbes del mundo, siendo muy difícil encontrar soluciones reales que funcionen. Aunque hay intentos por parte de algunas ciudades de reducir el trafico en el centro urbano, a lo mas que llegan la mayoría de ellas es a institucionalizar un día sin coches para poder imaginar cómo se viviría sin ellos

Este fue nuestro mensaje hace mas de 5 años; “Queremos que la literatura se apodere de las calles y se convierta en conquistadora del espacio público, ofreciendo gratuitamente a los que pasean, un lugar libre de tráfico, que por unas horas, sucumbirá al modesto poder de la palabra escrita.

Así, un espacio urbano reservado convencionalmente a la velocidad, la contaminación y el ruido, se convertirá por una noche en un lugar para la tranquilidad, el relax y la convivencia. Iluminado por una suave luz difusa de las páginas iluminadas.

Los libros, quedarán a disposición del que se los quiera llevar, con lo que la instalación se autoreciclará y tendrá la duración que los usuarios quieran que tarde en desaparecer.

Al final, los coches volverán a ocupar su sitio, pero para muchos de los que pasaron por allí esa noche, el recuerdo de que una vez los libros ocuparon este mismo espacio, hará que su relación con este entorno mejore”.

Para esta ocasión, contamos con 10,000 libros, cedidos de nuevo por el Ejército de Salvación, entre los que fuimos encontrando verdaderas joyas editoriales, algunas de insospechada antigüedad provenientes de donaciones privadas.

12 días, estuvimos trabajando, mano a mano con más de 50 voluntarios que nos ayudaron en el laborioso proceso de montaje. Y gracias a ellos, la noche del 1 de octubre nuestros libros finalmente lograron remplazar a los coches en la céntrica calle Hagerman.

Esa noche, los visitantes pudieron sentirse literalmente dentro de un río de palabras y papel, tuvieron tiempo para bucear y encontrar sus tesoros, sentarse, hacer fotos y disfrutar de breves momentos de lectura para finalmente llevarse pequeñas piezas de la instalación a sus casas. Esperamos que aun no se hayan apagado del todo las luces dentro de las páginas.

Unas 10 horas tardó la pieza en autodesmontarse, y así, con las primeras luces del día no quedaron más que algunos pequeños restos que fueron recogidos por los servicios de limpieza.

Queremos dar las gracias a tantos amigos que han colaborado para que la instalación pudiera llevarse a cabo tal como la pensamos: A nuestra curadora Camille, que nos eligió para formar parte de un impresionante elenco de artistas y que nos apoyó moral y humanamente; gracias al Ayuntamiento de Toronto por hacer posible la materialización de la pieza, y a su equipo de producción que se encargo de la logística; por supuesto, miles de gracias a nuestros queridos voluntarios que fueron el motor de la pieza y sin cuyo trabajo y buena disposición, no hubiera sido posible. Y agradecimiento y admiración para Ron James, sin cuya profesionalidad y cariño todo hubiera sido mucho más difícil.

Gracias a Lola Martínez, por venirse hasta tan lejos y hacernos estas maravillosas fotos. Un placer, como siempre.

Tiempo de instalación: 12 días.

Daños ocasionados: 0.

Permanencia de la intervención: 1 noche.

{"autoplay":"true","autoplay_speed":"3000","speed":"300","arrows":"true","dots":"false"}

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*