“ESTAMOS EN EL ÚLTIMO PELDAÑO DE EUROPA”

Las radio libres son radios con una oferta diferente a la de las radios convencionales, tanto a nivel musical como social. Radio Pica es una de ellas, una “radio pirata” como le gustallamarla a su fundador

Texto: Maitane Reguero Foto: Francesc Sans

Las radio libres son radios con una oferta diferente a la de las radios convencionales, tanto a nivel musical como social. Radio Pica es una de ellas, una “radio pirata” como le gusta llamarla a su fundador, Salvador Picarol. Se llamaban “radios piratas” porque emitían material que el resto de radios convencionales no querían emitir por aquel entonces como Rock & Roll. Estas radios nacen en homenaje a Inglaterra. Allí para poder retransmitir compraban barcos mercantes y los llevaban a 2 km de la costa, a “tierra de nadie”, para poder emitir sin demasiados problemas.

alt

Salvador Picarol ya había formado parte anteriormente como cofundador de otras radios como “La Campana de Gràcia”. Se trataba de una radio de barrio que recorría los diferentes terrados con equipos plegados para que no pudieran ser registrados. “Eran finales de los 70, estaba todavía muy cerca el franquísmo y las televisiones y radios eran monopolio del estado”, explica el fundador. Por aquel entonces el dial estaba tan limpio podía escucharse incluso en San Cugat, “por aquel entonces había 10 emisoras máximo”, advierte Picarol recordando buenos tiempos.

Radio Pica nació el 9 de marzo de 1981 como una emisora más musical y cultural que social, “pica siempre ha sido una radio que ha apostado por música independiente, música de gente que autoproduce como “Gràcia Terrioti Sonor””, explica el fundador. Se define como una radio diferente encargada de ir más allá de lo convencional, de rizar el rizo con música electrónica industrial y música independiente alejada de lo comercial.   Además Pica ofrece una coordinación artística en la que se habla de conciertos, exposiciones, escritores de libros, de poesía…

Sobrevivir no ha sido fácil, “del 81 al 87 no hubo problemas con la administración, funcionábamos y nos dejaban funcionar”, comenta el fundador. Del 87 al 91 Radio Pica fue clausurada por la Generalitat acusada de generar interferencias a otras radios. Los mossos confiscaron todo el equipo, micrófonos, emisor, audios, todo. “Vinieron a buscarme a mi casa de madrugada para que les abriera el local”, cuenta Salvador Picarol todavía asombrado. La reacción de la gente fue suficiente para que Radio Pica no muriera, los oyentes estaban indignados y salieron a la calle con lemas como “radio pica clausurada, miles de jóvenes incomunicados”.

Salvador a modo de protesta estuvo en plaza Sant Jaume cada mediodía de 12 a 14 horas durante un año. “Me ponía allí con la boca tapada, porque me estaban quitando la palabra”, afirma el fundador de Pica. Años después se demostró que la antena de El Prat desde la que retransmitían no había interferido en ninguna emisión, “si hubiera sido verdad hubieran caído muchos aviones en un año que llevábamos retransmitiendo desde allí”, comenta el implicado.  En el  91 accedieron a devolver los equipos pero tuvieron que esperar un año más para volver a emitir porque el material estaba precintado. 

A pesar de la exitosa remontada de Radio Pica su permanencia en antena nunca ha sido fácil entre 2008 y 2010 Agedi-Aie, asociación de derechos de intérpretes, hizo un seguimiento de la radio. “Querían saber cuanta gente había detrás mío, el registro de la web, si tenia publicidad…”, aclara el afectado. El caso ya se ha archivado. Ahora han sido sancionados por interferir a la Cadena SER durante un cuarto de hora.

“Nos gustaría ponernos en un segmento del dial para no molestar a nadie”, propone Picarol, pero las cosas no parecen sencillas. El ministerio de industria controla la antena, altura, la frecuencia, etc. y en Cataluña, el CAC “reparte las cadenas a los amigos por motivos políticos o comerciales- añade Salvador- quieren echar a los piratas para tener mas espacio”, concluye el afectado. El fundador de Radio Pica no entiende el empeño de estas emisoras en hacerlos desaparecer “no somos competencias, no les robamos contenidos”, exclama indignado.

España es uno de los países más atrasados en cuanto a radios libres. En  otros lugares como Argentina o Francia el estatus es un simple registro de lo que cada radio quiere cubrir, se les asigna una frecuencia e incluso las radios comerciales pagan un 1% que posteriormente se invierte en las radios libres. “Aquí sufrimos un acoso constante”, dice Picarol.

Actualmente Radio Pica es una de las radios más antiguas de Barcelona y a pesar de las dificultades continúa retransmitiendo. Los programas se envían vía Internet, “llegan semanalmente hago un play-list lo cuelgo y listo”, confirma el fundador. El objetivo inmediato de esta “radio pirata” es quitarse de encima las interferencias que no les dejan ser libres, Salvador afirma que “hay intereses políticos y económicos que intentan que nos rindamos pero aún no me conocen”.

Revista Rambla - Suscriptores

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*