PURKINJE “EL HARDCORE TIENE UN GRADO DE CRISPACIÓN MÁS QUE EL PUNK”

Amposta el verano de 2011, cuando adoptamos el nombre de Purkinje. En realidad, tres de los miembros de la banda tocaban juntos en Lark About, una formación que arrancó hace casi seis años. Cambiamos el nombre porque durante la grabación del primer disco tuvimos la tendencia a ir hacia diferentes sonoridades.

 

 

 

 

Carles Batalla Ferran

 

El tópico del ave Fénix también es aplicable en Purkinje aunque con un matiz imprescindible: resurgidos de las cenizas de Lark About, estos chicos de Amposta han vuelto como una fiera, dispuestos a embestir contra las convenciones sociales y la miseria moral del momento. Su contribución al cambio y visión de las cosas está plasmada en “Bukkake social”, un compendio de humor y crítica sin perder de vista lo esencial: la sinceridad, o sea, el compromiso con ellos mismos y la conciencia de su rol de altavoz. La vía es triple: punk, rock y hardcore.

 

 

¿Con qué propósito formasteis la banda y de dónde viene el nombre?

 

“El grupo como tal se formó en Amposta el verano de 2011, cuando adoptamos el nombre de Purkinje. En realidad, tres de los miembros de la banda tocaban juntos en Lark About, una formación que arrancó hace casi seis años. Cambiamos el nombre porque durante la grabación del primer disco tuvimos la tendencia a ir hacia diferentes sonoridades. El cuarto integrante viene de los desaparecidos Tipo Gos, un grupo de punk rock de Ulldecona con el que habíamos coincidido muchas veces”.

 

Las letras y los propios títulos de las canciones son deliberadamente alternativos, antisistema (“Puta policia”, “Anti-natural”)  y también muy sexuales (“Polla dura”, “21 Cojones” o “Bukkake Social”). ¿Por qué? ¿Es por intención de provocar o hacer despertar conciencias?  

 

“Cuando hacemos una canción, lo que buscamos es reflejar lo más sinceramente posible lo que nos está pasando por dentro en aquel momento, lo que estamos viviendo y experimentando. Así, cada aspecto de la canción es importante para plasmar esta sensación. Las letras son la manera que tenemos de explicar lo que sentimos y, en combinación con la música, crean esta reflexión sincera que perseguimos. Si eso resulta provocativo es una cuestión subjetiva, pero pensamos que el hecho de tener un instrumento y un micrófono delante sirve para transmitir tu visión de todo lo que sucede a tu alrededor, lo que te hace sentir bien pero también lo que te molesta, lo que crees que no funciona y debería cambiar. Así, un músico debería estar comprometido con su manera de pensar a la hora de tocar, no sólo hacer canciones para gustar a la gente independientemente del contenido lírico; pensamos que hay que aprovechar el altavoz musical en este sentido. Si eso sirve para despertar conciencias, mejor”.

 

¿En qué medida son importantes el sentido del humor y el espíritu crítico en vuestra propuesta?

 

“Todo lo explicado en la pregunta anterior no está reñido ni mucho menos con el humor y la diversión, al contrario. Reflejamos lo que nos molesta, pero si uno no se lo toma con cierto humor, se puede volver loco. Cuando cogemos la guitarra queremos que la gente se replantee cosas y piense, pero también que pase un buen rato escuchando rock. La proximidad es un elemento clave en la relación grupo-público, así como el intercambio de sensaciones y pensamientos. Nosotros combinamos sentido crítico y sentido del humor porque es así como somos”.

 

Cuando habláis de vuestra esencia en directo, hacéis referencia a expresiones como mala leche, desahogo y locura, pero también al buen rollo y a la interacción con el público. ¿Cómo combináis estas dos facetas aparentemente contradictorias como la mala leche y el buen rollo?

 

“Es que nosotros realmente somos los mismos cuando hacemos canciones, cuando tocamos, cuando follamos o cuando compartimos unas cervezas con los colegas. No tenemos una imagen premeditada sobre lo que queremos hacer sentir en el escenario, así que simplemente pasa lo que pasa y hacemos los conciertos que hacemos porque nos dejamos llevar en función de lo que sentimos en cada momento. Y eso depende de la manera de ser de cada miembro del grupo. No pensamos en combinar ninguna faceta, puesto que la combinación ya está hecha”.

 

También citáis el punk como chispa inicial pero es obvio que hay más ritmos de rock pero sobre todo de hardcore. ¿Qué os aporta cada uno de estos tres estilos, punk, rock y hardcore?

 

“Del punk nos gusta la visceralidad y la esencia que tiene, esa mala leche que siempre ha tenido asociada es uno de los aspectos más importantes de las distintas corrientes musicales surgidas en el siglo XX. El rock es un concepto muy amplio que sobrepasa lo estrictamente musical, creemos que es una forma de pensar, incluso de vivir. Del hardcore nos gusta el hecho de que tiene un grado de crispación más que el punk, no es tan rebelde sino más serio pero, al mismo tiempo, musicalmente tiene muchos matices y el resultado es más energético”.

 

¿Qué sustrato musical compartís, hay coincidencia en muchas bandas?“Muchas. Por decir unas cuantas: Propagandhi, Iggy Pop, Berri Txarrak, NOFX, Metallica, Biffy Clyro, Lendakaris Muertos, Barricada, Black Sabbath y una larga lista”.

 

Lo vuestro es puro riesgo: hardocore en catalán y, además viniendo del sur de Catalunya, teniendo en cuenta que Barcelona focaliza mucho la escena musical. En resumen, un estilo poco común, una lengua poco comercial y una parte del territorio nada mediática. ¿Todo ha resultado más difícil por estos motivos?

 

“En todos los sitios es difícil, pero si vienes de un sitio como Amposta la cosa todavía se complica más. Antes que nada, cantamos igual que hablamos y el dialecto de las tierras del Ebro no es precisamente el más común o comercial de los que tiene el catalán. Además, pensamos que la escena musical catalana está monopolizada por un estilo, por un conjunto de grupos que han conseguido crear cierta escena pero que, quizás inconscientemente, limitan las posibilidades de otra gente que sencillamente ha escogido caminos musicales distintos. No decimos que el problema venga de un grupo en concreto, ni mucho menos, sino de todo el circo montado a su alrededor en forma de promoción y cabida en los diferentes medios musicales catalanes…parece que aquí, para poder hacer algo en el ámbito musical, tengas que recibir la aprobación de su junta. Pero lo cierto es que en Catalunya hay muchas propuestas musicales y de muchos estilos diferentes: tenemos esa suerte pero no se está explotando lo suficiente”.

Por cierto, ¿qué tal está el panorama musical por Tarragona?

 

“En las tierras del Ebro y las comarcas de su alrededor hay muchas bandas, no hay una escena propiamente dicha pero sí hay bastante movimiento. Pero en Tarragona no hemos tocado nunca. En cuanto a estilos, abunda bastante el ska-rock tan popular en el País Valencià, suponemos que por una cuestión de proximidad geográfica. También hay bandas de estilos muy diversos dentro del rock y el metal, pero no son las que más abundan”.

 

¿De la época de Lark About qué queda o qué habéis aprendido?

 

“Hemos aprendido que hay gente dispuesta a darlo todo por la música, que invierte muchas horas intentando montar conciertos, en llamadas telefónicas, reuniones, muchas veces perdiendo dinero sólo para que la gente del pueblo o de donde sea lo pasen bien, gente que, entre toda la oferta de ocio existente, es capaz de apostar por la música en directo y por el trabajo de creación de cuatro personas encerradas entre cuatro paredes. Saber que existe gente así es lo más importante de todo lo que hemos aprendido en Lark About, ya que es un ejemplo de que no somos pocos los que concebimos la música como forma de vida. También nos hemos llevado desengaños y frustraciones, pero siempre hemos sacado algo positivo y sin eso tampoco hubiéramos vivido muchas cosas que nos han hecho aprender mucho”.

 

¿Cómo está respondiendo la gente?

 

“Bien, de momento el disco se puede descargar de forma gratuita pero todavía no lo hemos editado físicamente. La gente ha respondido bien, con cierta sorpresa sobre el giro que hemos hecho en cuanto a estilo, pero mayoritariamente con opiniones positivas. Nos gusta ver que alguien puede hacerse suya una canción nuestra, lo vemos en los conciertos y cuando comentamos el disco, y eso nos satisface mucho”.

 

¿Y qué hay en el horizonte en forma de proyectos futuros?

 

“A corto plazo, editar el disco y poderlo presentar en todos los sitios posibles. Pensamos que la mejor manera de dar a conocer nuestra propuesta es en los directos, que es donde la gente puede ver qué es realmente Purkinje. También tenemos en mente hacer un videoclip, pero eso será cuando el bolsillo nos lo permita, ¡ya que con la grabación casi nos hemos arruinado

 

{morfeo 318}

 

   

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*