Toda una vida de sufrimiento y esclavismo. El trafico animal

Autor: William Acero Peraire

Fotografía: Francesc Sans

Hace unas semanas los medios españoles comunicaban la noticia de que se había encontrado en un local de Catalunya toda una serie de reptiles peligrosos como serpientes de cascabel, cobras, incluso un dragón de cómodo. Estas especies procedían del tráfico ilegal de animales. No es el primer caso ni será el último, Europa es uno de los puntos de venta claves para los traficantes de animales.

En el mundo actual hay muchos negocios ilegales, producto de la avaricia, maldad y necesidad humana. Algunos de estos negocios están más mediatizados como el tráfico de drogas o de armas. Otros sectores pasan más desapercibidos, eso no quiere decir que no muevan grandes cantidades de dinero, es el caso del tráfico animal.

Hablamos de una actividad que está entre las cinco que más dinero mueven en el mundo, aproximadamente unos diez mil millones de dólares al año. De esta manera hay que entender que frenar una actividad que mueve tal cantidad de dinero es muy difícil ya que aparecen muchos intereses por medio. Evidentemente los grandes damnificados en esta actividad son los animales que pasan de vivir en libertad a estar reclusos en una jaula o un espacio mucho más reducido del que les tocaría vivir. En este artículo no pretendo entrar en detalles hablando de las especies más castigadas por estas actividades sino de ofrecer una visión panorámica de lo que está pasando hoy en día.

Muchas especies están siendo masacradas únicamente por su piel, sus colmillos, su sangre…. Hablamos des de grandes mamíferos como los elefantes o tigres hasta animales mucho más pequeños como las nutrias, serpientes o pájaros. El tráfico animal se alimenta de las desigualdades sociales de los países donde hay pobreza y necesidad. Digo esto porque la mayoría de animales proceden de países asiáticos o sudamericanos, y de allí salen para Europa, América u Oriente Medio. El método es simple y efectivo, la gente de los países donde residen los animales se encargan de cazarlos, una vez hecho esto los venden en el mercado negro, allí los compra un intermediario por un precio bajo y esta persona se encarga de venderlo a un precio duplicado o triplicado directamente a la persona rica de Europa que ha pedido el animal. Por lo tanto tenemos como resultado que la persona más pobre es la que más riesgo asume y menos dinero gana en este sector. Y todo este procedimiento que deja por el camino? La crueldad del humano hacia las otras especies. Por ejemplo, cada caja con 5 nutrias que viajan de Tailandia a Europa solo llegaran vivas unas 2, las otras morirán por malas condiciones, estrés u otros problemas.

Explotación animal

Cometeríamos un gran error si pensáramos que todo esto no va con nosotros, que el tráfico animal se reduce a personas con mucho dinero que tienen el capricho de tener un tigre en el jardín de su casa, no es así. El tráfico animal va ligado a la explotación de estos. Las cazas que se producen en el mar de defines y orcas no solo va destinada a particulares sino también a zoológicos de todo el mundo, lo mismo pasa con el circo. Cuando asistimos a un espectáculo con animales salvajes hay que ser consciente de que esos pocos euros/dólares que pagas por la entrada están pagando toda una vida de sufrimiento de ese animal. Un delfín, orca, león, tigre, oso, mono…. que ha sido alejado y raptado des de que era pequeño, apartado de su madre (la cual es muy probable que hayan matado). Estos animales no son adiestrados como los perros a base de premios, el premio muchas veces es solo lo que se va de cara al público, pero detrás de eso hay todo un entrenamiento de horas y horas basado en la disciplina y la tortura, conseguir que un animal tan poderoso como es un oso obedezca a su adiestrador solo se consigue a base de palos y más palos des de que es un bebé.

No hace falta ir a grandes espectáculos para contemplar la explotación animal, también se encuentra en los paseos a caballo (muchos acaban muriendo de cansancio o calor), paseos en elefante en Asia o África, fotos con monos atados con una cadena por el cuello o animales exóticos como serpientes, incluso hoy en día en Japón se están poniendo de moda cibercafés con animales como nutrias o búhos (atados por las patas a una cadena)… Al final todo se reduce a lo mismo, se trata de que los animales salvajes tienen que estar en la naturaleza y en libertad, estar en su sitio.

Estos animales usados para espectáculos cuando llegan a una edad determinada son apartados de los focos y son devueltos a una jaula hasta el fin de sus días o en algunos casos puestos en libertad, pero teniendo en cuenta que en toda su vida nunca han aprendido a estar en libertad muchas veces no duran mucho ya que son presas fáciles para otras especies o no saben encontrar alimentos por sí mismos, las personas hemos modificado su naturaleza. Hay asociaciones que luchan día tras día para poder salvar i reinsertar estos animales o por lo menos ofrecerles un espacio mejor en sus últimos días.

La solución

Ante este panorama lo que hace falta para revertir la situación es un cambio de mentalidad, en nosotros mismos pero sobretodo en las generaciones más jóvenes, que entiendan que un circo no tiene que tener animales, que el zoológico ha de ser un espacio de educación sobre el ecosistema y su concienciación (como la propuesta de ZOOXXI en Barcelona), que entiendan que cuando vas a un país extranjero o un parque temático no tienes que hacerte fotos con pájaros o elefantes. Un cambio de mentalidad profundo.

Y mientras tanto a efectos inmediatos que podemos hacer? La solución es muy sencilla, tendríamos que evitar la compra de animales, tendríamos que dejar de asistir a espectáculos con animales, dejar de fomentar la explotación animal montando en elefantes o fotografiándonos con serpientes o pájaros exóticos. Al final somos nosotros los que alimentamos este mercado consumiendo su producto, los traficantes de animales hacen todo lo que hacen porque saben que da dinero, es rentable. Es tan sencillo como que SI NO HAY DEMANDA NO HAY NEGOCIO.

{"autoplay":"true","autoplay_speed":3000,"speed":300,"arrows":"true","dots":"false"}

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.