SÁNCHEZ-CAMACHO SE CUADRA: “CIU ES UN GOBIERNO DÉBIL SIN SUFICIENTE FUERZA PARLAMENTARIA”

altLa lideresa de los populares catalanes, Alícia Sánchez-Camacho, se presentó ante los medios con un discurso compacto, bien aprendido, centrado en transmitir que el PP se gobierna desde la responsabilidad, la credibilidad y por el interés común de los catalanes, que no es otro que la creación de empleo; en particular, entre los jóvenes, los autónomos y las pequeñas y medianas empresas. La presidenta del PPC

 

 

 

 

Texto: Jordi Navarro  Fotos: Francesc Sans

 

La presidenta del Partido Popular de Catalunya (PPC), Alícia Sánchez-Camacho, recordó al actual Govern de la Generalitat de Catalunya la conveniencia de cumplir los acuerdos alcanzados en materia de presupuestos y ocupación. “Queremos avisar a Convergència i Unió (CiU): hay muchas leyes pendientes y son un gobierno débil que no cuenta con la suficiente fuerza parlamentaria para impulsar las reformas legislativas necesarias”, advirtió Sánchez-Camacho, reivindicando la relevancia que el PPC posee en la escena política de Catalunya.

 

alt

 

La lideresa de los populares catalanes, Alícia Sánchez-Camacho, se presentó ante los medios con un discurso compacto, bien aprendido, centrado en transmitir que el PP se gobierna desde la responsabilidad, la credibilidad y por el interés común de los catalanes, que no es otro que la creación de empleo; en particular, entre los jóvenes, los autónomos y las pequeñas y medianas empresas. La presidenta del PPC no se desvió ni un ápice de esta línea argumentativa. Ni tan siquiera cuando, a preguntas de los medios, se le refirieron asuntos como las corridas de toros y la inmersión lingüística en catalán. Sánchez-Camacho no rehuyó los envites pero los despachó como quién no quiere la cosa -remitiéndose a la posición de sobras conocida de su formación-, para regresar de nuevo a la principal línea argumentativa: aquéllo que realmente interesa a los catalanes es la creación de empleo, y sólo el PPC sabe cómo altacometer tan crucial tarea. Con las elecciones generales en el horizonte, el Partido Popular se siente vencedor por incomparecencia del adversario. Y desde la sede popular se evitan proclamas que perjudicarían sus intereses electorales en Catalunya, movilizando a un electorado socialista que, más que grogui, se encuentra besando la tarima.

 

Sin embargo, en una lectura catalana, a la lideresa le conviene hacerse valer frente a CiU; los mejores resultados electorales del PP en Catalunya, su rehabilitación como protagonista y muleta predilecta del Govern, se lo permiten con creces. “Esperamos que, en lo que queda de año, CiU cumpla los acuerdos suscritos. Creemos que un partido serio se caracteriza por respetar los acuerdos alcanzados con otras fuerzas políticas”, explicó Sánchez-Camacho, y advirtió que “no hemos visto, por parte del Govern de la Generalitat, voluntad de cumplir nuestro acuerdo sobre los Presupuestos”. Desde luego estas palabras serían todo un tour de force al Govern de Mas, sino fuera porque se enmarcan en la característica lírica de una campaña electoral. “Especialmente, todavía se deben poner en marcha los mecanismos de seguimiento para la ocupación, que es fundamental para reducir el paro a la mitad. Por tanto, exigiremos al Govern la reforma del servicio de ocupación de Catalunya, la reforma de la formación profesional y la reunión de la comisión bipartita formada por CiU y PP para el cumplimiento de estos acuerdos”.

 

Cuestionada sobre la inmersión lingüística en catalán, Sánchez-Camacho juzgó que es un modelo “claramente perfectible”. Y que, como siempre ha defendido el Partido Popular, “se debe garantizar que el castellano sea también lengua vehicular junto con el catalán”. Y en lo referente a las corridas de toros -la de las fiestas de la Mercè debería ser la última en Catalunya antes de su prohibición-, Alícia Sánchez-Camacho elevó a condición de negociación con CiU el “establecimiento de una moratoria porque, en estos momentos de una crisis gravísima, no consideramos oportuno que se paguen unas indemnizaciones millonarias a los propietarios de las plazas de toros, mientras se piden sacrificios en sanidad y educación a la sociedad catalana”.  La lideresa confirmó su presencia en esta última corrida de toros en Barcelona para mostrar su apoyo y porque, en su opinión, es “la expresión de la defensa de la libertad y el compromiso”.    

 

alt

 

 

 

 

 

 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*