Quince años en pie de paz: aniversario del Centre d’Estudis per la Pau J. M. Delàs

altLa organización pacifista catalana cumple tres lustros de estudio y denuncia del militarismo y el comercio de armamento

 

La organización pacifista catalana cumple tres lustros de estudio y denuncia del militarismo y el comercio de armamento

 

Este jueves 11 de diciembre, el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB) acoge la jornada ¿Vamos hacia una remilitarización en las relaciones internacionales?, convocada por la organización pacifista Justícia i Pau con ocasión del decimoquinto aniversario de la fundación de su Centre d’Estudis per la Pau J.M. Delàs.

 

Quince años de investigación y trabajo por la paz

 

El Centre Delàs nació en 1999, como consolidación de la Campaña Contra el Comercio de Armas (C3A) iniciada por Justícia i Pau en 1988. Su cometido estriba en contribuir como referente de investigación y documentación al estudio de los temas relacionados con el desarme y la paz, mediante “el fomento de una cultura de paz y la construcción de una sociedad desarmada”. Desde su creación ha combinado la propia actividad investigadora y de difusión, a través de numerosas publicaciones, con las campañas y acciones de sensibilización acerca de los peligros de la militarización de la sociedad, el peso económico del gasto militar, la R+D militar y la fabricación e intercambio comercial de armas, siempre con especial hincapié en la denuncia del incumplimiento de los acuerdos internacionales sobre comercio armamentístico por parte de los distintos gobiernos.

 

El centro es colaborador del Stockholm Internacional Peace Research Institute (SIPRI) y forma parte de European Network Against Arms Trade (ENAAT), l’Asociación Española de Investigación para la Paz (AIPAZ) y la Universidad Internacional por la Paz de Sant Cugat (Barcelona), y a través de la organización madre, Justícia i Pau, de la Federació Catalana d’ONG per la Pau y el International Peace Bureau (IPB).

 

Reflexión y artes escénicas para una efemérides

 

La jornada de este juevesempezará con las palabras inaugurales del presidente de Justícia i Pau, Eudald Vendrell, miembro del Departamento de Relaciones Internacionales y Cooperación del Ayuntamiento de Barcelona.

 

A continuación está programada una mesa redonda sobre el tema central de la convocatoria: ¿Vamos hacia una remilitarización en las relaciones internacionales? Moderados por Eduard Sanjuán, periodista de la televisión pública catalana, participarán en el debate Arcadi Oliveres, profesor de Economía en la Universitat Autónoma de Catalunya (UAB), presidente de la Universitat Internacional per la Pau y uno de los fundadores del Centre Delàs; Carlos Taibo, profesor de Ciencia Política de la Universidad Autónoma de Madrid y experto en relaciones internacionales; Rafael Grasa, profesor de Relaciones Internacionales de la UAB y presidente del Institut Català Internacional per la Pau (ICIP); y Helena Torroja, profesora de Derecho Internacional Público de la Universitat de Barcelona y jefa de estudios del CEI-International Affairs.

 

Concluida la mesa redonda, el propio Arcadi Oliveres, a la sazón expresidente de Justícia i Pau, y Pere Ortega, actual presidente del Centre Delàs, harán balance de las actividades del centro en la charla titulada 15 años denunciando el armamentismo y el militarismo. Este intercambio de impresiones pondrá fin a las actividades de reflexión.

 

La jornada continuará con la representación de una pieza teatral de denuncia del comercio armamentístico, El peso del plomo, a cargo de la compañía La Virguería, y la posterior actuación musical del cantautor valenciano Feliu Ventura.

 

Como cierre de programa está prevista la intervención de Tica Font, fundadora del Centre Delàs y directora del ICIP.

 

Una tarea ardua, pero no exenta de resultados

 

En declaraciones a esta revistaArcadi Oliveres recuerda la vinculación original del Centre Delàs a un amplio movimiento europeo contra el comercio de armas en el que estaba implicada la organización catalana Justicia i Pau. La idea partió de “una reunión internacional celebrada en Suecia en 1987, donde se acordó que los pacifistas de cada país crearán un centro de estudios sobre la fabricación y comercialización de armas realizadas por multinacionales europeas”.

 

“Con su nombre, la institución rinde homenaje a una persona entrañable para el movimiento pacifista catalán, como fue Josep Manuel Delàs, que había fallecido hacía poco y era un excelente ejemplo de tránsito del militarismo al pacifismo, puesto que fue militar de profesión (comandante de Ingenieros), miembro de la Unión Militar Democrática (UMD) y más tarde, separado ya del ejército, se dedicó a impulsar actividades por la paz.” Delàs llegó a ocupar la Presidencia de Justícia i Pau de Girona.

 

Con respecto a la efectividad de los trabajos del centro, Oliveres reconoce que existen dificultades para obtener ciertas informaciones referentes al comercio de armas, dada la opacidad de los datos oficiales. “Es difícil saberlo todo, pero se puede llegar a tener un buen estudio de la situación; en distintos países europeos, la presión de las ONG ha conseguido una mayor difusión de datos acerca de la producción y venta de armas. Lo más difícil es que las empresas dedicadas al negocio armamentístico cambien de actitud y se reconviertan en industrias de carácter civil, aunque también se han dado algunos casos.”

 

Hay tres logros de los que nuestro interlocutor se siente especialmente satisfecho: “En primer lugar, el intenso trabajo de documentación e información sobre el gasto militar español y las exportaciones de armamento, temas a los que el Centre Delàs ha dedicado medio centenar de publicaciones; en segundo lugar, la coordinación de carácter europeo en el trabajo pacifista; y por último, la campaña de denuncia contra lo que se ha dado en llamar banca armada, es decir, la participación de los bancos en el comercio armamentístico. Muchas transacciones de material militar no serían posibles sin financiación previa por parte de entidades bancarias; en España, BBVA y Banco de Santander son actores destacados de esas operaciones.”

 

Por desgracia, el comercio de armas es un negocio con muy buena salud, toda vez que se ha diluido el denominado “dividendo de la paz”, o ahorro en el gasto militar que la desaparición de los dos grandes bloques debía de haber reportado a la escena internacional. Gracias a campañas bélicas “como esa rara y absurda guerra contra el terrorismo que tiene lugar en la actualidad, sumada a los conflictos regionales que han estallado en países africanos y asiáticos, el gasto militar mundial se ha duplicado” desde la caída del Muro de Berlín hasta la actualidad. Muchos de esas guerras locales, recuerda Oliveres, “no tienen propiamente un origen bélico, sino que han estallado por intereses de explotación comercial de materias primas. Ejemplo de ello son los cinco millones de muertos provocados en la República Democrática de Congo por el control de los yacimientos de coltán, mineral imprescindible para la fabricación de los teléfonos móviles”… Razones todas las anteriores para pensar que el movimiento de concienciación antimilitarista y por la paz tiene en nuestros días más sentido que nunca.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*