CATALUNYA: UN NUEVO ESTADO INCLUSIVO EN LA EUROPA DE LOS PUEBLOS?

altEn Europa se vive un momento importante con respecto a la reivindicación de la soberanía de los viejos pueblos sin estructuras de estado. Escocia, Flandes y Catalunya emergen

 

 

 

Texto: Josep Fornés, antropólogo Fotos: Francesc Sans

En Europa se vive un momento importante con respecto a la reivindicación de la soberanía de los viejos pueblos sin estructuras de estado. Escocia, Flandes y Catalunya emergen como alternativa al modelo de los estados nación de la Unión Europea.

 

alt

 

Cuando un pueblo tiene la posibilidad de poder vivir el momento histórico del nacimiento de un estado propio, asume colectivamente tres grandes responsabilidades: abandonar el pasado, repensar el presente y construir el futuro.

 

En el siglo XXI la vieja Europa continúa siendo una realidad plural llena de riesgos y de potencialidades. Uno de los viejos riesgos de Europa es el radicalismo excluyente que la marcó durante el siglo XX con algunos de los más crueles genocidios de la historia.

 

Por el contrario, una de las grandes potencialidades de Europa puede hallarse en la misma base de su propia sociedad, en la capacidad de empatía de clase de la gente corriente de sus antiguos pueblos, en la permeabilidad inclusiva, en las nuevas utopías colectivas que esta misma gente sea capaz de imaginar.

 

Hay pocas cosas capaces de generar más interés social y político que una comunidad en proceso de construcción de una nueva identidad compartida.

 

Un nuevo estado de Europa debería ser capaz de hacer realidad la utopía de regular la inclusión de toda la gente que vive en él regularmente.

 

Las identidades múltiples construyen nuevas identidades mestizas sólo cuando la sociedad que acoge a aquel que se incorpora es inclusiva y cuando la legalidad y las acciones de las administraciones públicas van a favor y no en contra.

 

Qué sentido tendría, en cualquier nuevo estado, reproducir las prácticas de los estados nación que hacen impermeables a la gente unas fronteras que son abiertas a la libre circulación de cualquier clase de cosa material? El estado nación se suele perpetuar negando los derechos de los pueblos que incorpora y los derechos de aquellos individuos a quienes impide el acceso a la ciudadanía.

 

En Catalunya se da esta doble exclusión en un momento de precariedad, y la gente corriente ya se da cuenta.

 

Hará falta pues tenerlo bien presente a la hora de repensar un futuro social y político en clave catalana.

 

altLa Catalunya actual es plural, como lo fue la del pasado y como lo será la del futuro. Constatar y asumir esta realidad como una potencialidad es aquello que más fortaleza puede conferir al proceso constituyente de un nuevo estado.

 

Las identidades colectivas son realidades dinámicas que cambian con el tiempo, los pueblos inmutables no existen ni han existido jamás en la historia de los humanos.

 

El “nosotros” de hoy no tendrá nada a ver con el “nosotros” del futuro, como tampoco se parece en nada nuestra  identidad actual con la que compartieron o imaginaron nuestros múltiples y diversos antepasados colectivos.

 

Cuando los imaginarios y las identidades colectivas se fijan por leyes y constituciones inmutables, pronto acaban sirviendo al privilegio de minorías dominantes y entonces se convierten en un pesado lastre.

El día 25 de junio de 1992, el Reino de España firmó un acuerdo con otros estados de la Unión Europea según el cual se considera extranjero “a cualquier persona que no sea nacional de los estados miembros de la Unión Europea”. Este acuerdo, que entró en vigor el 26 de marzo de 1995, es el que se conoce por Acuerdo de Schengen.

 

En derecho internacional, se aplica la norma general según la cual el nuevo estado segregado de un estado preexistente asume y aplica automáticamente todos y cada uno de los acuerdos y tratados internacionales subscritos por el estado anterior al cual pertenecía.

 

Siguiendo este razonamiento normativo, la República de Catalunya asumiría y debería aplicar el Acuerdo de Schengen, por lo cual aquellos residentes “no nacionales” serian considerados extranjeros en la Unión Europea.

 

Pero esta condición de extranjero en Europa quedaría automáticamente resuelta en aquellos supuestos en que el nuevo estado catalán, libre de antiguas leyes españolas, concediera derechos de ciudadanía a los “nuevos catalanes” los cuales pasarían a ser automáticamente nuevos ciudadanos europeos de pleno derecho.

 

Cuando la política deja de querer ser sólo “el arte de lo posible” para convertirse en el arte de conseguir hacer posibles las ideas, los conflictos se desvanecen y la gente corriente se siente mejor representada y gobernada. Eso suele generar confianzas compartidas y acabar con miedos y temores.

 

Las identidades y las identificaciones múltiples se resuelven en derecho internacional aplicando la vieja práctica de la nacionalidad múltiple. Se puede conservar la nacionalidad originaria y adoptar una nueva. Hay quien tiene dos o más pasaportes, todo depende de la permeabilidad del estado que los expida.

 

Valencianos, mallorquines, aragoneses, castellanos, ecuatorianos o marroquíes, tendrían resuelto el miedo a un futuro incierto que, a menudo de forma malintencionada, se origina propagando rumores y propaganda, si la nueva república expide pasaportes a sus residentes y a aquellos que se identifican con la nueva identidad catalana.

 

No debiera ser necesario precisar que sería perverso imaginar una negativa del Reino de España a conservar los derechos de ciudadanía, el ius solis (derecho de nacimiento) y el ius sanguinis (derecho de parentesco) a sus propios naturales que quisieran compartir la nacionalidad española y la catalana.

 

Una Catalunya independiente que no expidiera pasaportes a quienes viven regularmente, vengan de dónde vengan, debería ser impensable. Una Europa que no lo aceptara sería ciega y sin futuro.

 

Para construir el nuevo espacio común de identificaciones son necesarias acciones sociales y culturales comunitarias que sean inclusivas. Hay que favorecer el diálogo plural entre culturas y respetar los derechos de las minorías en la sociedad de acogida.

 

Reproducir los esquemas excluyentes de los antiguos estados, poniendo en práctica un “neojacobinismo” a la catalana sería el peor de los errores.

 

Sólo con grandeza se pueden hacer realidad los nuevos imaginarios que aseguran el futuro de los pueblos libres.

 

alt

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*