“VALE MÁS MORIR DE PIE QUE VIVIR ARRODILLADOS”

altEllas son de las cuencas del Caudal y Nalón y ahora suman fuerzas  “para apoyar a los mineros”. Beatriz Delgado (38) Milagros González (61) Mari Vásquez (56) Pilar Rodríguez (60) y M. Jesús R (58) representan

 

 

Ellas son de las cuencas del Caudal y Nalón y ahora suman fuerzas  “para apoyar a los mineros”. Beatriz Delgado (38) Milagros González (61) Mari Vásquez (56) Pilar Rodríguez (60) y M. Jesús R (58) representan La plataforma de mujeres del carbón. Son las 5 de la tarde en el barrio de santa Marina de Mieres, Asturias es un jueves de agosto, la terraza elegida al azar revienta de calor y las sillas están vacías como la escuálida construcción de la otra calle que señala M Jesús: “aquellos pisos de protección oficial quedaron paralizados con la crisis”, ella trabaja desde hace 34 años en uno de los 14 economatos “de momento en propiedad de Hunosa” que se pondrán a la venta en enero “por su supuesta falta de rentabilidad”, con su sueldo mantiene a su hija pedagoga de 34 años que hace trabajos esporádicos para el principado de Asturias pero que desde 2007 sigue  a la espera de unas oposiciones “que las tiene pagadas”.

 

alt

 

En el caso de Beatriz, han transcurrido 9 años desde que dejó el pastoreo por la minería; ahora trabaja siete horas veinte como vagonera del pozo de san Nicolás, tiene tres hijos y según ve las cosas “si un día cierran la mina  yo me encierro” dice y con rotundidad añade “las mujeres hemos optado por salir a la calle y no nos vamos a rendir; ya no somos el pañuelo de lágrimas ni del  vecino ni del hijo ni del marido”. Suman 2055 en Facebook y la cuenta todos los días aumenta; se reúnen en el hogar del pensionista o en el local prestado de la asociación de vecinos y apoyan las marchas de los mineros, las protestas de salud o educación; las camisetas negras que las identifican corrieron a su cuenta, como tantas otras cosas, porque no reciben apoyo de nadie.  Beatriz sabe que a los sindicatos no les gusta el papel que ellas desempeñan “somos muy críticas pero nosotras demandamos que ellos hablen claro”.

 

El tema de los fondos mineros.

 

Para M Jesús los fondos mineros que en su momento permitieron alumbrar Oviedo y poner en marcha la universidad Laboral de Gijón, entre otros proyectos “tuvieron que aprovecharse para fábricas, sin embargo se abandonaron las industrias. ¿Qué pasó con la siderúrgica? se dejó marchar todo”. Beatriz por su parte añade que “tenemos contacto con plataformas de mujeres de León, Teruel, Aragón y lo cierto es no hay industrialización, ¡todas las cuencas están iguales!, ¡qué hicieron!, ¡se llevaron el dinero calientito!, explica que los fondos mineros “son también para crear trabajo… ¡para que la gente no marche! ¡Mi hijo de 18 años tiene que ir a trabajar a algún sitio!, reclama, sin embargo lo que no le parece normal es que se abran “unas bonitas fábricas y a los cuatro días la gente se vea afectada por ERES”.

 

Se vive con incertidumbre

 

Por otra parte, Milagros, recuerda que su marido prejubilado a los 43 años y afectado por problemas derivados de la minería, trabajaba en condiciones lamentables; no escapa de su mente la imagen de cuando “venía por las noches con los codos destrozados”, admite que ahora sus 2 hijos son afortunados por tener trabajo en la mina de Candín, aun así todos los días se preguntan qué pasará en 2019 cuando finalicen las ayudas que otorga la comunidad europea para el desarrollo de las cuencas. Beatriz aporta su grano de arena pues ella  “renunciaría a las prejubilaciones a fin de que haya futuro más allá del 2019. Ahora mismo en el pozo de san Nicolás hay alrededor de 200  jóvenes y “sería una pena que se quedaran en el paro”. El orgullo se ve reflejado en el rostro de Mari: su abuelo, primos, hermanos y padre han sido mineros “y ahora en san Nicolás también está mi hijo; aquí en la cuenca el que no tiene familiar minero tiene antepasados mineros”, para ella no hace falta proyectarse hasta 2019 porque están quitándonos la sanidad, educación, los pisos que no podemos pagarlos y como “sigan así las cosas lo que pueden hacer es desde Fajares, allá arribaseñala al montevolcar camiones de carbón para tapar Asturias pero pido que el carbón sea de aquí y no de fuera. Vale más morir de pie que vivir arrodillados”.

 

alt

 

María Teresa Mallada, representante de Unosa muestra interés en las minas de cielo abierto, además de la geotermia y la energía eólica ¿eso sería beneficioso para la zona?

 

M Jesús sonríe  y opina que “en las cuencas han trabajado más personas de lo necesario vinculadas a esas minas”, sabe que Hunosa abrirá una en Pola de Lena “pero será un chamizo que creará 50 puestos de trabajo cuando eran 3000 o más en el Pozo de san Antonio que ya no existe”. En tono pesimista Pilar pregunta: “¿Y qué van a pedir a la población para acceder a esos puestos?” Porque hoy en día para trabajar en la minería o en algún  súper de Hunosa hay que tener enchufe”. Al respecto Beatriz se muestra escéptica, de la geotermia no entiende mucho y de la eólica… a ella le parece que con plantar unos cuantos molinos de viento ya se hicieron los puestos de trabajo, “cuando voy por Castilla no veo trabajadores alrededor de esos sitios”.  

 

Debido a la falta de oportunidades algunas personas se plantean abandonar las cuencas,  como antes, dice Mari y recuerda: “mi madrina emigró a Bélgica, mi padrino a Suiza”, cuenta que ahora  los checos y polacos que vinieron a trabajar en las minas ya marcharon para Alemania; pero está segura de que “nosotros queremos quedarnos en Asturias pero hay que tener trabajo sino no se puede vivir”, y enseguida  previene: “si nos descuidamos vamos a terminar analfabetos y hasta habrá que pagar por un curso de formación profesional”. Mari se pregunta qué pasará cuando los “guelos” de más de 80 años ya no estén. A juzgar por los cambios suscitado por la crisis piensa que “ahora en vez de vivir en 2013 vivimos en 1941, solo hay que pasear un poco para darse cuenta”. Para Pilar está claro que si no fuera debido a la paga de los pensionistas las familias en las cuencas vivirían peor. Milagros, por su parte opina que también es penoso que ahora haya gente que trabaja por 600 euros pero qué remedio”; hay algo que se le olvida, según Mari, y es que  “esa gente que gana ese sueldo lo hacen ahora a cambio de diez o doce horas de trabajo y todavía tienes que dar las gracias, eso es muy duro”.

 

Aunque M. Jesús se alegra de que Beatriz ahora pueda  trabajar 7 horas veinte lamenta que su padre haya tenido que morir con 47años, en activo y con el tercer grado de silicosis, “el día que se estaba enterrando llegó la carta desde el ministerio de salud de Madrid para retirarlo de la mina y estuvo trabajando hasta 8 días antes de encontrarse mal, entonces se trabajaba hasta los 65 años, y como dato añadido explica que durante el franquismo un domingo cada equis tiempo había que trabajar para el Estado. Cierto, para Beatriz es una fortuna no trabajar más horas pero también se debe a un tema de peligrosidad, gana 1200 euros,  “pero no por amor al arte, este trabajo afecta la audición, aún con ventiladoras hay polvo, humedad, se desprenden gases; un barrenista a 30ºc debe picotear, colgar cuadros, llevar la parrilla.  Antes la gente trabajaba doce horas dentro de la mina y un chaval de 22 parecía de 80,  el carbón de España es caro porque durante muchos años, pese a quien le pese, los mineros para ganar ciertos derechos hicieron huelgas, pasaron hambre, recibieron palos, resulta que quieren enfrentar los derechos conseguidos con los de gente que extrae carbón en pésimas condiciones. Entre otras cosas y aunque no sucede con todos para Beatriz  es un logro el cómputo que permite reducir la edad física; es decir, “nos retiramos con 52 años pero es como si lo hiciéramos a los 65, aunque… todavía todo es incierto”.

 

¿Pero qué han conseguido con la huelga?

 

A raíz de la huelga minera no se consiguió nada, admite M Jesús. A continuación Beatriz ironiza “bueno sí…se consiguió  que  marchara gente despedida”, se refiere a los mineros de Hunosa; despedidos desde agosto del año pasado, el caso es que la empresa pública recurre las demandas judiciales ganadas por ellos;  viven en el limbo, no cobran paro, van todas las semanas a manifestarse a Oviedo.

 

El pasado 21 de marzo, 58 de los 77 trabajadores del pozo de extracción en Pilotuerto, (Tineo) de la empresa Uminsa,  se vieron afectados por un ERE de extinción. Cabe señalar que Uminsa es la principal empresa de España del sector de la minería y cuyo dueño es el empresario leonés Victorino Alonso. Después del mencionado ERE, el resto de la plantilla de mineros decidieron ponerse en huelga, aun así en julio pasado  fueron readmitidos a sus trabajos, sin embargo debido a inundaciones producidas en la mina se vieron forzados a desplazarse a otra zona de extracción en Cerredo, (Degaña) ubicada a  casi a 30 km de la zona.Según cuenta Pilar, “los trabajadores llevan sin cobrar ocho meses y para desplazarse  tienen que pagar la gasolina de su bolso y no saben cuándo van a cobrar, la mina se ha abierto recién hace unos días pero en otras condiciones, no están extrayendo carbón”. Para Beatriz “Victorino Alonso marca ahora sus normas, gracias al gobierno y la reforma laboral; además de reducirles el sueldo 15 % e incrementar a los trabajadores el número de horas, quiere que el tiempo de trabajo empiece a correr recién cuando el trabajador coge la máquina o el material, lo que quiere decir que ya no va a contar si acaso se requieren dos horas para desplazarse andando a una determinada zona. Ahora que todo esto…en caso de que no los despida”.  Pilar por su parte está segura que no los van a despedir pues “a este señor lo que le interesa es bajar los sueldos. Y se aprovecha de la necesidad de la gente. ¡Victorino Alonso es como Bárcenas!, se conoce el poder que tiene pero nadie lo toca”. Todas asientes. Todas están de acuerdo y aunque parece que se trata de echar más leña al fuego, todo es cierto, Beatriz recuerda que “este señor ordenó dinamitar  una zona arqueológica y la convirtió en mina de cielo abierto”. María Jesús está segura que Victorino Alonso “está tomando copas en Madrid y resolviendo, con la mano por lo bajo,  asuntos de negocios”.

 

Teniendo en cuenta la situación… ¿hay luz en el pozo?

 

Se debe invertir en las cuencas mineras, señala Beatriz y pide que la gente tome conciencia porque de ellos depende el futuro. Milagros, prefiere no imaginar el futuro, para ella y sus compañeras lo único cierto es que “alrededor del carbón hay una comarca que vive de supermercados, comercios, hostelería, educación, sanidad” y lo cierto es que  “vamos a seguir la lucha  porque no queremos vivir en un solar”.

 

alt

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*