“SI ALGUIEN SE HA CREÍDO QUE EN ESTE PAÍS LOS SUPERMERCADOS ESTARÁN LLENOS MIENTRAS LA GENTE PASA HAMBRE, SE EQUIVOCA.”

altSiete meses después de la aprobación de la última reforma laboral la situación económica, financiera y laboral de España no ha mejorado. A pesar de haber sufrido ya una huel

 

 

 

Texo: Andres Aznar Siguan Fotos: Francesc Sans

Siete meses después de la aprobación de la última reforma laboral la situación económica, financiera y laboral de España no ha mejorado. A pesar de haber sufrido ya una huelga general el ejecutivo de Mariano Rajoy persiste en su ninguneo a los sectores críticos con sus políticas económicas. Puesto que la posibilidad de negociación o entendimiento es ahora mismo una opción más que remota desde los sindicatos se augura un otoño caliente nos comenta Josep Maria Álvarez secretario general de UGT de Catalunya

 

alt

 

¿Pese a llevar sólo siete meses en vigor qué balance puede hacerse de la reforma laboral?

 

Éste es peor de lo que podíamos pensar. Sus consecuencias se han manifestado antes incluso de lo que pensábamos. Normalmente el empresario español tarda en conocer la norma y no suele actuar hasta que tiene garantías jurídicas, pero éste no ha sido el caso. Han ido a saco. Estamos delante de una situación en la que empresas que podían mantener cierto número de trabajadores han acelerado los procesos de despido. Asimismo hay empresas de considerable posición económica que han aprovechado la reforma para hacer limpieza y sustituir a trabajadores mileuristas por otros que cobran seiscientos euros.

 

La reforma ha favorecido también el aumento del paro entre las personas mayores de 45 años. Estos superan ya a los jóvenes con el hándicap añadido de que para los trabajadores que se acercan a la cincuentena pensar en la recolocación es mucho más difícil.

 

Si añadimos que los despidos vía expediente han aumentado un 60% concluimos que la reforma ha tenido los efectos que nosotros ya habíamos anticipado. Estamos en definitiva frente a una reforma que está sustituyendo al trabajador con derechos por el que carece de ellos. Todo lo que dijo el gobierno acerca de esta reforma era mera propaganda.

 

Una propaganda que se complementa con una campaña de desprestigio y ninguneo a los principales afectados por la crisis.

 

Es cierto, hay una intención permanente por parte del gobierno de situar a los parados en el ámbito de la gente que se aprovecha del sistema. Me parece un insulto a la inteligencia que en un país con un 24% de paro alguien se atreva a decir que una persona que cobra 400 euros del Estado se acomoda. Es insultante.

 

El gobierno está realizando además una campaña feroz contra los trabajadores públicos. Como si fueran unos privilegiados. Me refiero por ejemplo a declaraciones como las que ha hecho la alcaldesa de Madrid, la señora Esperanza Aguirre, contra los bomberos de su comunidad.

 

De hecho, ella podría haber ejercido su derecho a presentarse a unas oposiciones y ser bombero de la misma manera que cualquier ciudadano español, al que ya le gustaría disfrutar de las condiciones económicas y protocolarias de que disfruta la alcaldesa de Madrid, podría presentarse para alcalde. No si se entiende la ironía.

 

Alguien debería insistir en que sin función pública no hay democracia. La función pública nace para que pueda ser posible un sistema democrático. Si no hay unas instituciones que cumplan con determinadas obligaciones por encima del gobierno y el empresario de turno, no hay democracia.

 

Sin embargo, el discurso del gobierno cala y se extiende hacia el colectivo de los parados. Con las cifras de paro que tenemos en este país no se puede decir que sea un problema de vagancia.

 

alt

 

Dado este panorama ¿cómo ve el futuro?

 

El futuro lo veo muy negro. No atisbo ningún interés por parte del gobierno ni de la U.E. en abordar determinados temas que están vinculados con la presente situación de crisis. Hace poco, por ejemplo, la Comisión Nacional del Mercado de Valores suspendió durante tres meses la posibilidad de comprar y vender acciones el mismo día. Se supone que como medida de freno a la especulación.

 

Entonces uno se pregunta ¿por qué no lo suspenden para toda la vida? ¿Es razonable que tengamos un sistema que facilita la especulación? ¿Nos interesa? ¿Quién gana con ello? ¿Qué intereses representa el gobierno para que esto no se haga?

 

Estamos frente a la usura del siglo XXI ¡Si el delito de usura es algo que se estableció en la edad media! ¿No es usura que la Unión Europea permita que se especule con la prima de riesgo de los países que la integran? ¿Por qué no se dictan normativas que impidan situaciones de este tipo? Sólo con unas cuantas normas se podría frenar la especulación.

 

En este sentido, la única esperanza que me queda es que el movimiento sindical pueda forzar a nivel europeo una mínima normativización del movimiento de capitales en el seno de la U.E. Esto puede comportar algún problema pero al final el que venga a la U.E. a hacer negocio sabrá que hay garantías para realizarlo pero sin sitio para la especulación.

 

¿Qué estrategias piensan desarrollar para conseguirlo?

 

Nosotros estamos en un momento en el que no vemos ninguna salida que no pase por la lucha del movimiento obrero y de los ciudadanos. No hay otra solución. En otros momentos de la historia las mesas de negociación han dado resultados, ahora no es posible.

 

En este sentido nuestra estrategia es una estrategia de lucha permanente implicando a mucha gente en diferentes actos y, en momentos determinados, juntando a mucha gente. En breve tendremos la marcha sobre Madrid y antes de que acabe el mes de septiembre empezaremos a tener fechas para la huelga general.

 

 

altEn este sentido ¿Cómo valora acciones como la realizada por el alcalde de Marinaleda, el sr. Gordillo?

 

En este caso lo relevante es ver enfrente de qué nos pone este señor. Yo creo sinceramente que si alguien se ha creído que en este país los supermercados estarán llenos mientras la gente pasa hambre, éste se equivoca. Lo que ha puesto de manifiesto el señor Gordillo es la injusticia que representa que en este momento haya familias que pasan hambre mientras en el sistema abunda la comida.

 

Nadie me va oír decir ni una palabra contra actos que lo que pretenden es situar al ciudadano frente a una realidad social injusta. En este sentido, las declaraciones de la defensora del pueblo me parecieron hasta pornográficas. Más que la defensora del pueblo parecía la defensora de los privilegios de unos cuantos.

 

No obstante creo que todavía no hemos entrado en esta fase de lucha.

 

Sin embargo, el gobierno también está aumentando sus medidas de represión abogando incluso por realizar detenciones preventivas.

 

En España tenemos un gobierno de derechas con un modelo de sociedad que quiere imponer. Estamos frente a una involución, una involución desde el punto de vista de las libertades. Se pretende limitar la capacidad de protesta pero yo creo que esto sólo lleva a un aumento de la radicalización y de la violencia.

 

El modelo del PP, con el soporte de CiU, ha entrado en la vía de la represión y la privación de derechos. Estamos frente a una involución que está más allá de la reforma laboral o los recortes y se están tocando aspectos fundamentales como las competencias autonómicas o la representación municipal.

 

Estos últimos días se ha hablado de la posibilidad de una fusión entre UGT y CC.OO. ¿Aumentaría esto la fuerza de los sindicatos?

 

No hay conversaciones de fusión entre las direcciones de los sindicatos. Llevamos 20 años diciendo prácticamente lo mismo, con resoluciones congresuales muy similares y apareciendo delante de la opinión pública de manera conjunta. La gente actualmente nos confunde porque formamos  parte del mismo paisaje y, por tanto, tiene sentido plantear una reflexión acerca de un modelo sindical con una organización de carácter unitario. Sin embargo, hay otro modelo que se basa en la unidad de acción. Éste es el que venimos realizando y también se muestra efectivo en otros países de Europa.  

 

Desde movimientos como el 15M y otras plataformas críticas se ha puesto en tela de juicio la estructura, organización y efectividad de los partidos tradicionales pero también de los sindicatos. ¿Cómo valora tales críticas?

 

Es cierto que hay gente que se ha alejado del sindicato en sus reivindicaciones pero si se hubieran acercado a nosotros sabrían que aquí tienen un lugar para luchar y para decir la suya. Para cambiar las cosas incluso del propio sindicato. Pero no lo han hecho porque creen que esto es una especie de departamento de la administración con el que no hay posibilidades de hacer nada.

 

Se nos critica mucho por ejemplo el que recibamos dinero de la administración pero la gente ha de ser consciente de que el dinero que recibíamos vía convenios o subvenciones se dedica fundamentalmente a ayudar a la gente que en muchos casos no está afiliada al sindicato.

 

Soy consciente de que hemos de tener una capacidad de autocrítica permanente pero yo creo que la UGT tiene antenas. La verdad es que nosotros nos refundamos cada día. No somos estáticos. El sindicato cada día ha de ir actualizándose y situándose al día. Creo que estamos en una fase de resituación de la vida sindical. Sin duda. Aunque sea sólo para digerir la reforma laboral. Pero creo que lo estamos haciendo, aunque quizás más tarde de lo que tocaba. Espero que en el Congreso de la UGT se pueda dar un paso adelante y abordar temas clave en la defensa de los derechos de los trabajadores.

 

Un problema que tenemos es que hay muchas empresas en la que no estamos presentes. Otro problema son los autónomos, pero nosotros tenemos una asociación que es la Confederación de Trabajadores Autónomos de Catalunya. Sin embargo, es verdad que es un mundo complejo porque autónomos que caigan en nuestro campo de acción son sólo aquellos que en general no tienen empleados.

 

Sin embargo creo que el desengaño respecto a los sindicatos es la música y no la letra. Desde los años 90 que estamos creciendo. Lo razonable es que decreciéramos porque la gente viene al sindicato por los servicios y cuando se queda en el paro lo lógico es que no se apunte. No obstante, estamos creciendo. Ahora bien, pese a que no retrocedemos en afiliados soy consciente de que nuestros índices de popularidad tampoco son brutales.

 

alt

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*