REALISME(S): A PROPÓSITO DE GUSTAVE COURBET

 

Del 8 de abril al 10 de julio podrá visitarse en el Museu Nacional d’Art de Catalunya Realisme(s) L’empremta de Courbet, una exposición organizada por el MNAC en colaboración con la Fundació Abertis. En esta exposición -comisionada por Cristina Mendoza, Mercè Doñate, Francesc Quílez, y Elena Llorens-, los visitantes disfrutarán de alguna de las obras más

 

 

 

 

 

Texto: Joan Pere Fotografía: Guillem Sans

Del 8 de abril al 10 de julio podrá visitarse en el Museu Nacional d’Art de Catalunya “Realisme(s) L’empremta de Courbet”, una exposición organizada por el MNAC en colaboración con la Fundació Abertis. En esta exposición -comisionada por Cristina Mendoza, Mercè Doñate, Francesc Quílez, y Elena Llorens-, los visitantes disfrutarán de alguna de las obras más representativas de Gustave Courbert, fundador del movimiento realista (siglo XIX), junto a las de otros pintores franceses, así como las obras de los pintores catalanes influidos por dicha tendencia pictórica, entre los que destaca Ramon Martí Alsina como máximo representante del movimiento realista en Cataluña.

 

La exposición “Realisme(s), L’empremta de Courbert” se encuentra estructurada en cinco ámbitos distintos: “Miralls” (espejos), en los que prima el autoretrato; “Presències”, ámbito en que el interés se centra en la representación de personajes del entorno cercano de los pintores; “Art Vivent”, donde el denominador común de las obras son las escenas cotidianas; “Transgressions”, donde el público quizá se sonroje ante el desnudo femenino, con importante carga erótica; y, por último, el ámbito denominado “Realismes”, donde se trata de evidenciar que relegar el movimiento realista únicamente entre el período comprendido entre el romanticismo y el impresionismo es un vano  intento clasificatorio, alejado del pulso de la verdadera expresión artística. Con este objetivo, en “Realismes” se establece un diálogo entre las obras barrocas del siglo XVII (hablamos de Velázquez y Murillo, entre otros) que tanto influyeron en los realistas, junto con las obras de pintores contemporáneos como Antoni Tàpies, que renuevan el sentido del movimiento realista.

 

Cabe decir que el gran esfuerzo realizado por la directora del museo, la señora María Teresa Ocaña, para lograr las obras demandadas por los comisarios de la exposición, no alcanzó para incluir, entre las obras que la configuran, “El origen del mundo” de Gustave Courbert, una obra de belleza sublime y que bien merecería ocupar un lugar destacado en esta exposición. No obstante, resulta altamente aconsejable acercarse al MNAC para disfrutar de “Realisme(s), L’empremta de Courbert”.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*