LAS ENTIDADES BANCARIAS NOS HAN ROBADO

altEl problema que estamos viviendo con las participaciones preferentes y los productos tóxicos no ha empezado ahora. Empieza hace 15 años, cuando ante una desregulación completa del mercado financiero determinados productos empiezan mercados y usuarios en los que no deberían.

 

 

 

Texto: Paula Herráez Fotos: Francesc Sans

Gianfranco Pani portavoz de ADICAE Nos comenta que las entidades bancarias los acusan de alarma social pero no es alarma social es abuso de confianza de las cajas y Bancos que se han aprovechado de la gente mayor y clientes sin ninguna experiencia financiera vendiéndoles productos tóxicos de alto riesgo

 

alt

 

¿Cuál es el origen de ADICAE?

ADICAE nace como AICAR hace 25 años según los estatutos de las cajas de ahorro. Surge como una organización para aglutinar a los impositores de las cajas de ahorro concretamente en Zaragoza, Aragón, y para que fueran representativos dentro de los órganos de gobierno de las cajas de ahorro. De hecho, la palabra ADICAE es el acrónimo de Asociaciones de Impositores de Cajas de Ahorro de España. A partir del momento en que se puso en marcha esta organización, hubo inmediatamente un interés por parte de los consumidores para que fueran atendidas otro tipo de peticiones, todas relacionadas con temas de carácter financiero como pueden ser problemas bancarios con cajas de ahorro y, naturalmente, compañías de seguros.A lo largo de los años, la cosa se ha ido transformando.

 

Ya desde el primer momento, por ser impositores de cajas de ahorro, nos hemos tenido que ver con grandes escándalos en materia financiera. ADICAE ha llevado la representación y la defensa de los consumidores prácticamente en todos los casos de carácter financiero.

 

Se podría decir que vamos a una media 1 gran folión al año. Nosotros defendemos, como asociación de consumidores, todos los derechos de los usuarios. Trabajamos en las juntas arbitrales de consumo en toda España y llevamos reclamaciones del tipo de consumo para nuestros asociados.

 

 ¿Cómo empieza el problema?

El problema que estamos viviendo con las participaciones preferentes y los productos tóxicos no ha empezado ahora. Empieza hace 15 años, cuando ante una desregulación completa del mercado financiero determinados productos empiezan a circular en mercados y usuarios en los que no deberían.

 

En los años 80, las entidades financieras españolas, que de ninguna manera se podían comparar con sus homólogas europeas, mas grandes y estructuradas, empiezan a darse cuenta de que hay un mercado potencial que pueden explotar para crecer a nivel financiero.

 

Esto es una burbuja especulativa en todos los sentidos. Por un lado, a principios de los 90, hay un incremento masivo de las actividades sobre crédito al consumo. Recordemos que fue la época de la aparición de las tarjetas de crédito y del auge de las grandes superficies comerciales.

 

Por otro lado, aparece el  producto inmobiliario y las consecuentes hipotecas. Y en tercer lugar, fue clave la venta masiva d productos de carácter especulativo, como son las participaciones preferentes, la deuda subordinada, las participaciones preferentes ajenas o las obligaciones convertibles. Es decir, todo un conjunto de productos que, actualmente, han arruinado las vidas de las personas.

 

De esta misma manera, se potenció exageradamente el consumo privado, nos animaron a que nos endeudáramos. Mientras que en el 2002 todo el mundo decía que “España va bien”, ADICAE es la organización que ya publica un estudio y una propuesta de ley para la regulación del sobreendeudamiento familiar. Porque ya se estaba produciendo, ya se estaba disparando por encima del valor de los ingresos.

 

Los economistas liberales que opinan que nosotros no estábamos obligados a endeudarnos son los mismos que han llevado a toda Europa a la crisis. La gente sí está obligada a coger un crédito. Cuando en una situación, como la española, asumir una hipoteca suponían 600 €/mes frente a un alquiler de un piso que representaba de entrada 1000 €/mes más 6 meses anticipados de garantía, es evidente que a todo el mundo le salía más fácil comprarlo. Este razonamiento no puede ser contrastado con la realidad que se ha vivido en este país y en otros. Lo mismo ha pasado en Grecia, Portugal o Irlanda. Precisamente, los 4 países de Europa que entraron como pobres en la UE son los que han recibido el batacazo más grande de la crisis. 

 

¿Cuál ha sido el ‘modus operandi’ de los bancos?

 

Hemos vivido una situación de especulación, de endeudamiento de las familias. Las entidades financieras han necesitado recuperar dinero y lo han hecho captando el metálico, el ahorro de los ciudadanos. Naturalmente el dinero más fácil ha sido el de los abuelos. La gente mayor son el segmento de la población más sensible porque han estado ahorrando toda una vida para su vejez. No han sido más que  estrategias comerciales destinadas a captar la mayor cantidad de dinero posible.

 

Las entidades han vendido a personas que no tiene ningún conocimiento financiero productos con características muy especiales. En primer lugar no son líquidos, es decir, no se puede recuperar el dinero a las 24h. Además,  no tienen garantía de ningún tipo al tratarse de deuda privada. A ello se suma que son productos de altísima complejidad y que implican, por estas características, una posible pérdida de dinero importante, cosa de la que no fueron advertidos los clientes. Una pérdida sin posibilidad de recuperación.

 

Esto se debe básicamente a que no se puede controlar el valor real de estos productos ya que se ha hecho una operación de falseamiento el mercado. Estos productos no han cotizado en un mercado libre. Las entidades cogían el dinero de un cliente para dárselo a otro. El resultado es que no es un mercado real pues el dinero sólo pasaba por una bolsa de clientes internos. El problema ha surgido, como es lógico, cuando la gente se ha encontrado con la imposibilidad de comprar debido a la crisis económica.

 

Las entidades bancarias han comunicado que han actuado siguiendo

instrucciones de Europa. ¿Es esto cierto?

 

Esto no es más que otra mentira. Los bancos han operado de forma sucia y fraudulenta  con políticas engañosas. De hecho, nos encontramos al límite de una responsabilidad penal gravísima por haber hecho circular noticias falsas. ADICAE estaba detrás de este problema desde 2009 ya que, desgraciadamente, lo veíamos venir. En ese año, ya enviamos una carta a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) reclamando explicaciones, pues percibíamos una situación de crisis real en relación al mercado y a estos productos.

En septiembre de 2011 enviamos a la CNMV una denuncia contra 52 entidades por haber comercializado de forma ilegal con dichos productos. Veíamos que no existía ningún tipo de cobertura y que ahora esta carencia se hacía real.

 

¿Qué medidas se han tomado ante esta situación?

 

Las entidades bancarias han actuado bloqueando el mercado. Esto significa que si un cliente ha firmado la orden de venta del producto, la entidad no la ha cursado  amparándose precisamente en una directiva de la CNMV que, según decían, les prohibía la venta. Pero  esta información también es falsa. Nosotros somos miembro del consejo consultivo de dicha comisión y conocemos todos los documentos de primera mano. La verdad es que la CNMV había indicado a todas las entidades que dejasen de falsear la realidad, ya que los clientes no estaban protegidos. Y les instaba a que buscaran una solución para resolver el problema. Lo que han hecho las entidades no ha sido más que bloquear el mercado.

 

La segunda mentira que han inventado es que fue el Banco de España quien había prohibido la venta, hecho imposible ya que este organismo no tiene competencia en dicha materia. Lo único que ha hecho Europa ante esta situación ha sido establecer un protocolo que se llama Basilea II, que entra en vigor el 1 de Enero de 2013. En él se ordena que todos estos productos desaparezcan del mercado minorista.

 

Lo cierto es que estos productos sí son legales, pero lo que es infame es que se hayan vendido en España a ahorradores de “a pie”. No es natural que un ciudadano con 100.000€ ahorrados se encuentre con un producto que es perpetuo, que no tiene garantía, no tiene liquidez y que, además, tiene dos cláusulas por las cuales la entidad tiene el permiso para dejar de pagar los intereses.

 

¿Cuántos afectados hay en España?

Nos hemos encontrado con que estos productos han sido vendidos a un millón de ciudadanos en España y, probablemente, sean más los afectados. Ha sido una venta masiva, pensábamos que las participaciones preferentes vendidas a ciudadanos privados eran de 16.000 millones de euros pero ahora sabemos que son  22.0000 millones de euros. Lo más preocupante es que la deuda subordinada dobla el valor de las participaciones preferentes.

 

Entre ambos productos hablamos de un valor que es más del doble de las exigencias del déficit general del Estado de este año.

 

¿Cómo actúa ADICAE?


 

Lo que nosotros hacemos es organizar la demanda. A España la han arruinado unos banqueros que han ejercido el poder.

 

Si los ciudadanos no tienen el dinero para mover la economía ésta se hundirá.

Se deberían haber encontrado otras soluciones posibles, la solucionar de transformar a todos los españoles en accionistas no es la solución. Hay que recordar que atacar a las personas mayores significa atacar a 3 generaciones diferentes.

 

Nadie sabe qué se ha hecho con el dinero. Lo que sí que es cierto es que los organismos ,como el Gobierno, han brillado por su ausencia a la hora de haber intervenido en el problema. Nosotros hemos atendido a 10.000 personas entre enero y febrero.

 

Ha sido ahora cuando la situación ha estallado, cuando la gente más ha necesitado su dinero y ha visto que no ha podido disponer de él.

 

  ¿Qué recomienda a los afectados?

 

El primer consejo que damos a los consumidores en ADICAE es que se organicen, que no se queden solos. Deben acudir a organizaciones como la nuestra. Por supuesto, también deben confiar en la administración pública. La justicia existe y afortunadamente, en los últimos años, hemos vivido agradables sorpresas

 

alt

 

La “estafa” de los bancos

 

Pau Marmaña

 

Miles de personas han sido “estafadas” por sus entidades bancarias, en total 52, al aceptar un producto sin que los empleados les acabaran de explicar de forma clara las nuevas condiciones de la cuenta que abrían o modificaban.

 

El miércoles decenas de personas se manifestaron delante de la Bolsa de Barcelona para protestar por los abusos de confianza que han realizado algunos empleados bancarios y ofrecerles un producto que no resultaba ser todo lo bueno que decían. La mayoría de los afectados son personas mayores que han depositado todos sus ingresos en estas nuevas cuentas y que ahora no pueden recuperar hasta pasados 10 años.

 

Los afectados comentan que confiando con la buena fe de sus empleados les han engañado al no informarles sobre toda la letra pequeña del nuevo producto que les ofrecía. Ahora con la nueva cuenta los clientes disponen de un 30% de su capital en acciones que pueden vender cuando quieran, pero resulta difícil recuperar todo su dinero en la venta de acciones. El 70% restante no lo podrán volver a rescatar hasta pasado 10 años.

 

altEntre los afectados nos encontramos con Montse que nos comenta que tenía su dinero a plazo fijo cuando se le acabo el periodo, su persona de confianza en el banco le ofreció la oportunidad de poner su dinero a otro plazo del que podría cogerlo cuando quisiera, un producto para las “personas selectas” nos comenta. Le pasaron su dinero a preferentes sin que le avisaran de este cambio, cuando lo hicieron se vio obligada a firmar este acuerdo ya que si no lo hacía perdía todo su dinero, pero ahora no puede recuperarlo hasta pasados 10 años.

 

altEncarna nos dice que tenía un plazo fijo a 3 años que caducaba en el 2010, su banco le ofreció la oportunidad de poder mejorar sus condiciones ofreciéndole mayores intereses. En navidades oyó el rumor de otras personas que no podían retirar el dinero de su banco, así que decidió ir a su entidad bancaria con la idea de retirar fondos para comprobar que no era una de las afectadas. Su sorpresa fue que cuando quería retirar la mitad de su capital el banco no le dejaba hacerlo y respondiendo que si necesitaba el dinero pidiera un préstamo.

 

alt“Queríamos comprarnos un piso y cuando fuimos al banco no nos daban nuestro dinero”, comenta Lidia. La solución que le ofrecieron fue la misma que con Encarna pedir un crédito. En su caso Lidia prefirió vender el 30% de las acciones que le ofrecía su banco para recuperar parte de su dinero, perdiendo 3 puntos por cada acción. “De los bancos ya no me fío (…) no podemos hacer otra cosa que movilizarnos”, acaba resignándose Lidia.

 

 

altPepi tenía que hacerse una operación del corazón, pasó antes por su banco para solucionar el vencimiento del plazo fijo de su cuenta y el de su hija. Le comento a su banquero que quería volver a renovar su cuenta con las mismas condiciones. Meses más tarde le llamaron para avisarle de la transformación de su capital, “me enseño la cartilla y me dijo que lo tenía en perpetuo”, comenta Pepi. Su sorpresa fue cunado la persona que se encargo de hacerle este cambio de cuenta le respondió que lo hizo porque era un producto muy bueno y no “pensábamos que pasara”. La solución que le ofrecieron fue firmar la conversión de su dinero en preferentes, con las consecuentes condiciones ya comentadas.

 

altA sus 77 años Montserrat también es una de las afectadas, pero ella fue una de las primeras en pasarse a las preferentes el año 1999. Cuando lo hizo no tuvo ningún problema a la hora de retirar su dinero, los problemas vinieron hace un par de años cuando ya no le dejaban sacar su capital. Empezó a sospechar cuando vio que ya no cobraba los intereses acordados, así que se dirigió a su oficina para preguntar. Allí le explicaron que podría dejar su dinero en las preferentes a un 3%, pero sin que le revelaran las nuevas condiciones. “Si el banco ofrecía un 3 es porque no querían que la gente sacara sus ingresos”, dice Montserrat. A partir de ese momento ya no podía disponer de sus fondos. 

 

Como estas, centenares de miles de personas se han visto afectadas y ahora no pueden disponer de sus ingresos. La única forma que tienen de hacer frente a los bancos es con una demanda conjunta y esperar poder ganar para al menos recuperar parte de su dinero.

 

 

Revista Rambla - Suscriptores

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.