LUCHA OBRERA EN LA DIPUTACIÓN DE BARCELONA

altLos y las trabajadoras de la Diputación de Barcelona están en pie de guerra contra los recortes de sus derechos laborales. Las diversas movilizaciones realizadas entre el día 20 y el 21 de marzo

 

 

Texto: Ferran Peris Serrano Fotos: Francesc Sans

Los y las trabajadoras de la Diputación de Barcelona están en pie de guerra contra los recortes de sus derechos laborales. Las diversas movilizaciones realizadas entre el día 20 y el 21 de marzo demuestran la férrea voluntad de lucha de este colectivo de trabajadoras y trabajadores públicos en contra de los recortes que la administración les quiere imponer.

 

alt

 

Los sindicatos representados en la Junta de Personal de la Diputación de Barcelona, CCOO, UGT, CGT i IAC no paran las movilizaciones para frenar el progresivo empeoramiento de la condiciones laborales a las que la administración les quiere someter.

 

El día 20 de marzo 35 delegados y delegadas de la Junta de Personal y del Órgano de Representación Unitaria de la Diputación de Barcelona se han encerrado en la planta baja de la sede de la Diputación en la Rambla Catalunya para protestar contra los recortes que ya se les han impuesto y los que se les quieren imponer, contra el cierre del servicio de atención directa a los colectivos vulnerables y en contra del uso clientelista de la Diputación por parte de los partidos políticos institucionalizados. Este encierro se hace justo el día antes de que se produzca un pleno de la Diputación donde se quieren imponer mayores ajustes presupuestarios muy negativos para el conjunto de la plantilla de trabajadores y trabajadoras públicos del ente provincial.

 

El día 21, pasadas las 24 horas previstas de encierro, los y las encerradas han salido a la calle con el compromiso por parte de los representantes de la Diputación de suprimir el punto del orden del día del pleno de la Diputación en el que se debía hablar de los recortes y con el compromiso de establecer una mesa negociadora en 24 horas. Esta noticia ha sido celebrada por los más de 300 trabajadores y trabajadoras que se han concentrado en la puerta de la sede de la Diputación en solidaridad con los encerrados y en protesta contra los recortes.

 

Ante el público que ha cortado la Rambla de Cataluña y que no ha parado de corear consignas sindicales en favor de la clase trabajadora, Marina Martínez, presidenta de la Junta de Personal i del Órgano de Representación Unitaria de la Diputación ha hecho un llamamiento a seguir la lucha contra los recortes y ha afirmado que “nadie tiene que pagar esta crisis” en referencia no solo al colectivo de empleados públicos, sino al conjunto de la clase trabajadora.

 

alt

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*