“Las clases en Catalunya no empiezan con normalidad”

altLos principales sindicatos educativos han valorado el inicio del curso escolar denunciando el empeoramiento de las condiciones laborales de los docentes, la disminución de plazas en contraste con una cifra récord de alumnado

 

 

 

 

Los principales sindicatos educativos han valorado el inicio del curso escolar denunciando el empeoramiento de las condiciones laborales de los docentes, la disminución de plazas en contraste con una cifra récord de alumnado en Catalunya y los efectos de la entrada en vigor de la Ley Wert a partir de este año.

 

alt

 

Ahora que el año arranca de verdad. El inicio de las clases en primaria y secundaria nos obliga a aceptar que las vacaciones han llegado a su fin y el curso “normal” de la vida se retoma. ¿Normal? Sindicatos, padres y alumnos de Catalunya defienden que, pese a las optimistas declaraciones de la Consejera de Educación, Irene Rigau, las clases este año “no empiezan con normalidad”.

 

Este curso lectivo se diferencia de los anteriores por varios motivos: la implementación por primera vez de la ley orgánica para la mejora de la calidad educativa (LOMCE), la entrada en vigor en dos escuelas catalanas del 25 por ciento de la docencia en castellano a causa de una sentencia del Tribunal Superior de Justica de Catalunya y la paradoja de ser el año con mayor número de alumnos de la historia (1.552.058 estudiantes) y con una plantilla docente cada vez más reducida a raíz de los recortes pautados por el Gobierno (2.300 profesores menos que en el curso 2011-2012, cuando comenzaron los ajustes).

 

Primer curso de la Ley Wert

 

Aunque el Departamentode educación de la Generalitatha enviado durante el mes de septiembre instrucciones a los centros para el incumplimiento de su aplicación, lo cierto es que la controvertida reforma educativa entra en vigor este año en primero, tercero y quinto de primaria. La “insumisión” a la ley pasará principalmente por medidas provisionales respecto al currículum, de las cuales la más significativa es la nueva asignatura de Valores Sociales y Cívicos, como alternativa a la Religión y en la que la Generalitat ha aprovechado para que los alumnos adquieran “unos conceptos básicos de cultura humanística, de conocimientos éticos y filosóficos y de implicación social”.

 

En una rueda de prensa conjunta celebrada en Barcelona con motivo del inicio del curso escolar, diversas organizaciones gremiales catalanas de educación han denunciado que la tan mentada resistencia a la LOMCE por parte de la Administración catalana– la consejera ha informado que el calendario de aplicación de la ley en las escuelas de la comunidad se ha diseñado para “dilatar al máximo” su ejecución– no llega al área de gestión de los centros. “La aplicación de la nueva normativa estatal de educación se está llevando a cabo sin problema. Todo lo que dice el Govern sobre la insumisión es humo” advierte la portavoz de USTEC (Sindicat de treballadors de l’ensenyament), Ana Elvira Sánchez.

 

Según las organizaciones sindicales, el Departamento de Educación de la Generalitat está elaborando una modificación del procedimiento para seleccionar la dirección de un centro educativo que “no solo aplica lo postulado por la ley Wert sino que va más allá”. En este sentido, Marc Sanguesa, Responsable de Educación Pública por Comisiones Obreras (CCOO), alega que el decreto lanzado por la Administración catalana disminuye el número de candidatos para cubrir las vacantes de dirección y las limita a quienes hayan desempeñado previamente cargos directivos, “dejando fuera a miles de compañeros”.

 

Por eso, tanto desde CCOO como desde los demás sindicatos se hace un llamado a la resistencia de los centros públicos. “Ofrecemos ayuda a todas las escuelas que quieran defender sus proyectos democráticos y resistir de verdad a una ley intrusiva que ataca una de las garantías del estado de bienestar, la educación” expresó Sanguesa.

 

El castellano en las aulas

 

En cuanto a la orden del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) de impartir el 25 por ciento en castellano de las clases en dos escuelasEscolàpies de Sabadell y Sant Bonaventura Franciscans de Vilanova i la Geltrúdebido a que dos alumnos lo solicitaran, los representantes sindicales consideran que esto demuestra que el Gobierno catalán no ha adoptado una “vía de resistencia efectiva contra la LOMCE, en defensa de la inmersión lingüística que desde hace tantos años llevamos adelante en nuestra comunidad”.

 

La portavoz de USTEC, Ana Elvira Sánchez, declaró que es necesario que el Departamento de Enseñanza se haga responsable del modelo de escuela catalán y que no dé más “las respuestas ambiguas que llegan a los centros escolares y dejan a los directores en la indefensión”.

 

Porsu parte, Xavier Massó, Secretario General del Sindicato de profesores de secundaria de Catalunya (ASPEPC-SPC), opinó que las sentencias del 25 por ciento en castellano “son una consecuencia perversa del decreto de direcciones, que convierte al director de cada escuela en el máximo responsable de la misma frente a la ley y no, como sucedía antes, que se limitaba a aplicar las instrucciones del Departamento de Enseñanza como un funcionario más”.

 

Condiciones laborales iguales o peores

 

Xavier Massó (ASPEPC-SPC)ha denunciado en la rueda de prensa que el inicio del curso 2014-2015 se produce sin mejoras en las condiciones laborales del sector. “Con un personal sustituto al que se le continúa reduciendo sus percepciones salariales y su dedicación un 15 %, con la cobertura de las sustituciones desde el décimo día y, en ningún caso, al 100 % del horario y con la pérdida salarial de un 7 % de todos los docentes, no podemos decir que el curso empieza con normalidad”. Estas medidas, que en 2012 fueron concebidas como excepcionales y debían aplicarse hasta marzo del 2014, siguen siendo vigentes en Catalunya, gracias a que los Presupuestos generales del 2014 les han vuelto a dar cabida. “Continuamos exigiendo la cobertura de las sustituciones al 100% de dedicación y salario desde el primer día. Es el tercer año consecutivo que se repite esta situación aplicada exclusivamente en Catalunya” remarca Amparo Burgueño, Secretaria General de UGT-FETE.

 

A la precariedad salarial hay que añadir otro factor que también aumenta las dificultades de una óptima labor en la enseñanza, el aumento significativo de alumnos- 10 mil más que el año pasado- en contraste con una mínima ampliación de plantilla docente. “La Consellera dice que con 815 nuevas contrataciones iremos viento en popa. Pues no, nos deben plazas, con esto no damos abasto” reclama Massó, del sindicato de profesores de secundaria. A lo cual, Amparo Burgueño (UGT) añade una puntualización: “Ese número no se corresponde con jornadas laborales. Son 815 docentes que trabajan un cuarto de la jornada y ganan un cuarto del sueldo”.

 

El curso 2014-2015 se prevé difícil en Catalunya, tanto por el desfase entre la pérdida de personal docente y el marcado aumento del alumnado como por los efectos que a partir de la implementación de la Ley Wert comenzarán a notarse en el modelo de enseñanza. Por eso, los sindicatos lanzan una llamada a la movilización. “La recuperación de nuestros derechos requiere una lucha sostenida en el tiempo. Proponemos, entonces, una huelga parcial indefinida que llame verdaderamente la atención sobre lo que está pasando en las escuelas” manifestó Amparo Burgueño, de UGT. Aunque todavía sin un calendario claro de actos, las organizaciones sindicales animan a los centros públicos a la resistencia a la aplicación de la ley Wert “por, al menos, un par de cursos” hasta que se encuentre una vía alternativa consensuada entre toda la comunidad educativa.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*