Frente común de la izquierda soberanista

altLa campaña “Esquerres pel #SíSí” propugna romper con el viejo régimen a través de un proyecto inclusivo con las clases populares como protagonistas.

 

 

 

 

 

La campaña “Esquerres pel #SíSí” propugna romper con el viejo régimen a través de un proyecto inclusivo con las clases populares como protagonistas.

 

alt

 

La ruptura con el establishment surgido de la transición (contra los privilegios y dominio de las élites y poderes fácticos) y la construcción de un futuro basado en la justicia social y la libertad. Bajo este prisma se ha presentado hoy la campaña Esquerres pel #Sí-Sí en el Espai Ciemen de Barcelona, todavía con el rescoldo del millón y medio largo de la V y el escozor de los que ingenua o malintencionadamente creían que el caso Pujol mermaría o deslegitimaría la gran aspiración soberanista. El manifiesto no sólo defiende la consulta del 9-N, sino que pone énfasis en un proyecto inclusivo centrado en la unidad de las izquierdas y las clases populares como origen y razón del proceso.

 

La flamante iniciativa cuenta con el respaldo de 16 colectivos, entre los cuales destacan la CUP, ERC, dos sectoriales de ICV (la de Fet Nacional y la de Política Lingüística) Procés Constituent, así como un centenar de personalidades de la política, la cultura o el asociacionismo: desde Arcadi Oliveres y Teresa Forcades, hasta al antropólogo Manuel Delgado, pasando por los escritores Julià de Jòdar y Antonio Baños y los políticos Joan Raül Romeva, Joan Tardà y David Fernández, estos dos últimos presentes en la sala.

 

Lluís Rabell, presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona, ha avisado que nos encontramos en un momento excepcional de aceleración de la historia” y que hay que asumir como un acontecimiento de gran magnitud el hecho de que miles de personas “salgan a la calle para reivindicar los derechos nacionales y democráticos de Catalunya”.

 

Para Rabell, la importancia del documento reside en las diferentes sensibilidades que aglutina, cosa que corrobora el carácter plural y transversal del proceso. En este sentido, se convierte en una esperanza para desengañados que a fuerza de negaciones y amenazas no han tenido más remedio que abrir los ojos. “Yo vengo del federalismo y somos muchos los federalistas que nos hemos dado cuenta que nuestro antigua idea no era compatible con la expresión del soberanismo, porque el avance sólo pasa por la libertad nacional”. Como ejemplo de los distintos puntos de partido que han llegado a la misma conclusión, ha citado Ada Colau, defensora del Sí-Sí “fruto de la radicalidad democrática, cosmopolita y nada identitaria”.

 

Al mismo tiempo, el manifiesto pone en evidencia el tópico de la izquierda española según el cual “el nacionalismo es el de las periferias y no el nacionalismo español, visto como el orden natural de las cosas”. Además, asegura que lo que ocurre en Catalunya supone una “oportunidad para reformular” el viejo régimen, un debate ya iniciado con propuestas como la de Podemos.

 

LA CONSULTA COMO NEXO COMÚN

 

El activista ha recordado que el denominador común de los firmantes es “el amplio acuerdo por la consulta”, más allá de la opción final que se escoja para articular el país, así como su vocación inclusiva desde abajo y hacia arriba, ya que “invita a la gente a expresarse libremente y a ser protagonista del cambio”. Así, ha explicado que el aumento del “sí” en Escocia procede del descontento de las clases trabajadoras “que defienden un horizonte de progreso”. Precisamente la Intersindical CSC ha iniciado una campaña pedagógica en los comités de empresa y juntas de personal para obtener el primer “sí” de la pregunta, iniciativa paralela al “puerta a puerta” de la ANC.

 

Alfredo Bienzobas, coordinador nacional de Treballadors per a la Independencia de la ANC, ha resaltado que el proceso debe estructurarse “en torno a la movilización, con el pueblo como elemento central de referencia porque queremos opinar sobre todo” y que no tiene nada que ver arrebatos patriótico-folklóricos de cara a la galería. “No queremos montar chiringuitos sino una sociedad nueva, un país libre e independiente, una República independiente con valores como la laicidad, el enseñamiento o la igualdad de derechos”. Joan Tardà, diputado de ERC en el Congreso, ha matizado que “los catalanes, a la independencia la llamamos República” y ha apelado la gente a “ir de cara a gol y sin complejos”.

 

NO SIN REGENERACIÓN SOCIAL

 

En el contexto del frente de izquierdas, tampoco han faltado los dardos a CiU. El activista Joel Sans entiende las dudas y reticencias de muchos ciudadanos catalanes de sumarse a un proceso liderado por “quienes han aplicado recortes y han querido eclipsar el debate social” y por eso ve necesaria “la ruptura democrática y el proceso constituyente. Uno de los insistentes ha aprovechado para añadir que los más fervorosos partidarios del no “viven en Pedralbles”.

 

Abel Rodríguez, de la coordinadora de parados y de SAP Muntanya (Hospital Vall d’Hebrón), ha intentado transmitir el punto de vista de los inmigrantes llegados a Catalunya en los 60 y 70 que ahora han decidirse sumarse al proceso. Este activista nacido en Burgos ha alertado, no sólo de la intoxicación la guerra sucia del Estado sino también de la derecha española representada en el Parlament cuyo objetivo es “manipular los inmigrantes para que vayan en contra del proceso”.

 

La sede de CCOO acogerá el próximo martes 23 a las 18h de la tarde la siguiente reunión de trabajo de un grupo que por ahora no tiene previsto hablar con los partidos pro-consulta sino más bien “ganarse” la calle y convencer indecisos mediante charlas y debates.

 

POR QUÉ QUEREMOS EL SÍ-SÍ EN 16 PUNTOS

 

1.- Sí-Sí para garantizar trabajo, salarios, prestaciones y pensiones dignas para todas y todos.

 

2.- Sí-Sí por una democracia llena y libre de corrupción.

 

3.- Sí-Sí para frenar los desahucios y garantizar vivienda digna a todos.

 

4.- Sí-Sí para garantizar el derecho de todas las personas a decidir sobre su propio cuerpo.

 

5.- Sí-Sí por la repartición de los trabajos y la riqueza.

 

6.- Sí-Sí por una banca pública y con control social.

 

7.- Sí-Sí para rescatar las personas y dejar de pagar la deuda ilegítima.

 

8.- Sí-Sí por una salud y sanidad públicas de acceso universal.

 

9.- Sí-Sí por un sistema judicial próximo, imparcial, gratuito y eficiente.

 

10.- Sí-Sí para garantizar los derechos de la ciudadanía a todos los que vive en Catalunya.

 

11.- Sí-Sí por la soberanía energética, el control de los recursos naturales y una economía ecológica.

 

12.- Sí-Sí por una economía productiva y solidaria al servicio de las personas.

 

13.- Sí-Sí por una educación pública, integradora y de calidad.

 

14.- Sí-Sí por unos servicios públicos universales.

 

15.- Sí-Sí por un territorio cohesionado con las infraestructuras integradas y equilibradas.

 

16.- Sí-Sí por una participación vecinal que influya directamente en las políticas públicas municipales.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*