25 julio, 2021

Joan Massanès: «En los portales de Internet he encontrado mucha soledad»

Massanès, periodista de profesión, publica 'Internet, citas y soledad', donde narra con un estilo ameno, próximo al reportaje periodístico, la sucesión de encuentros y situaciones que se encontró en las citas por Internet. En su investigación, entabló correspondencia con más de ochenta mujeres y conoció a cincuenta.
Joan Massanès.

Internet, citas y soledad son dos novelas en una. En la primera, Jordi, un profesor universitario especializado en Inteligencia Emocional, conoce de una forma muy poco convencional a una mujer que acaba de abandonar una orden religiosa muy estricta en la que permanecía desde la adolescencia. Entre ambos nace una relación que deberá superar las estrictas normas que la mujer sigue cumpliendo en su día a día y que parecen ajenas al siglo XXI.

Finalizada esta relación, aparece una nueva mujer en la vida de Jordi, de características totalmente antagónicas a las de su relación anterior. Se trata de una mujer separada, con dos niños pequeños y una depresión crónica que se manifiesta en una misandria, aversión a los hombres. Para salvar la relación, Jordi deberá lidiar con esta patología a la vez que se encarga del cuidado de los pequeños.

Estas dos relaciones aíslan durante años al protagonista del mundo exterior: de sus amistades, hábitos y aficiones. Para ampliar su círculo social, Jordi se introduce en el intrigante mundo de las citas por Internet. En períodos intermitentes durante casi dos años, contacta con varias decenas de mujeres. La mayoría de las citas sigue los parámetros convencionales, pero muchas de ellas derivan en situaciones sorprendentes, incluso para un experto en habilidades interpersonales.

El autor, Joan Massanès, periodista de profesión, narra con un estilo ameno, próximo al reportaje periodístico, la sucesión de encuentros y situaciones. Las interioridades de un tema tan actual como son las citas por Internet convierten la lectura en adictiva.

¿Cómo fueron sus comienzos en la escritura?

Desde bastante pequeño me gustaba leer mucho y escribir. Me matriculé de Periodismo y de Literatura, pero en primero de Periodismo ya encontré trabajo en un periódico. Ese mismo año, en una entrevista a Manuel Vázquez Montalbán, me comentó que, si quería ganarme la vida como escritor, primero tenía que hacerme un nombre como periodista. Dejé la carrera de Literatura y seguí con la de Periodismo.

¿Cómo ha sido la experiencia de escribir Internet, citas y soledad?

Dicen que si escribes una novela es porque tienes una historia que contar. En mis dos años en el portal, entablé correspondencia con más de ochenta mujeres y conocí a unas cincuenta. Detrás de cada una hay una historia de vida y cada cita es una experiencia. Escribir estas vivencias ha sido como una catarsis.

Entablé correspondencia con más de ochenta mujeres y conocí a cincuenta. Detrás de cada mujer hay una historia de vida y cada cita es una experiencia

¿Cuánto hay de realidad y cuánto de ficción? ¿Cuánto hay de Joan en Jordi?

La novela es una obra de ficción basada en hechos reales, ni uno de los nombres es real, pero todas las personas citadas existen en la realidad, así como sus actuaciones. Había mucho del Joan de hace tres o cuatro años en el Jordi de la novela, pero el portal comporta un aprendizaje y ahora actuaría distinto en algunos aspectos.

El libro tiene dos partes, ¿Qué diferencia a la primera parte de la segunda?

La primera parte narra dos relaciones de pareja noveladas que, por motivos muy distintos, apartan al protagonista de sus amistades y aficiones. El Joan actual actuaría de forma totalmente distinta al Jordi de la novela con respecto a estas dos relaciones. La segunda parte presenta a un Jordi, aislado del mundo por las citadas relaciones, que intenta conocer nuevas amistades y se encuentra con un microcosmos intrigante como es el mundo de los portales.

¿Por qué el título incluye la palabra soledad?

Todos en la vida nos proponemos una serie de objetivos, yo desde siempre he intentado ayudar a las personas que se sienten solas, posiblemente porque yo también he pasado largas etapas de soledad. En el portal he encontrado mucha soledad, incluso desesperación. Una de las cosas que más me ha costado ha sido romper vínculos con citas a las que no me unía nada, pero que notaba que estaban muy solas.

Desde siempre he intentado ayudar a las personas que se sienten solas, posiblemente porque yo también he pasado por etapas de soledad

La historia transcurre en Barcelona y alrededores ¿qué escenarios reconocidos pueden esperar encontrar los lectores en el libro?

La historia se desarrolla básicamente en cinco escenarios: los caminos y merenderos/restaurantes de Collserola, el Baix Empordà, los pueblecitos del Pirineo de Les Valls d’Àneu, el campus de la Universidad Autónoma de Barcelona y dos cafeterías emblemáticas de Barcelona, que ya no existen.

¿Cree que su formación en comunicación escrita e Inteligencia Emocional le ha ayudado a relacionarse en el mundo de las citas por Internet?

Relativamente. Creo que los e-mails son una primera forma de aproximarse a la otra persona, por eso yo cuidaba mucho lo que decía, así como el nivel de la redacción, sin caer en ningún caso en la pomposidad. En este sentido, el portal es un desierto. La mayoría de mensajes son «tipo whatsapp» y están llenos de abreviaturas y faltas de ortografía. Sí que me ha servido la Inteligencia Emocional en saber escuchar y empatizar.

¿Se dicen muchas mentiras en el portal o las personas suelen contar la verdad?

La principal mentira es la foto. Prácticamente nadie cuelga una foto actual. También es frecuente que la persona se quite un par de años, sobre todo si hace poco que ha cambiado de década. Otra mentira muy recurrente es decirte, mientras quedan contigo, que no están interactuando con otras personas, pero casi siempre acaban delatándose.

¿Es mejor ser soltero que separado/divorciado? ¿Es mejor tener hijos?

A mí me ha pasado factura ser soltero, te ven como un bicho raro. He tenido que repetir como un mantra que: «Soy soltero, no solterón». Es curioso que, incluso personas que se declaran muy católicas, prefieren que estés divorciado: la soltería despierta sospechas. En cuanto a los hijos, pueden ser un nexo de complicidad, pero quieren que estén independizados, en definitiva, que la persona esté «libre de cargas».

Es curioso que, incluso personas que se declaran muy católicas, prefieren que estés divorciado a que estés soltero

¿Qué es lo que más se valora en el portal, lo que más atrae a la otra persona?

Sin duda la imagen externa. No solo que una persona sea atractiva, sino también que se cuide, vaya al gimnasio, vista bien… Más de una persona me ha insistido en sus mensajes en que: «La verdadera belleza es la interior», pero me ha filtrado por mi físico, aunque el suyo tampoco sea atractivo.

¿Todas las personas buscan pareja o algunas solo amistad?

El portal te deja especificar al respecto en tu perfil: pareja, amistad o relación apasionada. La inmensa mayoría responde las dos primeras opciones, aunque un porcentaje significativo no descarta la tercera. En la realidad, prácticamente todo el mundo busca pareja. Incluso quienes mencionan tan solo la amistad, tras una cuarta o quinta cita, ya te empiezan a hablar de pareja.

Indique algo que realmente le haya sorprendido del portal.

Me ha sorprendido profundamente que en la raya de los cincuenta o sesenta años todavía lo que se priorice sea el físico, aunque todo el mundo lo niegue. Es evidente y lícito que una persona te «entre por los ojos», pero creo que a nuestra edad deberíamos priorizar otros aspectos, como las inquietudes y complicidades.

¿Nos podría dar cinco consejos básicos que un usuario de este tipo de aplicaciones debería tener en cuenta?

En primer lugar, antes de quedar con alguien, es importante intercambiar distintos e-mails de varias líneas que te permitan saber algo de la otra persona que no sean trivialidades; hay quien tras un par de mensajes «tipo whatsapp» ya quiere quedar.

En segundo lugar, muy importante, nunca quedes con nadie con quien no hayas hablado un cierto rato por teléfono: la conversación muestra muchos aspectos que los e-mails camuflan.

Por otra parte, nunca desacredites a tus anteriores parejas o citas, aunque puedas tener motivos para ello.

No intentes solo hablar tú, como si estuvieses vendiendo un producto, has de mostrar interés por lo que cuenta la otra persona: saber escuchar y ser empático.

Finalmente, nunca quedes con una persona que se encuentra a más de una hora de distancia, a no ser que ya hayas empatizado mucho con ella por teléfono. Es frustrante, a los cinco minutos de hablar con alguien, ver que no congeniáis en nada y pensar que estás a más de una hora de distancia de casa.

¿Cómo ha cambiado el mundo de las citas por Internet en los últimos años?

Hay una gran variedad de portales, por lo que la oferta se ha vuelto más específica, lo que te facilita las cosas. El cambio que destacaría es que, hace por ejemplo diez años, las mujeres buscaban hombres tres o cuatro años mayores o menores que ellas. En la actualidad, lo cual es muy lícito, descartan a los de más edad que ellas. Quiero pensar que yo ya estoy en la línea de los sesenta y que a una mujer, de por ejemplo 57 o 58 años, «el 6» la ahuyenta.

¿En general, calificaría su experiencia en el mundo de las citas por internet como positiva o negativa?

Las dos cosas. He tenido dos parejas, que no se han consolidado, pero que me han inyectado ilusión. Lo más importante, he incorporado personas muy válidas a mi vida con las que ha quedado una buena amistad. Por otra parte, aunque acudas muy mentalizado a una cita de que es muy difícil que la química sea mutua, siempre te creas unas ciertas expectativas, y los desencuentros sucesivos comportan una reiterada decepción y, sobre todo, un gran desgaste.

¿Cree que es posible encontrar el amor en este tipo de plataformas?

Conozco bastantes amistades que han encontrado pareja en el portal y les va bien. Yo he encontrado amistades. Creo que el error a evitar es buscar el amor a piñón fijo y, más aún, en una primera cita. Mucha gente te dice: «Amistades ya tengo muchas, yo quiero una pareja». Es lícito, pero incorpora una persona válida a tu vida y deja que sea el tiempo quien posicione esa relación, tal vez será en una relación de pareja.