IBERIA AFRONTA UN FUTURO INCIERTO

altLos días de huelgas en Iberia se suceden a un ritmo directamente proporcional que las protestas de sus trabajadores. Más de 500 personas se manifestaron en la Plaça Sant Jaume de Barcelona para reclamar

 

 

 

Texto: Xavier Mostacero Fotos: Francesc Sans

Los días de huelgas en Iberia se suceden a un ritmo directamente proporcional que las protestas de sus trabajadores. Más de 500 personas se manifestaron en la Plaça Sant Jaume de Barcelona para reclamar un futuro para la aerolínea. Según explica José Antonio Ramírez, presidente del comité de empresa de Iberia en Barcelona “British Airways tiene un problema financiero y su objetivo es utilizar el holding IAG para hacerla rentable. Por eso Iberia está dejando las lineas que son rentables y que están dotando de rentabilidad a la compañía, y le están traspasando nuestros pasajeros”. Ramírez también denuncia que el objetivo de Iberia es “venderse el handling y los servicios asociados como el mantenimiento de aviones para hacer caja”.

 

alt

 

Otro punto polémico son los slots, las franjas horarias en que pueden operar vuelos cada una de las compañías. Según Ramírez, “el ejemplo es Miami, es un aeropuerto importantísimo. Iberia ha dado sus slots en horas punta y se está cogiendo los peores horarios y esto vacía los aviones de Iberia. Nadie vuela a Miami para quedarse a dormir, vuelan para hacer conexiones, y eso no no se puede hacer con Iberia, pero si con otras compañías cómo British Airways, que llegan por la mañana o al mediodía”.

 

Iberia express, ¿una piedra más en el camino?

 

El 25 de marzo de 2012 empezó a operar Iberia Express, una nueva compañía de bajo coste del holding IAG. Si consultamos la hemeroteca, nos encontraremos con que hace aproximadamente un año también hubo muchas protestas, ya que se temía que podría los intereses de esta nueva aerolínea podían entrar en colisión con los de Iberia, a la que en principio iban a alimentar con sus vuelos. Según el Secretario General de Comisiones Obreras en Catalunya Joan Carles Gallego “en principio no sabemos si tiene relación. Según nuestra opinión y nuestros análisis podría tener una cierta relación directa, aunque no es el planteamiento que nos han hecho desde la empresa”. Gallego destaca que “lo importante es que los centros de decisión estén aquí, no en Inglaterra. El Gobierno debe tomar cartas en el asunto”.

 

¿Cómo se llega a esta situación?

 

Iberia inicia su camino a la incertidumbre a principios de los años 90. Los directivos de la todavía empresa pública deciden empezar una gran expansión de la compañía para que esté mejor preparada para la liberización del mercado aeroportuario europeo. Para ello, compran varias aerolíneas del mercado latinoamericano. Así, la empresa española se hace con el 35 por ciento de la chilena Ladeco (10 millones de dólares), el 60 por ciento de la venezolana Viasa (145,5 millones de dólares) y Aerolíneas Argentinas (630,1 millones de dólares entre 1991 y 1994, aunque el total del coste entre 1991 y 2001 supera los 2100 millones de euros entre Iberia y el SEPI).

 

Así pues, nos encontramos que Iberia, una compañía pública que en la segunda mitad de los 80 suma más de 240 millones de euros de beneficios, pierde entre 1990 y 1991 más de 470. La empresa acabó en quiebra técnica y en 1994 la Comisión Europea tuvo que autorizar al Gobierno Español a aportar capital a la compañía, tras dos ampliaciones de capitales acometidas por el Instituto Nacional de Industria.

 

Un nuevo punto de inflexión llega en 2001, con la salida de Iberia a Bolsa. Sus últimos resultados, los del año 2000 fueron de 222,37 millones de euros antes de impuestos y el precio, cuando sale a bolsa, es de 1,19 euros por acción. Avanzamos hasta finales de julio de 2008, cuando se anuncia su fusión con British Airways. El 20 de enero, Iberia deja de cotizar en el parqué para ser sustituída por IAG, cuyo principal accionista pasó a ser Caja Madrid, con el 12 por ciento. El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ya ha avanzado que “la participación en IAG está dentro del plan de desinversión con plazo de cuatro años”. Si se vende la participación del Bankia, y no la compra prácticamente entera un accionista español, este holding quedará en manos británicas o de quien se haga con la mayor parte del pastel de las acciones que son propiedad de Bankia. Esto provocará que su sede, probablemente, se quede en Londres.

{morfeo 565}

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*