El Orgullo toma Madrid

Autor: Clara Raffin Barrios

Vuelve un año más La Semana del Orgullo LGTB a Madrid. Desde el miércoles 29 de junio hasta el domingo 03 julio, la capital española celebró la reivindicación de los derechos del colectivo LGTB con conciertos, manifestaciones y muchas otras actividades y fiestas. El evento fue organizado por la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB), la Asociación de Empresesas y Profesionales para LGBT de la Comunidad de Madrid (AEGAL) y el Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid (COGAM), contando con la colaboración del Ayuntamiento de Madrid. Así, el Orgullo tuvo lugar en el centro de la ciudad, con rincones como la Plaza de Chueca, Plaza de Sol o Plaza de Pedro Zerolo como escenarios principales del festejo. De este modo, según los organizadores, unos 300.000 visitantes de 66 países llegaron a la capital para la fiesta y, según la Asociación Hotelera de Madrid, en el centro de la ciudad la ocupación fue del cien por cien. Por otro lado, en el Orgullo de este año estuvo especialmente presente la reivindicación de los derechos del colectivo bisexual y también la memoria de los fallecidos en la masacre de Orlando el pasado 12 de junio.

gey-02

El pregón que cada año inaugura el Orgullo no tuvo lugar en la plaza de Chueca (como es tradición) en esta edición por la sentencia de prohibición tras la denuncia presentada en 2015 por la Asociación de Vecinos de Chueca, en la que consta que el pregón celebrado dicho año superaba los límites sonoros de la Ordenanza de Protección contra la Contaminación Acústica. Así, la ceremonia tuvo lugar en la recién nombrada plaza de Pedro Zerolo y contó con la artista La Plexy como presentadora. No hubo pregoneros oficiales tras la polémica que suscitó en las redes sociales el que se hubieran escogido al jurado de Master Chef para dicha tarea, pero, de todas formas, el público se mantuvo entretenido con la representación del cantautor Javier Álvarez y con la entrega de los premios Muestra-T. Además, también estuvieron en el escenario los representantes de las organizaciones COGAM, FELGTB y la AEGAL. Asimismo, en el pregón estuvo muy presente la tragedia de Orlando y, en su discurso, La Plexy recordó que “aunque solo hubiese una sola persona en este mundo que sufriese por su condición de género, eso ya sería suficiente razón para la celebración del Orgullo”.

Otro día importante fue el sábado 2, en el que tuvo lugar la famosa manifestación que todos los años se celebra durante las fechas del Orgullo. Este año, el tema central de la marcha fue la reivindicación de los derechos de las personas bisexuales; un tema contextualizado en un decálogo elaborado por el FELGTB, en el que se recogen las necesidades y peticiones de dicho grupo social. La manifestación recorrió una de las principales arterias de Madrid: salió de Atocha y subió por el Paseo del Prado, pasando por la plaza de Cibeles hasta llegar a Colón. Así, en la cabecera de la Manifestación, bajo el lema de “Leyes por la Igualdad Real Ya – Año de la Visibilidad Bisexual en la Diversidad” marcharon representantes de las entidades organizadoras, así como las instituciones que colaboran y creen en el Orgullo. Tras la parte más reivindicativa de la marcha, siguieron las carrozas de música y colores, recreando el ambiente festivo de la manifestación. Este fue el evento con más asistencia, donde el número de personas congregadas en la manifestación se aproxima en 1,5 millones.

Aparte de estos dos eventos centrales, también hubo muchas otras actividades interesantes a lo largo de los cinco días del Orgullo. Por un lado, se celebraron todas las noches conciertos al aire libre en distintos puntos de la ciudad, contando con artistas como Chenoa, las Hinds o Falete, entre otros. También se presentó el viernes la IX Gala Mr Gay Pride España 2016, donde Cándido Arteaga fue nombrado Mr. Gay Pride. Además, entre los eventos más tradicionales estuvieron la carrera en tacones el jueves y la batalla de agua el viernes, ambos celebrados en la calle Pelayo.

gey-01

Más de tres décadas de Orgullo

El Orgullo LGTB de Madrid tiene sus orígenes en las manifestaciones del 28 de junio de finales de los años 70 en el centro de la ciudad, donde ya en los 80 empezó a ser común que, tras el evento, los participantes subiesen al barrio de Chueca a continuar la celebración del Orgullo un ambiente más festivo y relajado. Así, empezaron a brotar organizaciones como el COGAM en 1986 y a desfilar las primeras carrozas de la manifestación en 1996.

Como explica el presidente de la FELGTB, Jesús Generelo, “hace ya 20 años FELGTB y COGAM tuvieron la feliz iniciativa de hacer de esta manifestación un acto de ámbito estatal para que sirviera de altavoz poderoso a nuestras reclamaciones de igualdad”. Generelo observa que “esto hizo que organizaciones -y gente de a pie- de toda España empezaran a venir a la cita anual en Madrid; creando una bola de nieve que ha convertido al Orgullo LGTB de Madrid-España en uno de los más grandes y reivindicativos del mundo”.

Efectivamente, en 2005, con la aprobación del matrimonio igualitario en España, se produjo una explosión de asistencia alcanzando por primera vez los dos millones de personas, y, en 2007, cuando Madrid fue elegida como capital europea del orgullo celebrando el Europride 2007 y coincidiendo con la puesta en vigor de la Ley de Identidad de Género, acudieron a este más de 2,5 millones de personas de todo el mundo. De hecho, está previsto que el próximo Worldpride de 2017 tenga lugar en Madrid.

Con todo, algunas voces, como Shagay Lily en el libro ‘Adiós, Chueca’, alegan que el crecimiento del Orgullo ha diluido el espíritu reivindicador tradicional tanto del evento como del barrio de Chueca para convertirlo en una atracción turística a la merced de intereses políticos y económicos más allá de los mensajes de respecto e igualdad iniciales. No obstante, también es cierto que ha habido un cambio de actitud tras el cambio de alcaldía en 2015. Cuenta Generelo que “la diferencia es abismal: además de que han hecho suya la celebración del Orgullo, con puesta de banderas, iluminación en plazas representativas, actos organizados por el propio Ayuntamiento, presencia de la Alcaldesa en la manifestación… la interlocución con las entidades organizadoras es mucho más fluida. Hay mucha mayor sensibilidad.” Sin embargo, el activista también añade que “aun así, un evento de estas dimensiones requiere de mucha más implicación y coordinación para que pueda desarrollarse perfectamente y crecer al ritmo que el propio acontecimiento va demandando”.

gey-04

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*