DEMOCRACIA ENTRE 2 ESPADAS

altDetrás de los intereses de los ciudadanos árabes en convertir su estado en democrático, existe un ferviente deseo de parecerse a Europa. La pobreza de los países musulmanes ha forzado 

 

 

Texto: Cristina Garcia Carola ilustración: Evelio Gómez

alt

 

Detrás de los intereses de los ciudadanos árabes en convertir su estado en democrático, existe un ferviente deseo de parecerse a Europa. La pobreza de los países musulmanes ha forzado a millones de personas a emigrar a nuestro continente con la esperanza de vivir, en lugar de sobrevivir, y aunque las costumbres europeas se diferencian de las árabes, lo que esos ciudadanos han podido observar en el modelo europeo, han sido ciertas libertades impensables de tener en sus lugares de origen: actos como opinar, votar, el privilegio de comer cada día, de educar a hombres y mujeres por igual en la escuela, (fuera de la influencia religiosa impuesta por el estado), de poder encender la luz y vestirnos cada día

 

En general los ciudadanos del mundo sólo necesitamos cubrir nuestras necesidades básicas… y vivir en libertadpero muchos no se paran a pensar que es fundamental cultivar los conocimientos. La ignorancia amordaza al pueblo de una manera atroz. En Egipto los ciudadanos y la casta política (sólo interesada en derribar a Mubarak) ha derrocado al que fuera un gobierno dictatorial durante 30 añospero a partir de aquí alguien tiene las ideas claras de cómo llevar un país? De cómo devolver a la gente una cierta dignidad en su vida? En Egipto existen dos sueños que conviven juntos pero no se dan la mano…¿alguien cree qué quién suba al poder va a interceder en los intereses del pueblo? El objetivo de la revolución era esepero cómo terminará todo?

 

Mubarak era militar, ¿van a resistirse los militares (que gozaban de completa inmunidad durante su mandato) a ceder su poder?

 

Mires por donde mires el país esta corrompido y existen demasiados intereses como para dejarlos de lado e interesarse en los ciudadanos. Siempre he creído que los árabes no tienen cultura negociadora y no saben ceder ante lo evidente. No si son muchos o pocos, pero el carácter extremista que presentan ya no esta de moda en las calles.

 

Mientras exista el dinero habrá corrupción, mientras haya ignorancia las desgracias se sucederán una detrás de otra.

 

Los instigadores políticos de la revolución egipcia fueron, entre otros, los Hermanos Musulmanes, grupo, cuya insignia es el Coran guardado por dos espadas…. es un ejemplo muy ilustrativo de su forma de pensar ¿qué les espera a esas gentes ante esa casta que acaba de ganar las elecciones?, al frente está Mohamed Mursi, reconocido ganador de las elecciones presidenciales. Este es el supuesto cambio que se instaura en la plaza Tahrir.

 

Si alguien ha tenido la oportunidad de leer “Rebelión en la Granja” por George Orwell, sabrá que ese libro es eterno… y que la historia se repetirá.

 

 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*