El estado español colabora con el SBU en la detención del periodista y disidente ucraniano Anatoli Shariy

Nueva infamia del «gobierno más progresista de la historia». Tras abandonar a su suerte al periodista vasco Pablo González, ahora la Policía Nacional colabora con el abyecto servicio de seguridad ucraniano en el secuestro de una voz independiente ucraniana perseguida por neonazis. Tras comparecer ante el juez, ha quedado en libertad, pero se le ha retirado el pasaporte y se le obliga a comparecer dos veces al mes.