Si has oído hablar del cálculo estructural, pero no sabes bien qué es o para qué sirve, te acercamos las principales claves que debes conocer al respecto sobre esta técnica y sobre cómo podría ayudarte.

Qué es el cálculo estructural

Pues bien, se llama cálculo estructural al trabajo que se hace para así lograr un diseño más eficiente de estructuras que sean capaces de soportar su propio peso, es decir, de cargas muertas, además de las cargas ejercidas a través del uso, las llamadas cargas vivas y de las cargas que se pueden producir por los eventos de la naturaleza, como pueden ser rachas de viento, sismos, nieve, etc.

Por qué es importante el trabajo de cálculo estructural

En lo relativo al trabajo de cálculo estructural, decir que es un tipo de labor fundamental para realizar cualquier construcción, independientemente de si se va a llevar a cabo algo nuevo o si se va a hacer lo propio con una ampliación; puesto que lo que se hace es tener en cuenta cuál es la estabilidad que tiene el terreno, cómo es la construcción previa que pueda haber ya y si se está ante una zona sísmica y de qué tipo sería en tal caso.

Para lograr un trámite de licencia para realizar una construcción o ampliación, tener un proyecto estructural será fundamental si la superficie que se va a realizar supera los 200 m², en el caso de si hay unos muros que contienen tierra o si la construcción llega a los 3 niveles de altura, entre otros.

Este trabajo se plasma a través de la memoria de cálculo estructural que se suele sacar de manera impresa, siendo un documento de extensión variable en el que se desarrollan todos los elementos de dicha estructura, además de los planos. Por tanto, aquí se tendrá en consideración no sólo el esqueleto del edificio, sino también otros aspectos como la cimentación o la losa firme, más allá de otra serie de aspectos como los muros de carga.

Ventajas del cálculo de estructuras

Contar con el cálculo de estructuras supone una serie de beneficios, tal y como a continuación vamos a detallar.

Por un lado, en un aumento de la productividad. Esto tiene lugar porque ayuda a reducir los plazos de la construcción, al tiempo que el desarrollo del proyecto es más eficiente.

También supone un ahorro de los costes. Al lograr minimizar los tiempos, también se reducen los costes económicos del mismo. Por otro lado, las garantías también son más elevadas, tanto en lo relativo a la propia seguridad como a la estabilidad que en su conjunto tendría la construcción en cuestión.

Se produce una optimización tanto de los recursos como de los materiales, dando lugar a una innovación en el diseño que puede llevar a tener un mayor control sobre los datos. Pudiendo innovar en las estructuras a la vez que apostar por el fomento de los datos más innovadores.

Se fomenta la innovación en el propio modo de trabajar, de tal modo que se abre la puerta a implementar nuevos métodos de trabajo que son capaces de mejorar la eficiencia del proyecto, a la vez que reducen los errores humanos y se mantienen los archivos completamente actualizados.

Ahora que ya sabes qué es y para qué se utiliza el cálculo estructural Madrid, no lo dudes y si consideras que puedes necesitar este tipo de servicio, acude a los profesionales del sector. Como ves, es un estudio que ofrece numerosas ventajas a la hora de trabajar en la construcción de edificios, así como en sus ampliaciones, y resultará fundamental también ante determinados supuestos que no puedes pasar por alto en ningún caso.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: