El juego bipartidista acuñado por el Régimen del 78, trajo consigo que dos ideologías cercanas (derecha y socialdemocracia) se disputaran, repartieran y turnaran en el gobierno (el poder no se tocaba que para eso lo habían engordado durante 40 años) como es preceptivo en la UE.

Era la mejor forma de preservar con seguridad los intereses de la clase dominante en el sistema que necesitan: el capitalismo. Un envalentonado Felipe González fue aleccionado por el SPD alemán para que acabara con cualquier atisbo de marxismo (¿Recuerdan aquellos de que hay que ser socialista antes que marxistas?), y echar a andar la Transición que con un juego lingüístico-mediático se llamó “democracia”. Estos días vivimos -una vez más- las consecuencias del ingreso en la OTAN que el felipismo propició en un referéndum, junto a su apoyo a la monarquía, al Ibex, etc, etc.

Uno de sus logros, que cuenta con indudable respaldo de toda la prensa del régimen, es llamar izquierda a lo que hace y práctica el PSOE. Ojo, haga lo que haga, se le sigue nombrando en el campo de la izquierda, y no es casual. Es la manera para que la obra de teatro funcione. Para apuntalar el hecho, el PCE de Carrillo y luego la IU/Podemos lo han corroborado. Ambos entienden que si no hay acuerdos con el PSOE, su existencia fuera de las instituciones languidecería sin remedio. Se autodenominan “fuerzas progresistas” y para que el juego continúe ahora tienen el señuelo de la extrema derecha que agitan para que ellos puedan seguir administrando el sistema, para mayor gloria de la clase dominante que ni se preocupa porque sus intereses están bien protegidos: en sus gobiernos jamás hay expropiaciones, nacionalizaciones, socialización de medios de producción, todo lo contrario.

Lo ocurrido con el 15M y el desespero de quien se erigió -sin preguntarle a nadie- en líderes de esa protesta, que rápida y sospechosamente quisieron convertir en nuevo partido, es el penúltimo ejemplo de cómo en pocas horas se pasó del “PSOE/PP la misma mierda es” a apoyar al PSOE allí donde lo necesitara. Medios de comunicación surgidos al albur de todo esto, siguen la misma cantinela, pero ello es más espurio, se trata de pillar algo de publicidad institucional. ¿O no? Por eso, la presencia en la web de lanueve.info no les gusta.

Redacción en La Nueve | Web | Otros artículos del autor

Medio de información anticapitalista surgido de Kaosenlared e Insurgente.

Comparte: