La llegada del verano hace que muchas familias se planteen la necesidad de un aire acondicionado, en especial en aquellos lugares demasiado cálidos. Generalmente, la elección de un aparato para la climatización debe ser de marca reconocida para que funcione de manera óptima por un tiempo prolongado.

Los profesionales en instalación de aire acondicionado recomiendan los modelos más modernos. Esto se debe a que tendrán más tiempo de vida útil y los recambios estarán disponibles con más facilidad, en caso de requerirlos.

Los instaladores de aire acondicionado en Barcelona recomiendan verificar las certificaciones de eficiencia energética. Aunque un aire acondicionado con eficiencia puede ser un poco más costoso, el ahorro se verá reflejado en las facturas más bajas.

Otro factor  tener en cuenta al momento de la elección de un aire acondicionado es su estética. Esto parece un aspecto menor, pero es un aparato que ocupará un espacio considerable en casa y será notorio a simple vista. Si hay la oportunidad, es preferible elegir alguno que tenga un aspecto estético.

5 razones para instalar un aire acondicionado

Es necesario que las personas que vivan en lugares con temperaturas altas busquen asesoría para determinar cuál es la mejor opción para su hogar. Antes de decidirse por una u otra marca se debe considerar evaluar las opciones disponibles, así como las dimensiones que ocuparía en la vivienda.

Asimismo, el clima habitual es un aspecto que permite elegir la potencia y capacidad de estos aparatos. Entre las razones para ello, están las siguientes:

1. Temperatura adecuada

Con un aire acondicionado se puede climatizar cualquier habitación con la temperatura adecuada para descansar, dormir, cocinar, practicar el teletrabajo o estudiar online. De hecho, las temperaturas de 16° a 19° son ideales para dormir porque a gran parte de la población se les complica dormir en verano por la sudoración.

No es necesario que el espacio esté siempre frío. Lo importante es contar con una correcta ventilación y el aislamiento del calor, sin elevar la factura eléctrica.

2. Revalorización del inmueble

El aire acondicionado es uno de los electrodomésticos más necesarios en casa. Es importante regular las temperaturas en verano, que son causantes de desmayos y sofocos en personas y mascotas. Aumenta la calidad y valor del alquiler de temporada, alquiler anual o compra de una vivienda.

3. Confort y salud

Tener un aire acondicionado en casa mejora el confort y la calidad de vida. Permite mantener un ambiente filtrado y limpio, quita la humedad y regula la temperatura, siempre que esté fabricado con tecnologías de filtración que ayuda a:

  • Eliminar virus, bacterias, virus y alérgenos.
  • Obtener un aire limpio, renovado y fresco.
  • Prevenir enfermedades respiratorias.
  • Evitar el moho y la humedad.

Gracias a la filtración del aire acondicionado, se puede vivir y respirar mejor, debido a que se inhala un ambiente más saludable, sin componentes dañinos para el organismo.

4. Mayor durabilidad de los aparatos electrónicos

La circulación del aire en una vivienda hace que los equipos electrónicos no se sobrecalienten. Por ejemplo, los ordenadores pueden verse afectados por las olas de calor, al igual que otros dispositivos, sean de ocio o electrodomésticos, porque generan mucho calor durante su uso. Tener un aire acondicionado ayuda a que funcionen adecuadamente, sin derivar en estos problemas.

5. Eficiencia energética

Lo bueno de un aire acondicionado es que, si se eligen adecuadamente, son capaces de ofrecer una máxima capacidad de enfriamiento con el menor gasto posible de energía eléctrica. Estos aparatos con el A+ o superior son ideales para la eficiente energética.

A tener en cuenta después de la instalación

Después de instalar un aire acondicionado con las condiciones necesarias para el hogar, se requiere un cuidado y mantenimiento para alargar su vida útil. Lo mejor es contratar a profesionales que realicen una limpieza de filtros y desagüe cada 6 meses, y la reposición del gas para evitar fallas y daños en el compresor.

Tampoco hay que olvidar la limpieza general de la unidad interior y exterior con agua y lejía cuando empiece a acumularse el polvo. Esto hará que el aire circule sin obstáculos, por lo que el equipo funcionará mejor.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: