El crecimiento acelerado de los casinos online ha convertido al sector en un espacio digital mucho más accesible y personalizado para los usuarios. Antes, los jugadores se limitaban a apostar por un ganador o un perdedor en un evento deportivo, o una cantidad determinada en un casino tradicional. A día de hoy, los casinos online trascienden a una amplia gama de posibilidades que son perjudiciales para los apostantes. Están conduciendo a una ludopatía.

Las apuestas deportivas en vivo y de los juegos de azar ofrecen a cada jugador incontables oportunidades para apostar en los “microeventos”. A lo largo del acontecimiento deportivo, por ejemplo, los usuarios pueden incluirse en apuestas relacionadas con quién recibirá la tarjeta amarilla, qué jugador sustituirá a alguien en el cambio o qué delantero podrá meter el primer gol. Es una situación atractiva y apasionante para los apostantes. El problema es cuando las apuestas controlan la vida de una persona.

¿Qué hace que las apuestas in-play sean perjudiciales?

Algunas casas de apuestas como Apuestaes.tv tienen una serie de normativas para prevenir la adicción al juego. Aunque no todas cuentan con esta función, pues muchas empresas de la industria del juego dan a los usuarios una falsa sensación de control y poder. Se están convirtiendo a las apuestas online en una droga con efectos muy adictivos, en especial para los jóvenes que buscan probar suerte en las apuestas in-play.

Los casinos online en sus sitios web y aplicaciones ofrecen apuestas en directo con promociones y beneficios convenientes para los apostantes, que en realidad son un engaño. Entre ellos se incluyen las estadísticas, la transmisión en vivo, información exclusiva y depósitos instantáneos. Esto último es lo que más atrae a los usuarios. Lo que buscan estos casinos online es que realicen más apuestas para obtener mayor rentabilidad.

No importa qué tan positiva se comercialice la participación en las apuestas deportivas. Las investigaciones más recientes indican que estas características son comparables a las de apuestas fijas altamente adictivas: las máquinas tragaperras o “pokies”. Ambos tipos de apuestas son propensas a conducir a la ludopatía por su potencial atractivo hacia resultados rápidos y la capacidad de multiplicar las apuestas fácilmente.

La inversión emocional y económica, aunadas al estrés de no ganar, producen que los usuarios quieran seguir apostando hasta obtener algún premio. Los efectos de esta situación son frustración, impulsividad, arrebatos emocionales y agresividad al apostar. Es el “tilting” del mundo del juego en general.

Hasta ahora no se ha encontrado ninguna característica positiva para la vida de los jugadores. De hecho, es una actividad que no le brinda ningún valor añadido a la sociedad. Las administraciones públicas, fundaciones y expertos alertan desde hace tiempo a los usuarios para que eviten caer en la ludopatía perjudicial para su salud. Lamentablemente, los apostantes más afectados son los adolescentes, al ser más volubles y tener poca o nula experiencia manejando productos financieros.

Lo que dicen los expertos en adicciones del juego

El Equipo de Formación y Eventos en la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (Fad) destaca que las apuestas online son un trastorno adictivo que se incluye en la misma categoría que el consumo de drogas y alcohol. Por lo tanto, su objetivo es coordinar y diseñar proyectos de prevención de riesgos psicosociales asociados a las apuestas online.

Al respecto, la prevención no debe enfocarse en el juego controlado, sino en evitar que ingresen a estas plataformas. Es de suma importancia que los usuarios no se dejan llevar por la publicidad de los casinos online, que es considerada agresiva e incitadora. Si participan recae en ellos toda la responsabilidad que supera su capacidad porque las apuestas son intrínsecamente dañinas.

La explicación psicológica

En la Universidad de Valencia investigan a fondo sobre los juegos y adicciones tecnológicas. El psicólogo Mariano Chóliz Montañés detalla que los adolescentes son los más afectados por la ludopatía. Sucede que acceden a las apuestas deportivas y juegos online sin restricción alguna. Más de 6.000 salas de apuestas en España aceptan a menores de edad desde cualquier móvil y ordenador.

En este contexto, la psicóloga Marta Marcos subraya que la ludopatía es gradual. Primero se empiezan con algunas apuestas, luego aumenten y se consolida una conducta de juego adictiva; deja de ser por entretenimiento. El juego pasa a suplantar el resto de las actividades.

El problema es que los usuarios entienden a las apuestas como una forma rápida y sencilla de ganar dinero; la publicidad transmite una falsa percepción. Pero la intención detrás de los casinos online es que diseñan los juegos y apuestas para que los jugadores pierdan. A la vez, la publicidad distorsiona las capacidades cognitivas, lo cual genera adicción. Todo está fuera de las manos del jugador, siendo lo mejor no apostar ni una vez.

La regulación de las apuestas in-play

Para reducir los daños de las apuestas online hay que ejecutar una reforma regulatoria desde la salud pública, tales como limitar la cantidad de apuestas y la cantidad de dinero que se puede depositar tras las pérdidas y ganancias. En la Ley del Juego de 2005 deben establecerse controles más estrictos sobre estas apuestas para evitar que sean perjudiciales. Es necesario apoyarse en un servicio de prevención y rehabilitación de la adicción al juego, terapias personalizadas, publicidad regulada y concesión de licencias.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: