Las opiniones son ya una parte indispensable del proceso de compra. Los compradores leen y escriben sus opiniones, relatando sus experiencias, ya sea en la compra de un producto o en la actuación de un profesional.  

En España, el 77% de los usuarios lee entre tres y cuatro opiniones antes de comprar y el 90% de los consumidores compra tras verse influido por las opiniones que dejan los clientes en las páginas de marcas o mercados. El impacto de las reseñas en los consumidores es del 87%

Tan importantes como son, pueden ser peligrosas: las opiniones destacan tanto los aspectos positivos como los negativos de una empresa o profesional y es seguro que influyen en los usuarios.

Pero, por desgracia, puede ocurrir que las reseñas sean falsas. En este caso, se trata de reseñas sesgadas que transmiten información incorrecta que puede causar graves perjuicios a la empresa o profesional en el caso negativo, y elogios injustos en el caso positivo, que, en el mejor de los casos, socavan las expectativas del cliente. Todas las reseñas deben reflejar experiencias reales de los clientes.

Imaginemos, por ejemplo, una clínica dental. Si los profesionales que trabajan en ella son incompetentes, pero en internet sólo se encuentran reseñas positivas, los pacientes seguirán pidiendo cita, arriesgándose a una intervención quirúrgica y a graves consecuencias. Está claro que se trata de una estafa. 

A medida que aumenta el número de reseñas, también lo hacen las falsas. Por eso, las grandes empresas han empezado a implantar métodos para detectarlas. Amazon, Booking y Expedia, por ejemplo, han iniciado asociaciones con gigantes de las reseñas como Tripadvisor, Glassdoor y Trustpilot, precisamente para limitar este fenómeno.

Los consumidores deben tener derecho a acceder a opiniones auténticas y fiables. Para evitar la publicación de opiniones falsas, estas empresas han elaborado una lista de buenas prácticas y definiciones comunes para reconocer una reseña falsa o comentarios fraudulentos

Solo en 2022, Amazon bloqueó, tras un minucioso escrutinio, más de 200 millones de reseñas supuestamente falsas que pretendían engañar intencionadamente a los clientes proporcionándoles información incorrecta. 

Todas las empresas de todos los sectores utilizan ya estos métodos: incluso en el sexo de pago. Escort Advisor, el primer buscador de escorts con opiniones reales de Europa (donde los usuarios buscan el perfil de la escort que podría satisfacer sus necesidades, leen las opiniones y, si les convence, la llaman) utiliza un equipo de profesionales especialmente formados y un software propio de inteligencia artificial para analizar todas las opiniones que los clientes escriben sobre el encuentro. El control garantiza el cumplimiento de las directrices y la política de privacidad del sitio, con el fin de proteger tanto a la escort como al usuario.

Además, como puede verse en Internet, incluso las pequeñas empresas responden ahora a todas las opiniones o comentarios, destacando los que son falsos o injustos y mostrando a los usuarios que son activas y saben defender su reputación.

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: