Cada vez hay más personas sin hogar en Barcelona. Un informe de la Fundació Arrels revela que en Barcelona hay como mínimo 1.384 personas que viven en la calle, la cifra más alta desde que se empezaron a hacer recuentos en la ciudad y un 12% más respecto a hace un año y medio.

Un dato que desde la misma entidad avisan que se queda corta, puesto que muchas personas que duermen en la calle se refugian en lugares muy inaccesibles, donde los más de 500 voluntarios que han hecho el recuento no han podido acceder. El informe se ha elaborado a partir de 685 encuestas realizadas por la Fundació Arrels y de un recuento que tuvo lugar en diciembre de 2023.

Personas sin hogar en Barcelona por distritos

Por distritos, Ciutat Vella, el Eixample, Sants-Montjuic y Sant Martí acumulan el 75% de las personas sin hogar en Barcelona. Ciutat Vella encabeza la lista y concentra una de cada cuatro personas que duermen al raso en la ciudad. Estos son los datos exactos por distritos:

  • Ciutat Vella: 339 personas (24%)
  • Eixample: 302 personas (22%)
  • Sants-Montjuic: 209 personas (15%)
  • Sant Martí: 198 personas (14%)
  • Sarrià-Sant Gervasi: 78 personas (6%)
  • Nou Barris: 64 personas (5%)
  • Gràcia: 57 personas (4%)
  • Sant Andreu: 49 personas (4%)
  • Horta-Guinardó: 44 personas (3%)
  • Les Corts: 44 personas (3%)

Hombres, de mediana edad y migrantes

La mayoría de las personas sin hogar en Barcelona son hombres, un 87%, mientras que un 9% son mujeres y un 4% son personas con otras identidades de género. La edad media de las personas que viven en la calle es de 43 años y el 55% tienen entre 36 y 55 años. El informe también revela que las personas que duermen al raso hace cuatro años y medio que viven en esta situación, de media, un año más que antes de la pandemia.

Esta cifra se debe al hecho que las mujeres viven otras situaciones de sinhogarismo y recurren a otras alternativas habitacionales antes de recurrir en la calle, de forma que cuando llegan, la situación a menudo es todavía más crítica. Además, las mujeres que viven al raso están más expuestas a la violencia machista y los abusos sexuales.

En cuanto al origen, el 74% de las personas que duermen en la calle son migradas —el 20% han nacido en otros países de la Unión Europea, y el 54%, en países extracomunitarios—. La cifra es mucho más elevada en el caso de los más jóvenes y especialmente en los menores de 25 años, el 81% de los cuales ha nacido fuera de la UE. El 26% restante ha nacido en el Estado español, la mitad de ellos en la ciudad de Barcelona.

4 de cada 10 jóvenes sin hogar son extutelados

Un 15% de las personas que viven en la calle en Barcelona han vivido en algún momento en un centro para niños y jóvenes, un porcentaje que se dispara en el caso de los jóvenes de menos de 25 años. Entre este colectivo, son el 41% los que han estado en algún momento en un centro para jóvenes o niños.

Los jóvenes de entre 18 y 29 años que no tienen hogar hace más de dos años de media que se están en la calle y el 61% no han recibido ningún tipo de atención social los últimos seis meses, y cuatro de cada diez no tienen a nadie en quien confiar ni pueden cubrir las necesidades básicas.

Personas sin hogar en Barcelona, una condición que se cronifica

Otra conclusión del informe de la Fundació Arrels es que el sinhogarismo, en muchos casos, se cronifica. Y es que el 40% de las personas entrevistadas aseguran que no es la primera vez que viven en la calle, un porcentaje que sube hasta el 60% en el caso de los que hace más de 10 años que pasan la noche al raso.

Los problemas económicos son la principal causa por la cual una persona se queda sin vivienda. El 22% de las personas encuestadas indican que el hecho de quedarse sin trabajo fue el motivo por el cual se quedaron sin hogar, seguido de un 14% que apuntan al hecho de haber emigrado de su país. Las roturas con la unidad familiar son otro detonante: el 12% empezaron a dormir en la calle por problemas con su familia, mientras que un 11% lo atribuyen a una ruptura sentimental.

Sea cual sea el detonante, la falta de recursos económicos es el denominador común de las personas sin hogar en Barcelona. El 77% no tienen ingresos de ningún tipo, mientras que un 20% solo reciben dinero de una pensión o prestación social, que no los sirve para acceder a una vivienda.

Las necesidades más básicas, como la alimentación o la higiene personal, son las únicas que pueden cubrir más de la mitad de las personas que duermen al raso. Las personas sin hogar en Barcelona explican que les resulta especialmente difícil conseguir dinero (el 80% tienen dificultades o muchas dificultades).

En grado más bajo, más de la mitad también indican que les resulta difícil encontrar un lugar cubierto donde descansar durante el día, hacer alguna gestión o trámite de documentación, guardar sus pertenencias y contactar con un referente social. Además, el 40% aseguran que no han recibido ningún tipo de atención social en los últimos seis meses y el 43% dicen que no tienen nadie de confianza con quién contar.

Redacción en Revista Rambla | Web

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: