LOS PROBLEMAS DE LAS URGENCIAS HOSPITALARIAS

En estos días se esta produciendo un colapso de las urgencias hospitalarias en varias CCAA, con camas en los pasillos, enfermos que esperan días para ser ingresados en planta, etc. Esta situación tiene varias causas, las principales son:

 

 

En estos días se esta produciendo un colapso de las urgencias hospitalarias en varias CCAA, con camas en los pasillos, enfermos que esperan días para ser ingresados en planta, etc. Esta situación tiene varias causas, las principales son:

 

alt

 

1)     En España el numero de camas hospitalarias siempre ha sido bajo (3,2 /1.000 habitantes en 2011, frente a un promedio de la OCDE de 4,8) y por lo tanto también lo ha sido el número de estancias (102,46 frente a 155,61 del promedio de la OCDE) en ambos casos ocupamos los último lugares de la Unión Europea, en cuanto a las estancias el último. Además los sistemas alternativos a la atención hospitalaria como la hospitalización a domicilio y los sistemas de atención domiciliaria están poco desarrollados. La situación favorece que en momentos de picos de la demanda se produzcan cuellos de botella en las urgencias.

 

2)     Los recortes de los últimos años se han cebado en una disminución importante del número de profesionales sanitarios (médicos de enfermería, auxiliar, etc), según los datos del Ministerio de Hacienda en julio de 2013 había 25.543 trabajadores públicos menos que en enero de 2012, cifra que otras fuentes sitúan en mas de 50.000 trabajadores menos. La disminución de personal ha ido unida al cierre de dispositivos asistenciales (camas hospitalarias, etc), con lo que el déficit crónico de camas se ha hecho aún mayor, especialmente en CCAA como Madrid, Cataluña o Castilla La Mancha donde los recortes han sido mas importantes.

 

3)     Las privatizaciones también han influido en esa disminución de recursos hospitalarios, primero porque el número de camas de los centros privados es muy bajo en relación a la población a atender, y luego porque (como ha sucedido en Madrid) frecuentemente la apertura de centros privados ha ido unida a una reducción de camas en los centros públicos, con lo que el número de camas global no solo no ha aumentado sino que ha disminuido.

 

4)     Además se han tomado decisiones políticas que agravan el problema, la mas conocida ha sido la retirada del derecho a la atención sanitaria de la población inmigrante no regularizada (mas de 800.000 según los datos oficiales), estas personas se han quedado sin otra alternativa asistencial que acudir a unas urgencias ya habitualmente saturadas, colapsándolas aún mas. Pero también la disminución de recursos en el ámbito de atención primaria que favorece que los enfermos tengan que acudir a las urgencias hospitalarias.

 

5)     Y por fin… la gripe. Aunque las “autoridades sanitarias” pretendan desconocerlo la gripe es una enfermedad epidémica que se produce todos los años y además aproximadamente en las mismas fechas, por lo que caben pocas sorpresas. Por otro lado aunque la virulencia de la epidemia depende del tipo concreto de virus y el pico de la enfermedad esta muy relacionado con la climatología, una adecuada vigilancia epidemiológica puede detectar el aumento de casos y predecir el momento más álgido de la epidemia. Es decir es un fenómeno previsible que se produce todos los años en invierno y  que puede detectarse a tiempo, claro esta si como sucede en Madrid se ha eliminado la agencia de salud pública, y se ha recortado drásticamente sus medios, las cosas son mas complicadas. Por supuesto nada impide, y es mas, la lógica lo aconseja, el realizar planes de respuesta que se puedan activar cuando se comprueba que empieza la epidemia, incrementando los recursos en atención primaria y hospitalaria, abriendo salas que se cerraron por los recortes, etc. No es difícil para cualquier persona con unos conocimientos básicos de planificación sanitaria. Por supuesto ningún parecido con el funcionamiento de nuestros “irresponsables” sanitarios.

 

En resumen, las causas de los problemas que hoy tienen las urgencias se encuentran en un crónico déficit de camas, unos recortes y privatizaciones que las han disminuido aún más, decisiones políticas erróneas que han aumentado la presión sobre las urgencias y la ausencia de planes de respuesta ante un fenómeno habitual que se produce todos los años. Una vez más se pone al descubierto que tenemos unos desastrosos responsables sanitarios mas preocupados por deteriorar y privatizar la Sanidad Pública que por atender con eficacia a los problemas de salud de la ciudadanía.
 
 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*