La Libertad de Expresión que nunca fue

Autor: Iñaki Alrui (LQSomos). Foto: Francesc Sans

Abril, amanece la primavera siempre republicana en los recuerdos heredados, en el futuro por venir, el que queremos traer, el que tanto nos cuesta.

Días de sentencias judiciales. Meses, años, de castigo contra la Libertad de Expresión. ¿Nos la están quitando? NO, simplemente no la hemos tenido. Para recordar la Libertad de Expresión tenemos que retroceder en el tiempo a aquella Segunda República, elegida, querida, constitucional. Abril, primavera.

El caso de Cassandra, de Pablo Hasel, los 8 de Airbus, Valtonyc, los 5 del Buero, César Strawberry, lo 3 del pregón… y así hasta una interminable lista de nombres, todos muy recientes, pero que perfectamente se podría ampliar hasta 1976, año en el que oficialmente, a esto, el aquí y ahora en que nos encontramos, lo empiezan a llamar “democracia”, la de la monarquía constitucional.

No recuerdo haber podido decir lo que quiero libremente desde que tengo uso de razón.“Quien no se mueve, no siente las cadenas”  y uno, mejor o peor se ha movido. Abril mes de la República, para los 365 días.

Banderas republicanas, expresión de los sentimientos más significativos, bajo sus múltiples y diferentes aspectos. Banderas prohibidas, perseguidas, han tenido que pasar muchos años para poderlas pasear, sí, simplemente pasear sin más pretensiones, aunque si nos remontamos a 2014, solo tres años, en la proclamación del “heredero”, bastaría consultar la hemeroteca (a pesar de la autocensura informativa) del 19 junio para saber lo que podía significar no ya llevar una bandera, sino un minúsculo pin tricolor. Abril, arco iris de colores.

Tricolores en tela perseguidas con saña por los servicios de orden del PCE en los años setenta, siguiendo las instrucciones de Santiago Carrillo y su grupo dirigente. No era el momento, decían, primero la democracia (¿?), es una provocación… banderas rotas, rasgadas. La historia es la historia, como recordaba recientemente Alfredo Grimaldos en el homenaje al periodista y escritor José Luis Morales, y por alusiones José Luis Morales: procesado unas trescientas veces por su trabajo profesional, años 70, 80, 90… un claro ejemplo de la Libertad de Expresión de la “gloriosa Transición”.

Euskadi, bajo la losa del llamado “conflicto vasco” parece un vale todo: torturas por el día, cierres de Egin, Egunkaria, torturas a miles, persecución contra el rock vasco, terrorismo de Estado, todo vale para un régimen que se mueve desde las cloacas. Ponen el sello “ETA” y ya está justificado todo. ETA les sirve para legitimar retroactivamente al franquismo y los franquistas, como Carrero, convertido ahora en “víctima del terrorismo” merecedora de protección.

Antifascismo = Terrorismo. Esa ecuación perversa y cómplice sí se puede repetir y se repite miles de veces, desde todos los medios, con fingidas matizaciones, con eco multiplicado por el poder político y económico… Para expresar esa mentira sí hay libertad de expresión. Bien pagada, además.

Libertad de Expresión pisoteada y, lo que es peor, demasiado silencio, incluida la autodenominada izquierda, chasco de las libertades.

España 2017, se persiguen los chistes, las canciones, las ideas, a los titiriteros, a los músicos… salvo que sean pesebreros o franquistas de nuevo o viejo cuñoQuevedo necesita que sus poemas sean revisados por un abogado… Valle Inclán es detenido e incomunicado… García Lorca haciendo versos con la Guardia Civil, se le aplica la ley antiterrorista directamente… Miguel Hernández, radical antisistema, acusado por la fiscalía… Antonio Machado…

¿España 2017? Marca España. ¿Qué es España?

República de los Pueblos, Derecho a decidir, a escoger, Autodeterminación, Independencia, Libertad, República.

Necesitamos República, queremos República, acabar completamente con la estructura de Estado del 78, heredera y albacea de un régimen golpista y fascista. Libertad, Igualdad, Fraternidad. Sanidad universal, Educación pública, Anticapitalismo, Soberanía, Laicidad, Trabajo digno, Salario justo, Vivienda accesible… Esos son los horizontes por los que luchamos en la calle, en el tajo, en las aulas… Nuestras reivindicaciones son el contenido de esa República, la que queremos, la que necesitamos. Abril, querido abril.

Y mientras, solidaridad (es) activa con las multadas, detenidas, procesadas, encarceladas. Lucha contra la Ley Mordaza, la injusticia. Apoyo mutuo, brazo con brazo, golpe a golpe, verso a verso. Abril que ya estás aquí.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*