La fotografía es considerada una forma de arte

Antes de la invención de la fotografía, las imágenes realistas del mundo solo podían ser producidas por artistas expertos. En el mundo de hoy, estamos tan inundados de imágenes que es difícil imaginar lo especial y único que debe haberse sentido al ver una pintura realista bien ejecutada y por otro lado, las habilidades de los artistas profesionales han mejorado constantemente a lo largo de los siglos. Para el siglo XIX, artistas como los pre-rafaelistas y los neoclásicos franceses han logrado deslumbrar el realismo visual en su trabajo. Las habilidades técnicas del realismo eran inseparables de los otros desafíos creativos en la creación de imágenes. Esto cambió cuando la fotografía automatizó la tarea de producir imágenes del mundo real.

En 1839, se inventaron los dos primeros procesos fotográficos comercialmente prácticos: el daguerrotipo de Louis-Jacques-Mandé Daguerre, y el proceso negativo-positivo de William Henry Fox Talbot. Fueron presentados principalmente como formas de producir registros prácticos del mundo.  De los dos, el daguerrotipo fue más popular durante varias décadas, en gran parte porque el proceso de Talbot estaba restringido por patentes. Las mejoras en el método de Talbot eventualmente hicieron que el daguerrotipo se volviera obsoleto y evolucionara a procesos de película modernos.

El retrato fue un conductor principal para la adopción temprana de cámaras. Entonces, como hoy, las personas disfrutaron de tener fotos de sus amigos, seres queridos y antepasados. La pintura de retratos solo estaba disponible para los aristócratas y los muy ricos. En el siglo XVIII, se desarrollaron varias alternativas económicas, como la silueta, una representación del contorno de un individuo, generalmente cortada a mano por un artesano de papel negro.

En unas pocas décadas, la fotografía reemplazó en gran medida a la mayoría de las formas más antiguas de retratos, como la silueta, y hoy en día, nadie parece lamentar especialmente esta pérdida. Artistas y críticos debatieron durante muchas décadas si la fotografía es arte. Surgieron tres posiciones principales.

Primero, mucha gente creía que la fotografía no podía ser arte, porque estaba hecha por una máquina y no por la creatividad humana. Desde el principio, los artistas rechazaron la fotografía y la vieron como una amenaza para el “arte real”. A diferencia del cine que es también actual, en este, muchas personas creen que está involucrada la creatividad del artista que en este caso es el productor, pero que en la fotografía todo el trabajo lo hace la cámara.

Un segundo punto de vista fue que la fotografía podría ser útil para artistas reales, como referencia, pero no debería considerarse igual al dibujo y la pintura. Por ejemplo, a pesar de su denuncia pública de la fotografía, las pinturas posteriores de Ingres muestran evidencia considerable de que trabajó a partir de una referencia fotográfica.

Finalmente, un tercer grupo, que relaciona la fotografía con formas establecidas como el grabado y la litografía, consideró que la fotografía podría eventualmente ser una forma de arte tan importante como la pintura.

En última instancia, la fotografía tuvo un efecto profundo e inesperado en la pintura. Las habilidades miméticas de los pintores habían ido mejorando a lo largo de los siglos.
Sin embargo, las cámaras se volvieron más baratas, más ligeras y fáciles de usar, y se generalizaron entre los aficionados y los profesionales. Las fotografías realistas se convirtieron en un lugar común a finales del siglo XIX.

Parece probable, de hecho, que la fotografía fue uno de los principales catalizadores del movimiento del arte moderno: su influencia condujo a décadas de vitalidad en el mundo de la pintura, ya que los artistas se inspiraron en imágenes fotográficas y fueron empujados más allá del realismo. Sin la fotografía, tal vez el arte moderno nunca hubiera existido. Mientras tanto, los fotógrafos intentaron desarrollar y abogar por su propia forma de arte. El movimiento pictorialista, iniciado alrededor de 1885, perseguía una estética visual particular en la creación de fotografías como una forma de arte. Los pictorialistas ejercieron un considerable control artístico sobre sus fotografías.

Es por ello que la fotografía si puede ser considerada una forma de arte, ya que aunque sea la máquina la que realiza la foto, es la esencia del fotógrafo el que hace que la escena se vuelva única y tome un aspecto especial, tanto así que estando en este tiempo, un fotógrafo puede llevarte a experimentar una foto como si estuvieras en el pasado.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.