La cultura de la cancelación, que tiene su origen en la Alemania nazi, vulnera derechos fundamentales como el de expresión, opinión o información. Desde mediados de la década pasada, el cancelling ha vuelto a recobrar fuerza entre la sociedad. Plataformas como Disney+ o Netflix han retirado de su catálogo diversos títulos que, según su criterio, podrían ser ofensivos para determinados grupos sociales. En realidad, el temor de las multinacionales respondería más a la posible pérdida de ingresos, ante el boicot que podrían padecer y la consiguiente crisis reputacional.

No decimos que sea el caso, pero a alguna mente brillante le podrían parecer ultrajantes los diálogos que Stanley Kubrick escribió -junto a Michael Herr y Gustav Hasford- para una de sus obras maestras como La chaqueta metálica (Full Metal Jacket, 1987). Esta película bélica, basada en la autobiografía del propio Hasford, ha pasado a la historia, entre muchas otras cosas, por la gran interpretación que Ronald Lee Ermey hace del sargento Hartman. De hecho, muchas de las frases que suelta Ermey durante la película las escribió él mismo. El cancelling podría acusar a la película de promover la gordofobia, la homofobia, la xenofobia, el machismo, el abuso de poder, la violencia o cualquier otra mamarrachada. Nada más lejos de la realidad. Audio ON.

 

Coordinador en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

-

Comparte: