¿A quién le quedan fuerzas para aguantar las letras de independencia?

 

 

altMás de mil personas se concentraron ayer en  la plaza de la Catedralde Barcelona para exigir un acuerdo entre Juntos el y la CUP que permita una investidura in extremis respondiendo a la llamada de la asamblea territorial del Barcelonès de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), 

 

 

 

Más de mil personas se concentraron ayer en  la plaza de la Catedralde Barcelona para exigir un acuerdo entre Juntos el y la CUP que permita una investidura in extremis respondiendo a la llamada de la asamblea territorial del Barcelonès de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), a la misma hora de la tarde que tenían lugar otras concentraciones de la misma entidad: en la plaza del Vi de Girona, en la plaza de Prim de Reus y frente al ayuntamiento de Cambrils

 

 

alt

 

Necesitamos voluntarios entre los asistentes que quieran levantar las letras de independencia“, dice uno de los organizadores por megafonía. No se me ocurre requerimiento con más poder metafórico que éste. Claro que aún podría haber sido más claro y contundente y haber pedido: “¿A quién le quedan fuerzas para seguir aguantando las letras de independencia?” O por qué no: “A ver quién es el guapo que todavía lo cree, todo eso “. En la plaza de la catedral del ANC ha organizado una nueva concentración para reclamar entendimiento entre JxSí y la CUP cuando las horas que quedan para conseguirlo son cada vez más exiguas. “Hay desánimo. Quien no quiera admitirlo miente “, siento decir a una voz relevante dentro de la Asamblea que con cara de circunstancias se dispone a escuchar el manifiesto escrito de nuevo con grandes dosis de moral.

 

 

El manifiesto es conciso y directo, sin preámbulos, perífrasis, circunloquios ni actuaciones musicales. Y las consignas suenan altas y enfadadas, abruptos incluso: “Queremos acuerdo!” Y “Queremos Gobierno!” La cantinela de independencia pocas veces se ha elevado más airada. Un voluntario de la ANC habla con dos turistas y los intenta explicar el entramado de la cuestión: “Hace muchos años que estamos intentando que haya una democracia real en España. Pero no lo hemos conseguido. Gobiernan los mismos que hicieron el 23-F “. Vaya, este debe de ser uno de los maestros del Gabriel Rufián. Parar la oreja es escuchar cabreo: “El odio entre CDC y la CUP no lleva a ninguna parte“, “Mas había que dar un paso atrás pero lo que quiere es quedar como un César“, “A que no me pongan ninguna cámara delante que con el cabreo que llevo diría alguna barbaridad “.

 

 

De entre todos los análisis que siento, una me llama la atención. Un señor sostiene que ahora la CUP quedará dividida en dos: independentistas y no independentistas. “¿Pero que no lo son todos?”, Le preguntan. “No! La mitad lo son, la otra mitad sólo son revolucionarios “. 

 

alt

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*