El estricto sistema de censura chino mantiene bajo control todas las producciones de cine y televisión.

Pero las importaciones de otros países tampoco se escapan y conseguir que una película importada llegue a una plataforma de streaming china requiere pasar por muchos filtros.

Cuando no los pasan, siempre hay la opción de recortar algún fragmento, a menudo desnudos, contenido político o escenas sexuales. Pero hay un tipo de censura que no es tan habitual: la eliminación de una escena y la propuesta de un final alternativo. Ahora China lo ha puesto en práctica con una película muy conocida. «El club de la lucha» se ha transformado en una versión de 127 minutos, 12 menos que el metraje original, dirigida por David Fincher y estrenada el 1999.

Los censores del país, siempre atentos a los mensajes explícitos o implícitos que puedan perturbar la orden social o difundir métodos supuestamente criminales, normalmente cortan o dan anotaciones de donde se tienen que hacer cortes antes de que una película se pueda estrenar.

Al final de «El club de la lucha», el personaje de Edward Norton mata su alter ego, un producto de su imaginación interpretado por Brad Pitt, y observa como explotan los edificios de enfrente, una metáfora de cómo lleva a cabo su plan de acabar con la sociedad moderna.

Tencent Video, la plataforma de video más importante de China, que acoge la mayor selección de películas importadas del país, emite ahora una versión que se para justo antes de que los edificios exploten. La acción final se sustituye por este cartel:

Dice: «La policía descubrió todo el plan y arrestó a los criminales, y evitó la explosión de las bombas. Después del juicio, Tyler (el protagonista) fue enviado en un centro psiquiátrico para recibir tratamiento psicológico. Le dieron el alta en 2012». Sin comentarios.

Redacción en | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: