Hacer del deporte una ciencia exacta es complicado. Intentarlo con el fútbol, casi imposible. De ahí que haya que preguntarse cómo van a volver los equipos a la rutina en una temporada de lo más atípica por la celebración del Mundial de Catar, que ha tenido más de un mes y medio paradas todas las competiciones nacionales e internacionales.

Cómo terminó la competición en noviembre

Parece que haya pasado un siglo desde entonces, pero lo cierto es que hace poco más de un mes cuando LaLiga era la absoluta protagonista del fútbol.

Mundial de Catar mediante, el balompié nacional se ha mantenido en el dique seco durante bastantes días. Por eso, conviene recordar cómo estaban las cosas entonces para los blaugranas.

Para empezar, el Barça parecía haber superado el bache que supuso la eliminación de la Champions y la derrota en el Clásico frente al Real Madrid. Es más, acabó como líder en solitario gracias a los puntos que los blancos se dejaron en las últimas jornadas antes del parón.

Entonces, el equipo de Xavi estaba exhibiendo su mejor versión con una notable solidez defensiva y una delantera en la que Lewandowski se había convertido en el terror de todas las defensas rivales.

Por eso, precisamente el parón llegó en el peor momento para el Barça y en el mejor para sus rivales, que podían ver como el ritmo de los azulgranas se cortaba de raíz. Los nuevos pronósticos de La Liga tienen todo esto en cuenta, aunque hay que preguntarse más a fondo cómo va a ser la vuelta a la normalidad.

Dudas y certezas de los primeros partidos

Tras tropezar en su regreso a la liga, el Barcelona frunce el ceño por la posible ausencia de su jugador estrella en tres partidos. Lewandowski tiene una sanción a sus espaldas de la última jornada anterior al Mundial, y pese a que la justicia ordinaria otorgó la suspensión cautelar (por eso pudo jugar ante el Espanyol), en cualquier momento podría levantarla y obligar al ex del Bayern a parar durante tres jornadas.

Todo el juego ofensivo está capitalizado en el polaco, de ahí que haya preocupación en el staff de Xavi. Pero hay más cosas que pueden afectar a la vuelta a la normalidad.

Ver a Koundé o Dembélé disputar la final de la Copa del Mundo es un orgullo para el club. Pero ambos salieron derrotados y, especialmente en el caso del delantero, su actuación dejó bastante que desear.

Por eso, el estado anímico de los jugadores será algo que habrá que valorar detenidamente cuando ambos comiencen con la rutina, y es que recuperar la concentración puede llevarles algo de tiempo.

En definitiva, el Mundial de Catar puede ser un agente decisivo esta temporada. Los jugadores han competido a muy alto nivel y dos semanas de vacaciones no parecen suficientes para reponerse. Menos en un equipo con tantos internacionales como es el Barcelona, por lo que la afición tiene que estar muy pendiente de los siguientes meses de competición para ver cuál es la evolución de su equipo.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: