EL MOVIMIENTO 15M NO HA DEJADO DE LATIR

altLa esencia del 15M ni mucho menos se ha desvanecido. Numerosos colectivos y movimientos sociales se han reunido este fin de semana en el Casal de Joves de Gràcia para aunar fuerzas y conseguir coordinar las diferentes acciones

 

 

 

Texto Esther Giménez Zaragoza Fotos: Francesc Sans

La esencia del 15M ni mucho menos se ha desvanecido. Numerosos colectivos y movimientos sociales se han reunido este fin de semana en el Casal de Joves de Gràcia para aunar fuerzas y conseguir coordinar las diferentes acciones de lucha que se están realizando en Barcelona.

 

alt

 

Ahora ya no los vemos en Plaza Catalunya o en la Puerta de Sol. Los principales medios de comunicación ya no hablan de los indignados. Con el desalojo de las plazas parece que ese grito de lucha haya ido diluyéndose, pero nada más lejos de la realidad, puesto que el movimiento ciudadano continua a través de asambleas populares o colectivos más concretos en pie de guerra. Diferentes movimientos sociales trabajan sobre cada uno de los problemas sociales, como la sanidad, los desahucios o la educación con el fin de llevar a cabo acciones en forma de protesta ante el estado. Ya cuentan con un calendario de acciones y el Word Mobile Congress será su primera cita.

El silencio se rompió con el 15M, la crisis social confluyó en todas las plazas del país para protestar contra los ataques al Estado de Bienestar, el bipartidismo político, la inaccesibilidad a la vivienda, el comportamiento de la banca y un largo etcétera. Mientras los ciudadanos ven recortadas sus libertades, los grandes partidos rescatan bancos. La tasa de paro continúa subiendo y en lugar de propuestas sólo vemos nuevos casos de corrupción política. Por ello, muchos colectivos y movimientos sociales decidieron que era ahora de salir a la calle en busca de un estado democrático, social y de derecho real. Ahora recogidos en grupos más pequeños de lucha, la acción continua.

Este fin de semana, el Casal de Joves de Gràcia ha sido el punto de encuentro de comisiones, asambleas de barrios y todo tipo de colectivos e incluso personas a título individual, que trabajaban la lucha por separado, con el fin de volver a confluir y coordinarse para poder llevar a cabo acciones más contundentes. Se trata de una forma para conocer lo que está haciendo cada uno, de sumar fuerzas y tratar de buscar puntos en común. Así, después de una primera jornada para conocer el punto de partida y las expectativas, se establecieron tres grupos diferentes de trabajo para trabajar, perfilar y dinamizar propuestas.

Uno de los ejes busca potenciar acciones y por ello ha marcado un calendario, entre ellos se encuentra el World Mobile Congress (entre el 25-28 de febrero) o la movilización por la deuda el 15 de marzo. También han trabajado sobre la coordinación del movimiento y su articulación local, estatal o internacional con el objetivo de que sea un lugar de confluencia de ideas lo más abierto posible, de trabajo en red y especiado en el tiempo. Por último, un último grupo remarcó la necesidad de un proceso constituyente y trabajó en la idea de buscar alternativas al modelo actual de sociedad. Es el camino de un movimiento social que nunca ha dejado las calles.

 

alt

 

 

 

 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*