Nueva redada contra el movimiento libertario catalán

 

 

altPor orden de la Audiencia Nacional y con un gran despliegue de los Mossos d’Esquadra, la mañana del miércoles 28 de octubre, amaneció con varios operativos policiales en los ateneos libertarios de los barrios barceloneses de Sans, Gràcia, Sant Andreu de Palomar, Clot y la ciudad de Manresa, entre otros.

 

Por orden de la Audiencia Nacional y con un gran despliegue de los Mossos d’Esquadra, la mañana del miércoles 28 de octubre, amaneció con varios operativos policiales en los ateneos libertarios de los barrios barceloneses de Sans, Gràcia, Sant Andreu de Palomar, Clot y la ciudad de Manresa, entre otros.

 

alt

 

Hace aproximadamente un año informábamos de la gran redada, con once detenidos, del movimiento anarquista de Catalunya. En aquella ocasión, la llamada Operación Pandora que dirigía el juez de la Audiencia Nacional Javier Gómez de Bermúdez, buscaba pruebas de la existencia de un supuesto grupo terrorista responsable de varios incendios en cajeros automáticos. Fueron detenidas once personas, de las cuales siete fueron a prisión, pero que desde el pasado mes de enero están todos ellos en libertad, por lo que la existencia de ese “grupo criminal” quedó en entredicho, y más pareció todo un intento de criminalizar un movimiento social de protesta que en aquellos días se estaba dando alrededor de varias casas ocupadas, como la llamada “Kasa de la Montanya”,del barrio barcelonés de Gràcia y que llevaba 25 años de actividad social y vecinal.

 

NUEVE DETENIDOS

 

El miércoles, a las 06: 00 horas, una derivada de la citada Operación Pandora, llevó a la Brigada Móvil de los Mossos d’Esquadra a registrar los ateneos libertarios de los barrios de Barcelona de Sans, Clot, Gràcia, Sant Andreu…, y la ciudad de Manresa. Los registros también se realizaron en viviendas particulares, y como el año pasado, las fuentes policiales nos informan que buscan a los integrantes de la organización Grupos Anarquistas Coordinados (GAC), organización que las citadas fuentes policiales relacionan con atentados con artefactos incendiarios y explosivos ocurridos en los años 2012 y 2013 y dirigidos principalmente contra entidades bancarias. No se tuvo que lamentar daños personales, pero alguno de estos atentados puso en peligro la integridad física de algunas personas.

 

Hasta el momento hay nueve personas detenidas y se han efectuado diez registros. Varios centenares de personas se han concentrado en la calle de Sans parando el tráfico y con una pancarta en solidaridad con los detenidos. En la calle Peligro del barrio de Gràcia la policía autonómica cercó la calle para registrar un domicilio, y en la calle María Victòria de Sans, donde está el Ateneu Llibertari, diez furgonetas de la Brigada Móvil cortaron las calles adyacentes

 

 

 

 

 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*