EL MNAC ENRIQUECE SU COLECCIÓN DE ARTE GÓTICO CON DOS IMPORTANTES ADQUISICIONES

 

 

El MNAC ha presentado las nueve piezas que completan el Retablo de San Miguel y San Pedro, de Jaume Cirera y Bernat Despuig, así como el Retablo de San Miguel, de Joan Mates. La presentación  ha contado con la asistencia de Narcís Serra, presidente del MNAC, y de la Ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, a cuyo ministerio se debe agradecer los fondos para la adquisición de las piezas que permanecían

 

Text:Joan Pere   Fotografia: Guillem Sans

 

El MNAC ha presentado las nueve piezas que completan el Retablo de San Miguel y San Pedro, de Jaume Cirera y Bernat Despuig, así como el Retablo de San Miguel, de Joan Mates. La presentación  ha contado con la asistencia de Narcís Serra, presidente del MNAC, y de la Ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, a cuyo ministerio se debe agradecer los fondos para la adquisición de las piezas que permanecían dispersas desde comienzos del siglo pasado.

 

Las piezas del Retablo de San Miguel y San Pedro -obra originaria del altar mayor de la Iglesia de Sant Miquel, en La Seu d’Urgell- han tenido un coste de 600.000 euros, que han sido transferidos a un coleccionista privado belga, quien tuvo a bien reducir el precio a favor del interés artístico de reunir las piezas que configuran el retablo. En consecuencia, esta obra de arte gótico pasa a ser la de mayores dimensiones expuesta en el MNAC: 6,26 m de altura por 5,13 m de ancho. Sin embargo, el retablo aún no está completo: queda el bancal o predela, que permanece expuesto en el Museo Nacional de San Carlos de México, así como el marco o guardapolvo, que se perdió. Las escenas representadas en este retablo son de un marcado carácter escatológico:imágenes dedicadas al fin de los tiempos, a la muerte y al Juicio.

 

Por su parte, el Retablo de San Miguel -destinado, en el siglo XV, al santuario de Santa Maria de Penafel, en el Alt Penedès- ha sido adquirido a una colección particular catalana por 650.000 euros: la importancia de la obra radica en la gran calidad técnica y estética, prueba del valor de Joan Mates, uno de los pintores catalanes más destacados del primer cuarto del siglo XV, junto a Lluís Borrassà, Guerau Gener o Rafael Destorrents. En la pieza central de este retablo, se admira la figura caballeresca de San Miguel arcángel, que clava una lanza al dragón de siete cabezas con el que, según el Apocalipsis, lucha al final de los tiempos.

 

En lo que se refiere a los parlamentos de las autoridades, destacar cómo Narcís Serra, en un impecable castellano, ha agradecido la colaboración de la administración estatal, autonómica y municipal en lograr las piezas que se presentaban. También, este ex alcalde Barcelona (y ex Ministro de Defensa, y ex Presidente de Caixa Catalunya, y… etcétera), ha subrayado la importancia de mantener, como museo, un criterio de adquisición claro, en los actuales tiempos de crisis, no aptos para grandes caprichos económicos. Por su parte, la Ministra de Cultura González-Sinde ha destacado la relevancia de una política pública fuerte, a pesar de las actuales políticas públicas de recortes en cultura y, en general, en servicios sociales. González-Sinde ha destacado el papel estimulador del MNAC como un museo contemporáneo en el que se mantiene la misión científica e investigadora, a la par que se pretende acercar obras capitales al gran público. Al fin de su comparecencia, ha vinculado la presentación de los dos retablos con la situación actual de la industria cultural; al fin y al cabo, tanto los maestros que crearon los retablos como los actuales creadores “pretenden narrar una historia, comunicar unas ideas”, ha dicho la ministra, que ha tenido el honor de ver su apellido ligado a una ley, como así ocurrió con el senador Helms y el representante de Carolina del Norte Burton en relación al bloqueo

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*